JUNTOS BIEN Alimentación > alimentos > envejecimiento

NUTRIGENÓMICA

El ABC de la alimentación antienvejecimiento para tener "más años disfrutables"

La Lic. en Nutrición Cecilia Ponce explicó a Urgente24 cómo es la alimentación que ayuda a evitar la oxidación y la inflamación (y el envejecimiento).

Las arrugas son solo una parte visible del paso del tiempo. Los dolores, las enfermedades y una mala calidad de vida son otra posible cara, muchas veces considerada desenlace inevitable del ser humano. Sin embargo, “con la alimentación podemos influir a exacerbar los genes de longevidad y tener mejor calidad de vida, bienestar y quizá tener más años disfrutables”, aseguró la licenciada en Nutrición, Cecilia Ponce.

El envejecimiento es un proceso dinámico, multifactorial e inherente a todas las personas, define una revisión científica publicada en Gerokomos, revista oficial de la Sociedad Española de Enfermería Geriátrica y Gerontológica. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo explica como el "proceso fisiológico que comienza en la concepción y ocasiona cambios en las características de las especies durante todo el ciclo de la vida; esos cambios producen una limitación de la adaptabilidad del organismo en relación con el medio”.

Según Ponce, especialista en Nutrigenómica (ciencia que estudia cómo afectan los genes la metabolización de los alimentos) todas las células envejecen con el paso del tiempo, pero algunas personas van a tener más sintomatología asociada a la edad dependiendo de la salud de sus células.

Por eso, mantener el cuerpo “lo más antioxidado y más antiinflamado va a generar un estado favorable para evitar la exacerbación del envejecimiento natural que se produce con el tiempo”, precisó.

Uno de los procesos responsables del envejecimiento es la oxidación, que explica gran parte de los mecanismos aparentemente inherentes a la edad: consiste en la acumulación de radicales libres o sustancias inflamatorias que se producen en las células de forma natural, pero que se puede exacerbar ante el estrés psicofísico, la polución ambiental, la alimentación artificial cargada de aditivos y al hacer ejercicio de forma excesiva, explicó Ponce.

a616a18c-a5dc-4d77-95c1-19ac50a55aa2.jpg
Maria Cecilia Ponce, licenciada en Nutrición especialista en Nutrigenómica, ciencia que estudia cómo afectan los genes a la metabolización de los alimentos.

Maria Cecilia Ponce, licenciada en Nutrición especialista en Nutrigenómica, ciencia que estudia cómo afectan los genes a la metabolización de los alimentos.

Los alimentos antienvejecimiento

El envejecimiento está asociado a mayores niveles de inflamación, de oxidación celular y también de glicación, que es el fenómeno que se da en las células cuando están expuestas constantemente a azúcares, de acuerdo a la nutricionista.

"Una alimentación rica en azúcares y en carbohidratos favorece la glicación celular y, por lo tanto, el envejecimiento acelerado”, señaló la experta y agregó que esto se puede controlar “eligiendo alimentos que no contengan carbohidratos simples, que no generen picos de glucosa constantemente, que tengan proteínas y grasas saludables para poder mantener los niveles de glucosa constantes, estables y sin picos insulínicos”.

Entonces, los productos fundamentales de una alimentación antiinflamatoria y antienvejecimiento son:

  • Los frutos rojos: arándanos, frambuesas, cerezas, frutillas, moras.
  • Té verde.
  • Té matcha.
  • Aquellos alimentos que tienen vitamina C: cítricos, pimientos rojo y verde, kiwi, tomate, entre otros.
  • Diversidad de alimentos vegetales como la espinaca, la sandía, el pomelo, los espárragos y la palta, para favorecer el glutation al interior de las células.
  • Pescados ricos en ácidos grasos omega 3.
  • Crucíferas ricas en indol 3 carbinol, como el brócoli, la coliflor o los repollitos de Bruselas.
  • Polifenoles provenientes del reverastrol, por ejemplo, en las uvas.

