ACTUALIDAD secta > trata > escuela

HABLÓ EX MIEMBRO

Secta en Villa Crespo y sus "vínculos con el poder"

"Los nenes eran obligados a tener sexo con adultos y con sus propios padres", reveló un ex miembro de la secta que fue desbaratada en el barrio de Villa Crespo.

Con un megaoperativo que incluyó unos 50 allanamientos en simultáneo y 24 detenidos, la Policía Federal desbarató una secta internacional que operaba en el barrio porteño de Villa Crespo, acusada de reducir a las personas a la servidumbre, de trata, de explotación sexual y de lavado de activos, una práctica que llevaría más de tres décadas en el país. El operativo se realizó en la madrugada del viernes pasado, y ahora comenzaron a conocerse detalles escabrosos de cómo operaba.

Según informó el ministerio de Seguridad, el operativo contó con la colaboración del Bureau de Seguridad Diplomática (DSS).

Pablo Salum, ex miembro de la secta y primer niño en ingresar a la misma, dialogó con TN y contó el horror que le tocó vivir.

“Los nenes eran obligados a tener sexo con adultos y con sus propios padres”, reveló Salum.

Mientras la secta se vendía como una escuela de filosofía, de cultura New Age”, obligaba a los miembros a “intercambiar favores sexuales” con la gente de la organización, de acuerdo con el relato de Salum, quien además vinculó a diferentes políticos y líderes de organizaciones de Derechos Humanos con la banda.

“Juan Percovich y su hijo Marcelo Guerra, encargados de la organización, captaron a políticos, famosos, gente de los derechos humanos, con lo cual está probado en la causa anterior, intercambiaban favores sexuales con gente de la organización, entre ellas mi mamá y mi hermana”, denunció.

Según explicó Salum, su familia fue una de las primeras en ingresar a la organización y aclaró: “La primera reunión que fuimos éramos 4 personas, yo fui el primer niño en ser captado. Luego fue creciendo rápidamente y éramos más de mil personas”.

“Mi mamá tenía un problema de salud, fue a diversos médicos, no le encontraron el inconveniente a su problema, por lo cual comenzó a ser captada por distintos gurú New Age, uno de ellos Juan Percovich”, contó.

Pasé de tener una familia hermosa, a no tener nada. Nos dejaron totalmente destruidos Pasé de tener una familia hermosa, a no tener nada. Nos dejaron totalmente destruidos

El joven se percató de la situación en la que estaba y logró escapar, sin antes recibir fuertes presiones y hasta ser secuestrado por la organización. Una vez que logró escapar, pudo realizar la denuncia que quedó pausada por las vinculaciones de la secta con el poder, según afirmó Salum.

https://twitter.com/FernandezAnibal/status/1558593065077686273

Cómo operaba la secta

Se trata de la llamada Fundación Escuela de Yoga de Buenos Aires, que tenía su sede sobre la calle Estado de Israel al 4400, pero filiales incluso en Estados Unidos. De acuerdo con la investigación que llevó adelante la justicia, la secta vendía una filosofía sobre terminar con “los males del SIDA y las drogas” y prometía “el desarrollo de la felicidad”, pantallas a partir de las cuales captaban a nuevos seguidores.

De los 24 detenidos, unos 19 serían integrantes de la banda criminal, incluyendo a toda la cúpula de la organización en el país. Están acusados de trata de personas agravada por coerción, hurto, lavado de activos, asociación ilícita, ejercicio ilegal de la medicina, expendio irregular de medicamentos y tráfico de influencias.

Además se incautaron más de un millón de dólares, casi 2 millones de pesos, libras esterlinas, euros, material pornográfico, juguetes sexuales, títulos de propiedad y una camioneta Ford Bronco en un operativo que se desarrolló en la sede central de Villa Crespo, en los barrios de Belgrano y Flores, un country de Zona Norte y también en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

Allí cayeron tres miembros de la organización que se preparaban para salir del país a realizar una serie de supuestas curas a Estados Unidos, una práctica que era habitual. En los bolsos, además, la Policía encontró pastillas y medicamentos que se preparaban para contrabandear.

La "Operación Secta Sociedad Anónima" comenzó hace casi un año por una denuncia de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX), que recayó en el Juzgado Federal N°4 a cargo de Ariel Lijo.

La Escuela se dedicaba a captar personas para, en algunos casos, incorporarlos a la organización y reducirlos a una situación de servidumbre. En otros casos, ofrecerles algunos de los tratamientos supuestamente médicos que hacen en sus clínicas (ninguna estaba habilitada). Según la investigación, tiene conexiones con el sector empresarial, de la salud e incluso de la política.

Además de los fines recaudatorios, la clínica también captaba influencias que podían brindar cobertura para sus líderes. Se estima que unas 170 personas participaban de la organización, que tenía unos 1.500 alumnos.

Otra de las prácticas más aberrantes era la explotación sexual hacia las alumnas que estaban dentro de la secta. Según consta en la investigación, se las enviaba a buscar hombres con mucha plata, o que tengan algún cargo o puesto influyente, que pueda servir a los fines de la organización. Las enviaban a moverse en un circuito que incluía bares y lobbys de hoteles.

De acuerdo a la investigación, las ganancias obtenidas de la explotación de todas las personas captadas luego ingresaban al circuito legal mediante una serie de pantallas creadas en el extranjero.

Los miembros de la secta pagaban una membresía mensual, que se denominaba "ceremonial", según informa el diario Clarín. También recaudaban de las distintas charlas, clases de lectura, capacitaciones y otro tipo de actividades. Muchas de ellas fueron contratadas por empresas y también por organismos estatales, provinciales y municipales.

Otra fuente de financiación fueron los inmuebles, a través de la transferencia de propiedades por parte de los miembros captados, que se desprendían de sus bienes bajo el influjo de los líderes de la organización. En 1996 uno de los líderes de la organización había sido procesado por "hurto calificado" por desvalijar la casa de uno de los miembros al morir.

Juan Percowicz, 'El Ángel'

Juan Percowicz, de 84 años, quedó detenido como líder de la organización. Se hace llamar “El Maestro” o “El Ángel".

Según publica Infobae, no es la primera vez que Percowicz está acusado por este tipo de delitos: cuenta con causas desde 1993.

La primera vez que quedó en el foco de la Justicia fue justamente ese año, cuando se abrió una investigación contra la Escuela de Yoga de Buenos Aires (EYBA) que “El ángel” lideraba. Las acusaciones eran similares a las que tiene que enfrentar ahora: captación de víctimas para su explotación sexual bajo el cuento espiritual. En ese momento, la causa pasó tres jueces y finalmente le dictaron falta de mérito.

Unos años después, en 1996, Percowicz terminó procesado por hurto calificado y con un embargo de 150.000 pesos. El juez Roberto Murature, a cargo de la investigación, en ese momento consideró que Percowicz desvalijó, junto con su hijo, el departamento de la psicóloga y vicepresidenta de la Fundación, Susana Schiavi, luego de que esta murió en un accidente de tránsito.

También, el hombre fue denunciado en otras oportunidades por el fundador de la Red LibreMentes y promotor de una ley antisectas, Pablo Salum, ex miembro de la Escuela.

Los años pasaron hasta la madrugada del viernes, cuando los detectives del Departamento de Trata de Personas de la Superintendencia de Investigaciones Federales de la PFA lo arrestaron en uno de sus domicilios ubicado en el country Barrio Santa Clara, en la localidad bonaerense de Benavidez.

En el operativo, los detectives comprobaron que Percowicz era millonario y vivía rodeado de lujos. Los policías secuestraron dólares y medallas de oro.

“El Ángel” ahora está acusado de captar a sus víctimas con promesas exóticas como terminar con “los males del SIDA y las drogas” y “buscar el desarrollo de la felicidad”. También ofrecía tratamientos “médicos” que hacían en sus “clínicas”, con el propósito fundamental de obtener dinero, influencias y “coberturas” para sus líderes.

Otra de las maniobras que realizaba era la que consistía en ser “curas de sueño”: drogaba a los “fieles” de la organización y a otras personas captadas en el extranjero para dormirlos durante días como una forma de castigo en el primer caso y un supuesto tratamiento contra las drogas para los otros. Así, los incorporaba a la organización y lograba reducirlos a una situación de servidumbre.

A través de la Escuela de Yoga de Buenos Aires (EYBA), captaba víctimas y las introducía a su sistema de puntajes y jerarquías. Para concretar sus engaños y reclutar víctimas, la organización criminal poseía una estructura interna en la que prometía “evolucionar” y luego “reencarnar” en alguno de su jerarquía: el líder, “maestro” o “ángel” (nivel 7); “Apóstoles", (nivel 6); el nivel 5 con los “genios”; nivel 4 de los “alumnos” y los niveles 3, 2, 1, que serían los “humanos comunes”.

Desde la EYBA, “El Ángel” utilizaba a sus adeptas para el ofrecimiento de relaciones sexuales a personalidades poderosas, como el caso de un artista internacional, que según indicaron quedó expuesto en escuchas telefónicas, aunque no trascendió su nombre.

----------

Más contenido en Urgente24:

4 restaurantes con vista al río para salir a comer el finde

Steven Seagal promete mostrar "la otra cara" de la guerra

La Cámpora lanzó otra amenaza: "No jodan con Cristina"

3 series de Netflix para el paladar: la receta que no falla

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario