OMNI encefalitis > Locura > no era loca tenía un virus

NEGLIGENCIA MÉDICA

No perdió la cordura, solo tenía encefalitis

La internaron en un Neuropsiquiátrico, pero solo padecía encefalitis por receptor anti-nmda de tipo autoinmune.

Una joven irlandesa, Hannah Farrell, estudiante de Psicología en el Dublin’s National College, fue internada en un hospital psiquiátrico por sintomatología de un trastorno de salud mental, lo cual supuestamente le impedía realizar las cosas básicas de su diaria, inclusive hablar fluidamente o memorizar. La propia convaleciente creyó en el diagnóstico médico inicial y lo asoció a un burnout por fechas de exámenes sumado a la carga horaria de su empleo en una tienda delicatesen. La realidad es que no era una enferma psiquiátrica sino que padecía una encefalitis de tipo autoinmune que casi termina con su vida.

La primera señal de que algo no andaba ‘bien’ en cuerpo de la británica: la inflamación de dos ganglios. Una mañana, días previos a volar hacia Londres para visitar a su hermano, Hannah se levantó con dos bolas enormes en la zona de su cuello, por lo que acudió a un médico que le recetó antibióticos. "Todo el viaje básicamente me quedé en su departamento durmiendo. Nunca hicimos turismo ni hicimos ninguna de las otras cosas que habíamos planeado", sostuvo.

De regreso a Dublín, la personalidad de Hannah empezó a cambiar drásticamente, costándole incluso mantener una conversación, por lo que le pedía ayuda a su madre, a quien le brindaba un papel escrito con lo que quería comunicar verbalmente. Nuevamente, Hannah acudió a un centro de salud, pero otra vez no le dieron mayor importancia al cuadro, argumentando que ello era sintomatología de una fiebre glandular por gripe.

Le tuve que pedir a mi mamá que viniera conmigo, que se sentara junto a mí y le hablara por mi a la doctora Le tuve que pedir a mi mamá que viniera conmigo, que se sentara junto a mí y le hablara por mi a la doctora

image.png

Hannah regresó a su casa con una orden de derivación a Psicología y una receta de antidepresivos, prescripta por la profesional de la salud que le diagnostico ‘gripe’, la cual se alarmó por la escena de madre-hija, sin darle mayor importancia médica al asunto.

Cuando los síntomas se agudizaron, tal que en una sesión de terapia la joven de 20 años no proferió ninguna palabra estando prácticamente catatónica, fue derivada a un Neuropsiquiátrico en donde le suministraron medicamentos antipsicóticos y antidepresivos.

En el hospital psiquiátrico, un médico intuyó que Hannah sufría algún tipo de enfermedad neurológica, por lo que programó una resonancia magnética, la cual reveló un quiste de 1,5 cm en el medio de su cerebro, y rápidamente la derivaron al Hospital St Vincent.

Eso en realidad resultó no estar relacionado con la encefalitis, pero en cierto modo fue casi una suerte, ya que me llamó la atención de los neurólogos y significó que entraron en acción Eso en realidad resultó no estar relacionado con la encefalitis, pero en cierto modo fue casi una suerte, ya que me llamó la atención de los neurólogos y significó que entraron en acción

image.png
La resonancia magnética que reveló el quiste benigno.

La resonancia magnética que reveló el quiste benigno.

Allí, la joven irlandesa fue sometida a un análisis de sangre y una punción lumbar para extraerle líquido cefalorraquídeo, lo cual determinó que sobrellevaba una encefalitis por receptor anti-nmda, de tipo autoinmune, que generó un cuadro sintomatológico de alteración de la personalidad, confusión, psicosis, alucinaciones y pérdida de memoria. De hecho, durante los tres meses de convalecencia, la abuela de Hannah murió, y ella no recuerda haber estado en el velorio, teniendo solo flashbacks del otros episodios.

Al borde de la muerte y tras 13 transfusiones de plasma, recién el 12 de noviembre del 2017, luego de casi tres meses, Hannah se despertó del coma, lógicamente con su memoria a corto plazo muy afectada. Finalmente, luego de 102 días en internación, la fémina irlandesa fue dada de alta y actualmente recibe sesiones de foniatría, terapia ocupacional y fisioterapia.

“Me confundía mucho y tenía una memoria de 10 a 15 minutos antes de que se borrara, luego volvía a preguntar por qué estaba en el hospital, sin tener idea de lo que había sucedido”, explicó.

image.png

Más contenido en Urgente 24:

Escracharon a Víctor Hugo Morales y explotó: "HDP, cagón"

Climatólogos pronostican cuándo podría llegar 'El Niño' a la Argentina

Destrozado por criticar a Messi/Scaloni, Liberman respondió

Equipaje de mano: Aeropuertos cambiarían las restricciones

Gastón Edul salvó al periodismo deportivo en Qatar 2022