JUNTOS BIEN alimentación > enfermedades cardiovasculares > estudio

ESTUDIO DE 32 AÑOS

Alimentación basada en plantas: La mejor para el corazón

Investigadores siguieron a casi 5.000 personas durante 32 años y confirmaron los beneficios de la alimentación basada en plantas en comparación a otras dietas.

La asociación entre los tipos de dietas y las enfermedades cardiovasculares ha sido foco de discusión e investigación por décadas. Pero un nuevo estudio es concluyente respecto a los beneficios de la alimentación basada en plantas por sobre el resto.

Lo característico es que los investigadores siguieron a un grupo de 4.946 personas durante 32 años para poder sacar conclusiones confiables.

El estudio prospectivo se denominó CARDIA (Coronary Artery Risk Development in Young Adults) y comenzó en los años 1985-1986, cuando los participantes tenían entre 18 y 30 años y no tenían ningún problema de corazón.

El rastreo se extendió hasta el año 2018 y, en total, se documentaron 289 casos de enfermedades cardiovasculares.

De cada sujeto se realizó un historial dietético, y al analizarlos en conjunto, el estudio confirmó que:

El consumo a largo plazo de una alimentación basada en plantas y el cambio a dicha dieta a partir de la adultez temprana, se asoció con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Este grupo de afecciones refieren a cualquier problema que afecte al corazón. Hay muchos tipos, algunos de los cuales se pueden prevenir con hábitos saludables, como la alimentación. Los más frecuentes son: enfermedad coronaria, arritmia, miocardiopatía, infarto, insuficiencia cardíaca, entre otros.

image.png
En la alimentación basada en plantas, las frutas y las verduras son la base. Luego le siguen los granos enteros (por ejemplo arroz, quinoa o avena); las legumbres; y, por último, las grasas saludables (palta, aceite de oliva, frutos secos, etc).

En la alimentación basada en plantas, las frutas y las verduras son la base. Luego le siguen los granos enteros (por ejemplo arroz, quinoa o avena); las legumbres; y, por último, las grasas saludables (palta, aceite de oliva, frutos secos, etc).

Flexibilidad

Los hallazgos son consistentes con las afirmaciones de que una dieta centrada en plantas y rica en nutrientes ayuda a prevenir el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, parece que la exclusión completa de los alimentos de origen animal de la dieta no es necesaria, asegura el estudio.

En este sentido, un aspecto importante que los autores destacan es que una dieta flexible mejora los resultados cardiovasculares. Es decir que lo importante es que los alimentos vegetales nutricionalmente ricos sean el componente central, pero se pueden integrar subconjuntos de productos animales.

Los investigadores no desaconsejan el consumo en pequeñas cantidades de:

  • productos lácteos bajos en grasa
  • pescado no frito
  • aves no fritas

“Parece que la exclusión completa de los alimentos de origen animal de la dieta no es necesaria”, dice el informe.

En resumen, nuestro estudio muestra que el consumo a largo plazo de una dieta nutricionalmente rica y centrada en plantas se asocia con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares (ECV). Además, una mayor calidad de la dieta centrada en las plantas desde la edad adulta joven se asocia con un menor riesgo posterior de ECV durante la mediana edad, independientemente de la calidad de la dieta anterior En resumen, nuestro estudio muestra que el consumo a largo plazo de una dieta nutricionalmente rica y centrada en plantas se asocia con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares (ECV). Además, una mayor calidad de la dieta centrada en las plantas desde la edad adulta joven se asocia con un menor riesgo posterior de ECV durante la mediana edad, independientemente de la calidad de la dieta anterior

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario