ECONOMÍA Hidroeléctrica > Enarsa > La Cámpora

COMO EN 2012

Hidroeléctricas: El sueño de Máximo y CFK de repetir YPF

Entre 2023 y 2026 vencen los contratos de concesión de más de una decena de centrales hidroeléctricas, otorgados en los 90. Con la partida de Enel y el inminente vencimiento, se habrían encendido los sueños de Máximo y CFK.

Luego de que la empresa italiana Enel anunciara el mes pasado que se desprenderá de sus activos en Argentina, apenas unos días después de que su gerente general de Generación, Daniel Garrido, dijera que la empresa quería prorrogar la concesión de Hidroeléctrica El Chocón, se abrió del todo la discusión.

Es que si bien la eléctrica tiene problemas de endeudamiento global (incluso las tiene con Cammesa, por el atraso tarifario) la decisión final de salir estaría también vinculada a otra cuestión: es que desde el Gobierno no definen qué rol terminará ocupando el Estado con las concesiones para explotar 30 centrales hidroeléctricas que finalizan el año próximo. Entre 2023 y 2026 vencerán los contratos de concesión de las centrales hidroeléctricas, que fueron otorgadas en la década del 90 por plazos de 30 años.

Fueron entregadas en 1993 y vencen en septiembre del año próximo. Y Enel tiene el manejo –nada menos que- de El Chocón Fueron entregadas en 1993 y vencen en septiembre del año próximo. Y Enel tiene el manejo –nada menos que- de El Chocón

el chocon.jpg

Según publica esta mañana el periodista Marcelo Bonelli, el country manager "Claudio Cunha hace un año que está recorriendo despachos y nadie de la Casa Rosada le dio una solución. Habló con Matías Kulfas y con Martín Guzmán sin resultados: ya a mediados de año los italianos se pudrieron.

La indefinición obedece a que Máximo y Cristina sueñan con tomar el control estatal de todas las centrales. Una medida populista y electoral: repetir el relato de YPF del 2012".

Claro que no son los únicos interesados. También Neuquén y Río Negro pretende conformar una empresa que opere las hidroeléctricas cuyas concesiones van cayendo Claro que no son los únicos interesados. También Neuquén y Río Negro pretende conformar una empresa que opere las hidroeléctricas cuyas concesiones van cayendo

Desde el año pasado, en efecto, las autoridades provinciales de Neuquén y Río Negro vienen desplegando una serie de movimientos para capturar el manejo y control de las usinas que los actuales concesionarios privados tienen que devolver al Estado entre agosto y diciembre de 2023.

gutierrez y carreras.jpg
Desde el año pasado, las autoridades provinciales de Neuquén y Río Negro vienen desplegando una serie de movimientos para capturar el manejo y control de las usinas.

Desde el año pasado, las autoridades provinciales de Neuquén y Río Negro vienen desplegando una serie de movimientos para capturar el manejo y control de las usinas.

La ofensiva del gobernador neuquino Omar Gutiérrez y la gobernadora rionegrina Arabela Carreras contempla la transferencia de esas centrales a las provincias y la creación de una nueva empresa estatal conjunta para asumir la operación y encarar la construcción de nuevos proyectos con las utilidades que deje la venta de energía al sistema eléctrico nacional.

Ya en marzo, el Gobierno salió al cruce de esta ofensiva encabezada por los mandatarios provinciales para quedarse con las represas patagónicas, tal como publicó en marzo Urgente24. Para ello apuró la creación de un "grupo de trabajo" que debería delinear la hoja de ruta a seguir cuando empiecen a expirar las concesiones de las represas del sur.

Por medio de la resolución 130, el entonces secretario de Energía, Darío Martínez, dejó constituido el denominado Equipo de Trabajo de Aprovechamientos Hidroeléctricos Concesionados (ETAHC) que tenía como objetivo saliente la realización de un "relevamiento integral del estado técnico, económico, jurídico y ambiental" de las centrales.

Una vez concluidas las auditorías integrales, el ETACH debería establecer cuales serían las distintas alternativas legales y regulatorias que podría adoptar el Gobierno para garantizar la continuidad operativa de las usinas hidroeléctricas.

Con el armado del ETACH, la administración de Alberto Fernández apuntaba a frenar el avance de las provincias, por un lado, y por otro a ratificar que la última palabra la tendrá la Nación.

Según lo dispuesto en la resolución 130, y en lo que respecta a las "auditorías técnicas de las usinas", el Gobierno resolvió que queden a cargo de la estatal IEASA, que debería relevar y certificar el funcionamiento y el estado que presentan las obras civiles y los distintos equipos hidromecánicos, electromecánicos y eléctricos. Para esos trabajos, la empresa conducida por el camporista Agustín Gerez podría contratar a "profesionales independientes, universidades, organismos descentralizados y especialistas de compañías privadas".

Cabe recordar que la empresa que volvió a denominarse ENARSA, es hoy la empresa del estado más estratégica por su rol clave en la política energética. Maneja una caja millonaria que está en manos de La Cámpora. Su titular, desde febrero del 2021, el mencionado Agustín Gerez, es un santacruceño de 36 años que llegó de la mano de Federico Basualdo, el subsecretario de Energía que el ministro Martín Guzmán no pudo echar.

gerez.jpg
Según el Balance 2020, el último publicado en el sitio web, en 2020 tuvo un déficit de $15.224 millones, y en 2019 había sido de $11.883 millones. Agustín Gerez, santacruceño de La Cámpora, asumió el 1 de febrero de 2021.

Según el Balance 2020, el último publicado en el sitio web, en 2020 tuvo un déficit de $15.224 millones, y en 2019 había sido de $11.883 millones. Agustín Gerez, santacruceño de La Cámpora, asumió el 1 de febrero de 2021.

Hasta asumir como presidente de la compañía -el 1 de febrero de 2021-, Gerez se desempeñaba como subgerente general desde 2020, con el visto bueno de Cristina Kirchner.

Pero no era el primer paso de Gerez por la empresa estatal que maneja la energía. Ya había trabajado en ella en la gestión de Julio de Vido como ministro de Planificación. Ingresó en 2008 como asesor legal en la Secretaría de Energía. Desde abril de 2013 hasta febrero de 2016 pasó a desempeñarse como abogado de ENARSA, a la que ingresó de la mano del ex presidente Walter Fagyas, mano derecha de Roberto Baratta, según publicó el portal especializado en energía 'Econojournal'.

En febrero de 2016, con la llegada de Cambiemos, fue desvinculado por lo que inició una demanda laboral contra el Estado por lo que consideró un despido "injustificado" y "una persecución política". Tras su salida de la función pública, trabajó como consultor de empresas de servicios petroleros.

Pero a partir de la llegada del Frente de Todos al Gobierno, fue nombrado como número dos en la gerencia de la empresa estatal, pese a que mantenía un juicio contra el Estado. Recién tras su designación, desistió de la demanda.

Según Bonelli, son muchos los que insisten en que sería un disparate que La Cámpora se haga cargo de las represas, y sostiene que Alberto Fernández afirma que "La Cámpora demostró que 'no puede administrar ni un kiosco'".

Pero ahora es Sergio Massa el que está a cargo del Ministerio de Economía y con su llegada al Gobierno habría conversado (en caliente) sobre el tema con Guillermo Mozer, titular de la Federación de Energía Eléctrica. "El ministro quiere racionalidad: preservar la operación para los privados y que las provincias, el Estado, sean los propietarios de las centrales", sostiene el periodista.

massa.jpg
La versión afirma que Sergio Massa pretende preservar la operación para los privados y que las provincias, el Estado, sean los propietarios de las centrales.

La versión afirma que Sergio Massa pretende preservar la operación para los privados y que las provincias, el Estado, sean los propietarios de las centrales.

Es que el meollo de la cuestión es que según los contratos firmados hace 30 años, cuando finalice el plazo de las concesiones deberían ser devueltas al Estado Nacional. Pero la reforma constitucional de 1994 le dio la potestad a las provincias sobre los recursos energéticos. Por esto es que tanto Río Negro como Neuquén tomaron posición.

Incluso, en diciembre del año pasado representantes de Neuquén y Río Negro formaron una comisión para confeccionar un documento que detalle la situación actual de las represas de ambas provincias. La gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, y su par de Neuquén, Omar Gutiérrez, firmaron un acta para conformar el equipo que analizaría las propuestas.

El proyecto de Parrilli

En medio de todo esto, y apenas Enel hizo su anuncio, Oscar Parrilli presentó el proyecto de ley que tenía preparado y que busca que la continuidad de las concesiones de represas hidroeléctricas nacionales sea a través de Enarsa, en sociedad con las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut. La iniciativa fue presentada en la Cámara de Senadores la semana pasada.

La misma lleva la firma del senador por el Frente de Todos (FdT) de Neuquén Oscar Parrilli, con el acompañamiento de su coterránea Silvia Sapag, sus compañeros de bancada Martín Doñate y Silvina García Larraburu, de Río Negro; y Carlos Linares, de Chubut.

El proyecto propone que, a partir del año próximo, cuando finalicen las concesiones hidroeléctricas de jurisdicción nacional, "la administración, operación y explotación de cada uno de los aprovechamientos hidroeléctricos otorgados oportunamente en concesión será asumida por Energía Argentina S.A. (Enarsa), sin perjuicio de las eventuales responsabilidades por las obligaciones asumidas por los actuales concesionarios".

parrilli2.jpg
El proyecto de Oscar Parrilli busca que la continuidad de las concesiones de represas hidroeléctricas nacionales sea a través de Enarsa, en sociedad con las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut.

El proyecto de Oscar Parrilli busca que la continuidad de las concesiones de represas hidroeléctricas nacionales sea a través de Enarsa, en sociedad con las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut.

Además, el proyecto establece que Enarsa "deberá asociarse con la/s provincia/s titular/es del dominio del recurso hídrico comprometido en los aprovechamientos hidroeléctricos referidos en el artículo precedente, a través acuerdos bajo las condiciones y parámetros que las partes convengan".

Como opción para cada caso, el proyecto abre la puerta para que se pueda "incorporar la participación del capital privado".

Parrilli aseguró que "la experiencia de casi 30 años nos revela que la gestión privada, por sí sola (…) no genera necesariamente mayor inversión, ni garantiza la expansión del sector. A partir de la concesión de los aprovechamientos hidroeléctricos comenzó un periodo de declinación de la participación de la hidroenergía en la matriz energética. Del 43% de potencia instalada en 1994, se disminuyó al 25% actual".

En este sentido, el proyecto propone, para iniciar el debate, "que ENARSA pudiera retener el 51% del total del dominio, ya que de esta manera podría simplificar y agilizar la operatoria en sus distintas áreas y funcionar en consonancia con las disposiciones que, en materia energética global, disponga el gobierno nacional".

Otras lecturas de Urgente24

Marcos Pereda Born y la devaluación que no habrá

Tras declarar en la causa Nisman, Stiuso sufrió un extraño robo

Nueva diputada nacional: Quién es y a quién responde

Escándalo en Diputados: A los gritos y golpes, JxC hizo caer la sesión

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario