Leído

Los bárbaros se esconden en la Grieta mientras intentan devorar el Imperio

Vie, 15/01/2021 - 9:30pm
Enviado en:
Por Urgente24

La grieta no cesa sino que crece en USA, y es la herencia más importante que deja Donald Trump, y también su posible capital futuro.

27411634db75142212d62acf96002036.jpg
Contenido

El FBI arrestó el viernes 15/01 a un veterano del Ejército por conspirar para ejercer la violencia contra quienes protesten ante el Capitolio en las próximas horas. Baker, un ex soldado de infantería aerotransportada del ejército estadounidense que fue expulsado del servicio en 2007, había "llamado a las armas" invitando a rodear a los manifestantes y dispararles, según una denuncia penal presentada en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos. 

Nuevas protestas en oposición a los resultados de las elecciones están previstas para las 50 capitales de los estados durante el fin de semana que acaba de comenzar. “¡Este es un GOLPE armado y solo puede ser detenido por una comunidad armada!”, escribió Baker en un texto distribuido en línea. "Si tienes miedo de morir luchando contra el enemigo, quédate en la cama y vive", agregó.

Baker trabajó durante los recientes días para identificar a quienes fueron al Capitolio la semana pasada, y amenazó públicamente: "Será mejor que esperen que la policía los encuentre antes que nosotros, porque yo creo en torturar a los prisioneros para obtener información".

Baker, quien apareció tiempo atrás en un documental de Vice News y tiene videos en You Tube exhibiendo una variedad de armas, ha participado de numerosas protestas, según la denuncia, al regresar a USA luego de integrar en Siria las Unidades de Protección del Pueblo, un grupo que enfrentó a ISIS y a las tropas de Turquía. Pero, según el gobierno estadounidense, es una "organización terrorista extranjera".

El caso de Baker expone lo que está sucediendo en USA acerca de la violencia en ambos extremos y el peligro de una sociedad dividida, que probablemente vaya más allá de Donald Trump aunque uno de los ejércitos en pugna reconoce a Trump como su líder indiscutido.

La conspiración

Precisamente, intentando acotar la lista de liderazgos futuros de la violencia interpartidaria, mientras procuran impedir el regreso futuro de Trump a las lides electores, hay una ofensiva contra los legisladores que simpatizaron con los atacantes del Capitolio el 06/01.

Según Josh Gerstein, en la web Politico, "los legisladores que interactuaron con los manifestantes pro Trump que se amotinaron en el Capitolio podrían enfrentar cargos criminales y es casi seguro que serán objeto de un escrutinio de cerca en la nueva investigación federal sobre el asalto, dijeron exfiscales.

“Esto es increíblemente serio”, afirmó Ron Machen, ex fiscal federal de Washington, DC. “Aunque se necesitarían pruebas contundentes antes de acusar a un miembro del Congreso de cualquier cosa relacionada con la violación del Capitolio ese día, esto tiene que ser investigado."

A diferencia de los fueros que tiene el Presidente, no existe una política que proteja a los miembros del Congreso de su responsabilidad legal mientras están en el cargo si los investiga el Departamento de Justicia.

"Yo diría que esos son procesamientos potencialmente viables", agregó Peter Zeidenberg, otro ex fiscal federal en Washington. "Yo diría que esos tipos deberían estar preocupados".

De acuerdo a legisladores demócratas, algunos de sus colegas republicanos facilitaron, a algunos de los extremistas, recorridos por el Capitolio el 05/01, un día antes de que los manifestantes participaran en el asalto que aterrorizó a los legisladores, saquearon oficinas del Congreso y dejó 5 fallecidos.

La representante Mikie Sherrill (Demócrata de New Jersey) pidió por escritio a la policía del Capitolio y a los funcionarios del Congreso que investiguen ciertos recorridos, que dijo que eran inusuales y que podrían equivaler a "una tarea de reconocimiento".

“Los recorridos que se llevaron a cabo el martes 5 de enero fueron una desviación notable y preocupante de los procedimientos vigentes en marzo de 2020 que limitaron el número de visitantes al Capitolio”, escribieron Sherrill y 33 colegas. "Los visitantes que encontraron algunos de los miembros del Congreso en esta carta parecían estar asociados con la manifestación en la Casa Blanca al día siguiente".

"Los miembros del grupo que atacó el Capitolio parecían tener un conocimiento inusualmente detallado del diseño del Complejo del Capitolio", escribió. “Dados los eventos del 6 de enero, los vínculos entre estos grupos dentro del Capitolio y los ataques al Capitolio deben ser investigados”.

El organizador principal de 'Stop the Steal' (Paren el Robo), uno de los grupos 'trumpistas' detrás de las protestas del 6 de enero, afirmó en ese momento trabajar con varios miembros republicanos de la Cámara para organizar el evento. Queda por ver si alguna coordinación antes de la manifestación de la semana pasada se extiende a la complicidad en el asalto al Congreso.

Eric Swalwell (Demócrata por California) dijo al canal MSNBC que hubo movimientos sospechosos de legisladores republicanos tales como su colega Lauren Boebert (Republicana por Colorado), quien durante el ataque habrían informado en Twitter acerca de los movimientos de la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi (Demócrata por California).

"Al diablo con el Comité de Ética, estas personas deben ser acusadas penalmente", bramó otro representante, Sean Patrick Maloney (Demócrata por Nueva York) en la misma red.

Ya lo dijo el representante Cedric Richmond (Demócrata por Nueva Orléans): algunos de sus colegas "bien podrían ser co-conspiradores".

Sin embargo, varios abogados han dicho que los discursos incendiarios del presidente Donald Trump, el abogado de Trump, Rudy Giuliani; y el representante Mo Brooks (republicano por Alabama), a la multitud que se unió al motín poco tiempo después, pueden estar protegidos por la Primera Enmienda que garantiza la libertad de expresión.

Por ese motivo, los investigadores investigan el asalto físico al edificio del Capitolio. Pero también habrá sanciones a quienes promovieron desconocer el resultado del comicio, que fue el origen de los desmanes.

Un caso emblemático

Los senadores republicanos Josh Hawley y Ted Cruz están en el centro de la tormenta.

Andrew Desiderio, también en Politico.com (publicación que tuvo su origen en la política legislativa), afirmó que los demócratas que ingresan a la mayoría en el Senado este mes están evaluando duras sanciones para los senadores republicanos Josh Hawley y Ted Cruz por su rechazo a los resultados de las elecciones presidenciales de 2020.

Hawley (Republicano por Montana) y Cruz (Republicano por Texas) encabezaron las objeciones a los votos del Colegio Electoral que se reunió en Pensilvania para elegir a Joe Biden nuevo Presidente estadounidense.

El senador Chris Murphy (Demócrata por Connecticut) se unió a los crecientes pedidos de censura contra Hawley y Cruz, aunque consideró que no pueden quedar indemnes otros 6 senadores republicanos, tales como Rick Scott, de Florida; y Tommy Tuberville, de Alabama. 

"Si realmente fueran solo ellos 2 (Cruz y Hawley), tal vez la expectativa irrazonable que tenían todos estos alborotadores se habría desvanecido", dijo Murphy, y agregó: "Así que tampoco me encanta la idea de que toda la vergüenza esté dirigida a solo esos 2 senadores. Creo que todos los que firmaron esa carta (desconociendo a Biden) también merecen la acusación".

El senador Sherrod Brown (Demócrata por Ohio) dijo que Cruz y Hawley deberían renunciar y que si no lo hace, el Senado debería expulsarlos de la cámara, y agregó que “han traicionado sus juramentos de cargo e incitado a una violenta insurrección en nuestra democracia." 

Incluso el senador Chris Coons, un demócrata por Delaware que, sin embargo, es muy cercano centrista a los republicanos, pidió a Hawley y Cruz que dimitieran.

El senador Ron Wyden (Demócrata por Oregon) acusó a ambos de intentar "fomentar una turba violenta para beneficio personal".

En tanto, Cruz le dijo a Politico que buscaba un debate en el Senado y que "lo que estaba haciendo era exactamente lo contrario de incitar a la violencia". 

Hawley escribió un artículo de opinión afirmando que mantuvo sus objeciones incluso después de los disturbios en el Capitolio porque "no me inclinaré ante una turba sin ley, ni permitiré que los criminales ahoguen las preocupaciones legítimas de mis electores".

Sus propios compañeros republicanos creen que ambos intentaron  posicionarse para las elecciones presidenciales en 2024 y por eso desconocieron a su líder en la Cámara, Mitch McConnell (Republicano por Kentucky), quien sí intentó persuadir a los miembros de la Conferencia republicana para que votaran por certificar la decisión del Colegio Electoral.

El senador Mitt Romney (Republicano por Utah) dijo que el grupo de senadores que objetaron "siempre será visto como cómplice de un ataque sin precedentes a nuestra democracia", mientras que el senador Ben Sasse (Republicano por Nebraska) describió la conducta de Hawley como "realmente un cabrón."

Carios senadores demócratas ya han dicho que no tienen la intención de volver a trabajar con ambos legisladores. 

Es el caso de la senadora Tina Smith (Demócrata por Minnesota). 

Consecuencia de lo que está sucediendo, la editorial Simon & Schuster canceló la publicación del próximo libro de Hawley.

En tanto, renunció el director de comunicaciones de Cruz.