MUNDO Pachamama > boliviano > enterrado

EXTRAÑO RITUAL

Ofrenda de "terror" a la Pachamama: Boliviano sepultado vivo

Durante la festividad de la Pachamama, un joven boliviano fue enterrado vivo en un baldío como una ofrenda o "sullu" para la construcción.

El joven de 30 años, Víctor Hugo Mica, sostiene que fue enterrado en estado de ebriedad y luego, lo taparon con cemento en una obra en construcción dentro de un terreno baldío.

image.png
Un ser humano como ofrenda a la Madre Tierra.

Un ser humano como ofrenda a la Madre Tierra.

Según propias palabras de Víctor, el domingo (07/08) había estado en la festividad conmemorativa de La Pachamama conocida como Pre Entrada de Villa Victoria. Allí, Víctor estuvo bailando y tomando unas cervezas con un desconocido.

ULTIMO, LA PAZ. ENTIERRAN A UN HOMBRE VIVO EN OFRENDA Y ESTE SE SALVA!!!

El treintañero estaba muy ebrio para poder distinguir la realidad de la ensoñación. Por lo que, Víctor pensó que se trataba de un "sueño" o que había sido víctima de una broma pesada.

Según sus propias palabras, él se percató que estaba atrapado tan pronto se despierta para orinar. Entonces, Víctor rompe el vidrio de esa clase de ataúd que lo tenía cautivo y se lastima sin querer su mano por lograr salir.

De milagro, Víctor Mica se salva por su rápido accionar y debido a que, el cemento aún estaba fresco.

Una vecina de la zona de Acachachi lo asistió y pronto, un conocido de Víctor lo esperó en la ciudad del Alto.

El conocido de Mica testificó a los medios bolivianos que lo encontró caminando sin rumbo, encapuchado, con su rostro lastimado y repleto de polvo de cemento en su ropa.

A su vez, el ciudadano boliviano enfatizó que el treintañero no sabía donde estaba. Además, le contó que recordaba vagamente haber recibido una ataque furioso de patadas que no pudo comprender por la pérdida relativa de consciencia.

Práctica religiosa y ofrendas vivas

El joven sospecha que iba a ser un "sullu". Esto es, en idioma quechua, un elemento portador de "vida" en agradecimiento a la Madre Tierra. Los "religiosos de la naturaleza" creen que ello otorga perdurabilidad a las construcciones y evita los accidentes en las obras.

De igual forma, otras comunidades originarias rinden tributo a su tierra como los Aymará.

Un testimonio anónimo de un arquitecto boliviano para el medio Paginasiete da cuenta de ello:

Para grandes construcciones, como edificios y puentes, algunos albañiles suelen pedir una ofrenda grande a la Pachamama. Escuché que piden personas como sullus. Para que no haya accidentes en una obra grande, el sacrificio debe ser a esa dimensión Para grandes construcciones, como edificios y puentes, algunos albañiles suelen pedir una ofrenda grande a la Pachamama. Escuché que piden personas como sullus. Para que no haya accidentes en una obra grande, el sacrificio debe ser a esa dimensión

La policía local del Alto no tomó en cuenta las fuertes declaraciones de Víctor ante la comisaría. Las autoridades policíacas consideraban que el testimonio de Víctor era inverosímil, resultado de la borrachera.

A pesar de ello, ante la presión social ejercida desde las redes sociales y la repercusión mediática, el director de la fuerza anticrimen de la ciudad del Alto, el señor Limbert Coca, inició una investigación.

Por tanto, Limbert Coca sostuvo que citará a declara a las personas que habían compartido bebidas alcohólicas el día domingo (07/08) con Víctor Mica.

Entierros humanos como ritual

El caso de Isidro Quispe fue uno de los más notorios en relación a un intento de soterramiento de vida humana como un ritual para la "Pacha".

En el 2007, el albañil Isidro Quispe, de 52 años y padre de nueve hijos, despareció de un desfile en cual estaba consumiendo alcohol con sus amigos. Ello coincide con lo sucedido a Víctor Mica este domingo (07/8).

El albañil pacense e indígena Aymará, comentó que lo emborracharon y luego procedieron a encerrarlo en un cuarto propiciándoles palizas.

Según Isidro, lo retuvieron allí para sacrificarlo en honor a la Pachamama y que ésta les otorgara una edificación duradera a un puente en construcción: “Es una tradición aymara que todos conocen y ocultan” dice Quispe.

En un hospital de La Paz, Quispe se recuperó físicamente de las vejaciones sufridas y comentó:

Tres personas me habían hecho tomar (beber) para luego enterrarme debajo del puente. Pero me escapé Tres personas me habían hecho tomar (beber) para luego enterrarme debajo del puente. Pero me escapé

Por su parte, Isidro Quispe se salvó porque su mujer de nombre Agustina Noa, alertó al pueblo de Puerto Acosta, La Paz. Luego, ante la movilización social de los conciudadanos en la vía pública que aclamaban por su aparición, sus captores lo soltaron con vida en un cerro.

Más contenido en Urgente24:

Viviana Canosa, La Libertad y Los Negocios

Buscando un rol para Alberto Fernández

2023: Candidatos por gestionar bien, ¿En serio?

El PJ y la fiesta de la familia ensamblada

A 70 años de Evita: Las sororas del feminismo deben una muy grande

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario