NEGOCIOS

SE EXPANDE AL EXTERIOR

¿Escándaloso o ecológico? La pandemia nos acerca a la muerte y el comercio, a los ataúdes de cartón

En la provincia de Tucumán, se desató un escándalo por una familia que pidió ayuda el Gobierno para sepultar a su hijo y recibieron un féretro de cartón. "Estamos sorprendidos por lo ocurrido y vamos a tomar todas las medidas para determinar qué pasó con esta situación lamentable", argumentaron desde Desarrollo Social. Pero, quienes se dedican a este negocio, no lo ven tan así. "El valor es 4 veces menos que lo que cuesta el cajón de madera más económico. Sirve para cremar, para inhumar o para utilizarlo dentro de un ataúd de madera, ya que a la hora de velar el cuerpo, nadie se daría cuenta. Es un tema cultural, pero no tiene sentido cremar en un ataúd de madera. Además, se sabe que te dicen que lo cremaron y lo reciclaron y revendieron. Jamás te vas a enterar. Hay un gran comercio con los ataúdes de madera", cuenta Alejandro Faks, líder de Restbox, firma de ataúdes ecológicos que afirma que "desde que comenzó la pandemia me comenzaron a llamar de todas partes del mundo".


Cristian Fabián Herrera tenía 21 años. Su familia lo encontró muerto el sábado por la tarde en su casa del humilde Barrio La Costanera, de San Miguel de Tucumán. En un contexto de vulnerabilidad y desolación, sus familiares solicitaron a la comisaría de la zona y a Defensa Civil de la Provincia de Tucumán el servicio de sepelio gratuito que brinda el Gobierno a quienes no pueden pagarlo.

Al día siguiente, llegó la empresa encargada de proveer el servicio. Hicieron salir a todos de la habitación, lo pusieron dentro de un cajón y se lo llevaron. Lo que no notaron en ese momento fue que pusieron el cuerpo dentro de un cajón de cartón. 

"No nos dimos cuenta porque estaba envuelto en telas. Pedimos sacarlo y 'hacerlo caminar', para que el barrio se despida de los lugares donde él le gustaba pasar, pero no nos dejaron, nos decían que no se podía. Lo llevamos luego al Cementerio del Norte. Ahí los empleados dijeron: 'qué es esto', no se puede traer un humano así", explicó su hermana Yenifer Herrera al diario 'La Gaceta'. 

Sus amigos y familiares denunciaron lo sucedido por redes sociales, dando a conocer en imágenes el polémico féretro. 

En el cementerio se negaron a enterrar el féretro, argumentando que, al momento de usar las cintas para ubicarlo en el nicho, se podía desfondar.

El titular de Defensa Civil de Tucumán, Fernando Torres, indicó en declaraciones televisivas que efectivamente se brindó el servicio ese domingo a pedido de la familia pero que en ningún caso se utiliza ataúdes de cartón, desconociendo por completo lo sucedido y desligó responsabilidades manifestando que los contratos con las empresas prestadoras, dependen del Ministerio de Desarrollo Social al mando de Gabriel Yedlin.

Según explicaron desde el Ministerio, en el convenio con la empresa que prestó el servicio no se contempla en ningún caso ataúdes de cartón. Desde el gobierno pidieron que se realicen las actuaciones correspondientes para investigar por qué la empresa entregó este tipo de féretro.

"Estamos sorprendidos por lo ocurrido y vamos a tomar todas las medidas para determinar qué pasó con esta situación lamentable", señaló al secretario de Gestión Administrativa, José Gandur, quien inició la investigación en representación del Ministerio de Desarrollo Social provincial.

El funcionario agregó: "Cuando recibimos la documentación correspondiente, se decidió desde el Ministerio cursar una denuncia, que se realizó en la Policía y va a recaer en la Fiscalía número 1 de Delitos Complejos, para dilucidar si se incurrió en algún delito por parte de la empresa. Desde Desarrollo Social se realizan distintos tipos de servicios y en la actualidad son cinco las empresas que realizan las prestaciones en toda la provincia y se les asigna el servicio de acuerdo al lugar donde debe ser prestado".

Por su parte, desde Defensa Civil intentaron brindar una explicación al respecto. "El cajón debe ser de madera, no sé porque no fue así, nosotros no somos el organismo contratante del servicio. Desde 2005 prestamos este servicio a través de otro ministerio", afirmó Fernando Torres, titular del organismo en Tucumán.

Pues, no siempre es así. Hace más de 12 años, el español Mauricio Kalinov, decidió incursionar en el negocio de los ataúdes ecológicos y creó 'Restbox'. Después de varios años, lo trajo a la Argentina y hoy la empresa es liderada por Alejandro Faks, quien es además, presidente de RPI un parque industrial Pyme, dentro del complejo de Pilar. 2

Según explicó el propio Faks al diario 'BAE Negocios': “Es un cartón con cinco capas, más resistente que la madera, pero de rápida degradación y no contamina.  El cuerpo también se va a degradar, por más que el ataúd fuera hermético, hay microorganismos que degradan el cuerpo, si no hay que embalsamarlo". Terceriza la fabricación en la corrugadora  Argenpack, que tiene capacidad para hacer 10.0000 al día.

El argumento del impulsor de Restbox puede ser convincente, pero lo cierto es que a la hora de despedir a una persona querida y atravesar un momento tan doloroso, los argentinos no están preparados para pensar en la ecología.

"El valor es cuatro veces menos que lo que cuesta el cajón de madera más económico. Sirve para cremar, para inhumar o para utilizarlo dentro de un ataúd de madera, ya que a la hora de velar el cuerpo, nadie se daría cuenta. Es un tema cultural, pero no tiene sentido cremar en un ataúd de madera. Además, se sabe que te dicen que lo cremaron y lo reciclaron y revendieron. Jamás te vas a enterar. Hay un gran comercio con los ataúdes de madera", contó Faks.

Restbox ofrece en su página, además, un kit para catástrofes y un kit para indigentes, que es el que generó el escándalo con la familia tucumana. Pero Faks asegura que "en realidad le pusimos ese nombre para que al buscarlo en los buscadores aparezca, pero es el mismo".

kit ataud carton

Y puntualizó: "En la Argentina se usa menos de lo que se tendría que usar, se mueren en promedio 400.000 personas y yo vendo 24.000 como mucho al año. La gente es muy conservadora, los dueños de las cocherías son reacios al cambio. Es una cuestión matemática, es más barato y ecológico. No todos los cementerios aceptan el ingreso de ataúdes de cartón, así como en Tucumán no le abrieron la puerta en el cementerio, en la Chacarita tampoco lo aceptan".

Faks habla de la necesidad de tener una legislación que lo avale. Si bien no vende directo a entidades oficiales, explicó que desde el Gobierno de la Ciudad recibió varias consultas.  

Algo distinto ocurre en el mundo. "Desde que comenzó la pandemia me comenzaron a llamar de todas partes del mundo, estamos por exportar 1200 a Bolivia. Pero sale tan caro, que decidí dar franquicias y ya estamos por cerrar con Bolivia y estamos negociando con Sudáfrica, Estados Unidos, República Dominicana y Chile. El fee de ingreso es un dólar por habitante y les cobramos dos dólares por cada ataúd vendido. Se ahorran los gastos de envío y tienen la licencia para el uso de marca y para usar los troqueles y poder fabricarlos", contó.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario