OMNI La Tierra > Luna > Saturno

LUNA DE SATURNO

Titán podría ser aún más parecida a la Tierra de lo pensado

Un nuevo estudio propone una descripción de las dunas de Titán, una luna de Saturno, que la asimila todavía más a la Tierra.

Si se realiza una lista de lugares dentro del Sistema Solar que son similares a la Tierra, Titán seguro conseguiría uno de los primeros puestos. Aquella gigante luna de Saturno es extrañamente familiar.

De hecho, es la única luna del Sistema Solar con una atmósfera densa, lo que proporciona una serie de fenómenos meteorológicos bastante similares a los de la Tierra. Uno de ellos es la lluvia de metano, que alimenta ríos y lagos.

Si bien los paisajes de ambos sitios no son iguales, otro aspecto del satélite de Saturno no es tan diferente: sus imponentes y misteriosas dunas.

La clave en la arena

En la Tierra, el sedimento que forma las dunas está compuesto de silicatos inorgánicos, pero la química de la arena de Titán es bastante diferente.

"Se cree que los sedimentos en la luna de Saturno consisten en gran parte en granos orgánicos mecánicamente débiles, propensos a una rápida abrasión en polvo", explica en un nuevo estudio un equipo de investigadores dirigido por el geólogo planetario Mathieu Lapôtre de la Universidad de Stanford.

Esa abrasión rápida significa que, con el tiempo suficiente, las partículas de arena deberían hacerse más y más finas hasta finalmente convertirse en polvo y dispersarse en la atmósfera, volviéndose incapaz de formar estructuras cohesivas como dunas gigantes, que requieren partículas más grandes y gruesas para unirse.

“Los vientos transportan granos, los granos chocan entre sí y con la superficie”, explica Lapôtre y añade: "Estas colisiones tienden a disminuir el tamaño del grano con el tiempo".

Sin embargo, la presencia de enormes dunas de arena en Titán sugiere que hay algún mecanismo de crecimiento desconocido capaz de fortalecer los granos y contrarrestar las fuerzas de abrasión.

image.png

Dunas en la luna de Saturno y océanos en la Tierra

Sea como sea el proceso que posibilita las dunas, lo más probable es que haya estado ocurriendo durante mucho tiempo.

Por eso, la nueva investigación propone una explicación a este misterio, inspirado en la existencia de oolitos u ooides, que son pequeños granos sedimentarios redondeados que se encuentran en el fondo marino de la Tierra.

A diferencia de otros tipos de arena, estas formaciones se acumulan a partir de partículas más pequeñas, a través de la precipitación química en el medio ambiente marino.

Según el modelo de los investigadores, un fenómeno similar podría explicar la existencia del propio sedimento orgánico de Titán, lo que permite que las partículas se compacten, contrarrestando la fuerza simultánea de abrasión y manteniendo las partículas en equilibrio.

Según esta explicación publicada en la revista Geophysical Research Letters, se permitiría “fácilmente la formación de dunas de arena activas en latitudes ecuatoriales”.

Esta descripción es, de momento, una hipótesis. Pero los investigadores confían en que coincide con lo que se ve en esta luna extrañamente familiar. Según Lapôtre:

Es bastante fascinante pensar en cómo existe este mundo alternativo tan lejano, donde las cosas son tan diferentes y, sin embargo, tan similares Es bastante fascinante pensar en cómo existe este mundo alternativo tan lejano, donde las cosas son tan diferentes y, sin embargo, tan similares

image.png

Más contenido de Urgente24:

Las 5 mejores frutas para potenciar tu memoria y cerebro

Magistratura: Comodoro Py le da un duro revés a la oposición

El dólar blue vuelve a arder al inicio en Córdoba

Alerta naranja por clima: Hoy se cae el cielo de nuevo

Aerolíneas Argentinas retoma ruta clave tras polémica

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario