MUNDO Rusia > LGBT > justicia

FUERTES REPERCUSIONES

"Extremista": Rusia prohíbe el movimiento LGBT

El Tribunal Supremo de Rusia declaró "extremista" al "movimiento internacional LGBT" y prohibió en el país sus actividades.

Este jueves (30/11) La Corte Suprema de Rusia ha prohibido las actividades del “movimiento público LGBT internacional” por considerarlo extremista en un fallo histórico, según Ria Novosti. Movimiento público internacional LGBT= Organización extremista.

Según las autoridades rusas, las actividades de este movimiento en territorio ruso contienen “signos y manifestaciones de incitación al odio social y religioso”.

Si bien el juez del Supremo Oleg Nefedov aseguró que esta decisión "no afecta al derecho de los ciudadanos a la privacidad y no conllevará consecuencias jurídicas negativas, los representantes de personas homosexuales y transgénero manifestaron preocupaciones ya que intuyen arrestos y procesamientos de la comunidad LGBTQ+ e impotencia porque no podrán defender en público sus derechos.

image.png
Duro golpe en Rusia para la comunidad LGBTQ.

Duro golpe en Rusia para la comunidad LGBTQ.

Como en Rusia son limitados los grupos LGBTQ y como el Tribunal supremo no ejemplificó no los definió (de hecho no existe la entidad física de movimiento LGBT internacional), ahora cualquier actividad pública asociada con lo que Rusia considera preferencias sexuales "no tradicionales" podría ser castigada por extremismo, un delito castigado con fuertes penas de prisión.

Bajo la acusación de extremista, el Kremlin ha procesado a grupos de derechos humanos, medios independientes y oposición política, incluidos aliados del crítico del Kremlin Alexei Navalny, algunos de los cuales han recibido largas sentencias. Navalny sufre una condena por 9 años.

Ian Dvorkine, fundador en Rusia de la ONG Centro T, que ayuda a personas transgénero, procupado, exclamó a AFP. "Todo el mundo podría caer bajo [esta acusación] de extremismo ".

Guerra contra LGBT

Según supo Le Monde, desde 2013, una ley prohíbe la “propaganda” de “relaciones sexuales no tradicionales” dirigida a menores, texto denunciado por las ONG como instrumento de represión homofóbica. Además veda la “propaganda” LGBT+ entre todos los públicos, en los medios de comunicación, en Internet, en libros y películas.

Como consecuencia, por ejemplo, el teatro Bolshoi de Moscú eliminó de su repertorio un ballet contemporáneo sobre el bailarín ruso Rudolf Nureyev que, según el Kremlin, “demostraba comportamiento LGBT”.

En julio, los parlamentarios rusos también aprobaron una ley dirigida a las personas transgénero, prohibiéndoles realizar transiciones, incluidas cirugías y terapias hormonales.

En discursos anteriores, Putin acusó a Occidente de “avanzar hacia un satanismo abierto”, citando como ejemplo la promoción de los derechos de los homosexuales y las personas transgénero en Europa, de acuerdo a The Guardian. Desde la invasión a Ucrania

Putin ha acentuado la promoción de valores conservadores como parte de una agenda nacionalista respaldada por la Iglesia Ortodoxa Rusa. En julio de 2023, el régimen anuló el primer matrimonio homosexual tras prohibir el cambio de género por ley.

image.png
Vladimir Putin, defensor de los valores tradicionales rusos, acusa a occidente de promover la ideología de género.

Vladimir Putin, defensor de los valores tradicionales rusos, acusa a occidente de promover la ideología de género.

Sobre la noticia que el Ministerio de Justicia ruso había iniciado procedimientos para reconocer legalmente el “movimiento público internacional LGBT” como extremista, Marie Struthers, directora de Amnistía Internacional para Europa Oriental y Asia Central, había manifestado:

“Se trata de un movimiento sumamente cínico cuyo objetivo es deshumanizar y perseguir a toda la comunidad LGBTI. Por desgracia, en el clima imperante en Rusia de homofobia generalizada promovida por el Estado, no resulta una sorpresa”.

Y había advertido: “Si entra en vigor, esta propuesta dejaría a todas las personas LGBTI de Rusia a merced de las medidas arbitrarias de las autoridades. Convertiría en delito cualquier paso en defensa de los derechos LGBTI. Podría encarcelarse a personas por cargos infundados de extremismo si el Estado sencillamente las considera parte del denominado ‘movimiento público internacional LGBT’. Incluso símbolos como la bandera arcoíris podrían prohibirse por considerarse extremistas.”

Más contenido de Urgente24

En 10 días la Argentina productiva inicia una nueva etapa"

El pueblo de Buenos Aires con las cascadas más alucinantes

Diana Mondino: 'No ingreso' a los BRICS y "puro decreto"

Taiwán descree ahora de invasión china pero Xi alertó que es inevitable

Javier Milei en Economía y Santiago Caputo en Medios: ¿...?

Dejá tu comentario