Técnicamente, una alimentación antiinflamatoria es aquella que modula ciertas hormonas. Por ejemplo, ilustra Ponce, “la insulina es una hormona que cuando está producida en exceso durante el día, como consecuencia de una alimentación desbalanceada con muchos picos glucémicos, favorece la formación de sustancias más inflamatorias que afectan a todas nuestras células y no puede cumplir sus funciones biológicas normales”.

En un posteo de su cuenta de Instagram, la especialista mostró el efecto de dos desayunos diferentes teniendo en cuenta el efecto hormonal, más que las calorías en sí mismas:

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCfnCt0WMSOn%2F%3Futm_source%3Dig_web_copy_link&access_token=EAAGZAH4sEtVABAKTORvZAQx2zTVLG3XA6V9WZBq0dvLGYK2GWasvp0lZAi3vWbIZBpmEHE1mluEU4DP47dZCTpKJGbLrJBdbsBV2jb9x3ZA4xNXZBtZBf2OZAr3G7XxvZC3qOnmGA3eW4dIS1JrYbvRWD0v6tqUbgT2GkTXmpEKm8rfvpShW5ONHh7zZCMZATtrEFIzkZD

¿Cómo se producen los efectos antienvejecimiento de los alimentos?

La microbiota intestinal es un ecosistema formado por cien billones de bacterias, virus, hongos y parásitos de más de mil especies diferentes que se encargan de gran parte de la digestión de los alimentos y, a su vez, están en constante comunicación con el resto del organismo.

La ciencia ha vinculado la presencia de tipos perjudiciales de microorganismos y la ausencia de otros saludables al desarrollo de enfermedades como la obesidad, el asma, trastornos gastrointestinales, hígado graso no alcohólico y la diabetes, entre otras.

“La microbiota es la que nos permite constantemente procesar alimentos, absorber vitaminas, generar neurotransmisores y colabora en nuestra inmunidad, al permitir o inhibir la absorción de nutrientes”, explicó Ponce.

La composición y abundancia de este “órgano” cambia con el tiempo, reflejando la alimentación, el estilo de vida y las diferencias geográficas, raciales e individuales entre las personas. Aunque la mayoría de estas modificaciones pueden ser inofensivas, un cambio importante en su composición, denominado disbiosis, puede desencadenar una inflamación dañina, según una investigación del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de Estados Unidos publicada en la revista científica Immunity & Ageing.

La disbiosis aumenta con el envejecimiento cuando la microbiota intestinal de adultos mayores se enriquece de organismos proinflamatorios a expensas de otros beneficiosos. Esta es la causa principal de las morbilidades asociadas con el envejecimiento y, por lo tanto, de la muerte prematura de las personas mayores", concluye el estudio.

En este ecosistema se producen metabolitos que, al llegar al cerebro, producen un estado inflamatorio o antiinflamatorio, dependiendo el caso. En efecto, termina perjudicando o beneficiando el bienestar de la persona, “ya sea generando más ansiedad, más tendencia a la depresión o provocando un efecto sedativo”, agregó la especialista.

Cada organismo es complejo y la Nutrigenómica lo confirma. Lo importante, como sintetizó Ponce en un posteo de Instagram, va “más allá de contar calorías”, se trata de buscar “mejorar la salud y aumentar el bienestar” eligiendo alimentos antioxidantes, antiinflamatorios y antienvejecimiento.

image.png
Los frutos rojos (arándanos, frambuesas, cerezas, frutillas, moras) son protagonistas de la alimentación que ralentiza el envejecimiento.

Los frutos rojos (arándanos, frambuesas, cerezas, frutillas, moras) son protagonistas de la alimentación que ralentiza el envejecimiento.

Más contenido en Urgente24:

Carlos Melconian y una advertencia por la soja frenada

YPF y Aerolíneas Argentinas: Increíble promoción en millas

JxC quiere cortar el chorro al BCRA: qué propone

Moyano en caída: perdió un juicio y sufrió un embargo

Por qué ya no se puede transferir con tarjetas de débito en Mercado Pago