OMNI microchips > neuroprótesis > Neurodegenerativa

NEUROLINK VS AXOFT

Una realidad: Microchips cerebrales para problemas motrices y ELA

Neuralink, la compañia de Musk que está desarrollando microchips cerebrales para la lucha contra trastornos neurológicos y la ampliación de habilidades humanas, tiene un nuevo competidor en el mercado de las Brain Computer Interface (BCI): Axoft, la empresa del veinteañero Paul Le Floch.

Una compañía de neurotecnología fundada por Elon Musk, Neuralink, se halla en fase experimental con monos y cerdos a los que se les insertó cerebralmente un chip o Brain Computer Interface (BCI) y fueron capaces de controlar una computadora. Otra empresa del mismo rubro, Symphton, destronó a Musk este principio de año: un paciente nuevayorkino de 48 años con parálisis cerebral pudo controlar un ordenador y otros cuatro australianos enviaron mensajes en línea solo con su mente gracias a implantación de BCI, como otros avances científicos en afásicos y parapléjicos que han sido informados por Urgente 24. Ahora, la empresa Axoft del investigador de 29 años, Paul Le Floch, está diseñando microchips cerebrales con materiales flexibles y suaves para evitar que el sistema inmunológico reaccione ante un elemento extraño y se forme tejido cicatricial sobre él, quitando su funcionalidad.

Neuralink, la start-up del Ceo de Tesla está en tratativas de desarrollar una interfaz cerebro-máquina artificial para mejor la calidad de vida de personas con parálisis cerebral o con enfermedades neurodegenerativa, y en futuro próximo, ampliar las habilidades cognitivas de la función cerebral humana por materiales externos de Inteligencia Artificial (IA).

image.png
La IA neurológica de Elon Musk: Neuralink.

La IA neurológica de Elon Musk: Neuralink.

image.png

“Necesitamos repensar por completo los materiales que se utilizan para hacer los implantes”, dijo Le Floch a Forbes “Porque el principal problema es la integración de la electrónica con los tejidos cerebrales”, agregó. Los implantes neurocerebrales, por lo general están hechos de silicio, pero Axoft creó uno de polímero blando que no genera tejido cicatrizar en la zona de inserción. A su vez, el chip innovador de la compañía de Le Floch ha sido distinguido como “dispositivo innovador”, por lo que se acelerará el proceso de aprobación de uso en Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU, según lo indicó Forbes.

En cuanto a la fundación de Axof, el veinteañero lo hizo en el 2016 junto a su docentes universitarios de Harvard, Liu y Ye, de ascendencia oriental. Un doctorado en Ingeniería Mecánica y Materiales en dicha universidad, lo condujo a unirse al laboratorio de biotecnología de Jia Liu tras haberse “enamorado” de la practicidad de los nuevos tipos de polímeros blandos. Allí, Le Floch y Liu junto a otro investigador científico, Tianyang Ye, pudieron desarrollar un prototipo tecnológico que más tarde daría origen al microchip cerebral de Axoft. En propias palabras de Le Floch, pretendía “la aplicación clínica lo más rápido posible, y no solo quedarse en el banquillo de la universidad”.

image.png
Los creadores de la star-up Axoft: Le Floch, Liu y Ye.

Los creadores de la star-up Axoft: Le Floch, Liu y Ye.

Por su parte, el martes pasado (11/10/22), Axoft anunció que han logrado recaudar unos 8 millones de dólares gracias a una ronda que llevó a cabo la entidad de riesgo, The Engine, y que ello se usará inicialmente para en ensayos clínico en animales, previo a su introducción en el cerebro humano. Asimismo, el CEO de Axoft plantea que el principal objetivo de dicha compañía son los pediátricos con parálisis cerebral -que aún no están siendo considerados en otras de IA neurológica-. “Nadie está haciendo implantes para niños”, sostuvo Le Blonch alegando que es una tarea de extrema complejidad en un cerebro en fase de crecimiento. Otros caso de un enfermo de Esclerosis Latera amiatrófica (ELA) que pudo seleccionar letras y armar oraciones gracias a un implante en su cerebro que introdujeron allí cirujanos suizos, como lo indicó anteriormente Urgente 24.

Los principales inversores fueron: Ab Initio Capital , Decent Capital , Alumni Ventures , Safar Partners , AIBasis , LiquidMetal VC ,Taihill Venture , AMINO Capital , Blindspot Ventures y Mintz

Con respecto a ello, el socio general de The Engine, Reed Sturtevant, explicó que posiblemente la invención del microchip suave y flexible de Axoft será comúnmente empleado en patologías neurodegenerativas o psiquiátricas, símil al marcapaso cardíaco. “Creo que al final del día, si pueden hacer que esto realmente funcione como un gran sistema, no parecerá raro tener estos dispositivos implantados en tu cerebro para ayudarte, ya sea con parálisis cerebral, parálisis o incluso algo tan sofisticado como la depresión”, indicó Reed Sturtevant, y agregó: “Están tratando de hacer que no sea más extraño que tener un marcapasos cardíaco”.

Pesimismo robótico o esperanza de cura

La ambición de Elon Musk en la búsqueda de ampliar las capacidades cognitivas del ser humano a un “superhumano”, y la lucha contra enfermedades neuronales e incapacitantes motoras, lo llevó a crear Neuralink, como ya mencionó anteriormente Urgente 24.

El propósito principal de Neuralink, según Musk, es brindar independencia a sujetos con afasia, problemas motoros y enfermedades neurodegenerativas a través de un BCI implantado en el cerebro que permite la comunicación desde allí a un ordenador o a dispositivos móviles, pudiendo expresarse bajo síntesis de texto o de voz o mediante creaciones artísticas confeccionadas en apps, o bien realizar búsquedas en Google.

Proezas en el ámbito de la inteligencia artificial neurológica como la de BrainGate que, permitieron a un veterano de Cleveland agarrar por primera vez una copa tras un accidente en su medula espinal que lo dejó paralizado. "No sabía qué esperar. No había movido el brazo en unos nueve años", dijo Kochevar, de 56 años.

Embed

En relación al dispositivo de implante neuronal inventado por la start-up Neuralink, éste tiene un tamaño diminuto de unos 8 milímetros -más pequeño que la yema del dedo-, con unos 3.000 electrodos conectados a hilos flexibles más finos que un pelo y que éstos logran monitorear la actividad de 3000 neuronas.

image.png

Dado el minúsculo tamaño del Brain Computer Interface (BCI), está siendo colocado en receptores animales -anestesiados localmente- y mediante robots que los encajan cuidadosamente como una mano humana jamás lo haría.

A pesar del deseo intrínseco al humano de perpetuar la esperanza de vida y la calidad de ella, varios sociólogos y filósofos desconfían de la omnipresencia y ubicuidad de la tecnología, sobretodo, a niveles neurológicos. Tal como el caso del filosofo marxista, Slajov Zizek, anteriormente citado por Urgente 24. "Los problemas no son sólo los económicos, empíricos y psicológicos que surgirán cuando nuestros cerebros estén conectados directamente con una computadora. No se trata sólo de que nosotros, los humanos, nos volveremos casi como Dios, todopoderosos (pienso en algo, la computadora lo lee, mueve un objeto, me volví como Dios porque mis pensamientos pueden cambiar la realidad), sino que va también en la dirección opuesta: mis pensamientos en sí mismos podrían ser controlados. Por lo que hay una gran cuestión económica, psicológica y política en esto: ¿Quién controlará esto?", concluyó pesimista Zizek ante las neuroprótesis, reguladas por grandes corporaciones capitalistas.

Más contenido en Urgente 24:

Jorge Asis y la crisis del canal LN+

Fuiste Icardi: Las imágenes de Wanda Nara y L-Gante juntos

Hugo Alconada Mon, duro contra Alberto y su sorpresa fingida

Alberto Fernández se queda sin Manzur y habrá nuevo Canciller

Estudio sobre sexo y ejercicio revela lo que se temía

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE