OCIO Will Smith > violencia > premios Oscar

VIOLENCIA

Will Smith, abanderado de la 'cultura del honor'

La bofetada de Will Smith muestra que la 'cultura del honor' está muy presente en la sociedad contemporánea (y eso puede explicar otros eventos negativos).

La noche de los premios Oscar 2022 ya venía mal pero pocos lo recuerdan: Will Smith ya se había negado a subir al escenario cuando fue invitado para una broma colectiva de la que sí participó, por ejemplo, Bradley Cooper. Smith no estaba para ningún humor.

Luego, la reacción de Will Smith contra Chris Rock por otra broma -quizás de mal gusto- sobre la pérdida de cabello de su esposa, Jada Pinkett, le valió una inédita sanción de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood.

"El directorio decidió, por un período de 10 años desde hoy, que el señor Smith no tenga permitido asistir a ningún evento de la Academia, en persona o virtualmente debido a su inaceptable y dañino comportamiento", comunicaron las autoridades del galardón. Es curioso pero para algunos, una enormidad.

No obstante, de no ser porque Rock decidió no denunciar la agresión al ganador de la estatuilla como Mejor Actor por el largometraje 'El Método Williams', Will Smith podría haber enfrentado hasta 6 años de cárcel y una multa de US$ 100.000, en caso de ser condenado.

Es la introducción para un contenido harto interesante acerca de 'la cultura del honor', cuyo ícono parece resultar hoy día el tal Smith.

#TeamWill y #TeamChris

H. Colleen Sinclair es profesora asociada de Psicología Social en la Universidad Estatal de Mississippi, y escribió un texto muy revelador de la cultura prevaleciente, para la versión estadounidense de The Conversation US:

"Después de presenciar la “bofetada que se escuchó en todo el mundo” durante los Oscar de 2022, no me sorprendió que Internet se dividiera en dos bandos: #TeamWill y #TeamChris.

Como psicóloga social que estudia la agresión, tampoco me sorprendió ver que el apoyo a Will Smith, quien abofeteó al comediante Chris Rock después de que Rock bromeara sobre la alopecia de la esposa de Smith, implicara justificaciones similares: a saber, que el actor estaba "haciendo lo que tenía que hacer (...) para proteger a su esposa", y eso lo convirtió en “ n verdadero hombre”.

Estas defensas contienen elementos de lo que los científicos sociales denominan una 'cultura del honor', que prevalece en ciertas regiones, grupos étnicos y subculturas de todo el mundo.

Cómo florecen las culturas de honor

Las culturas de honor requieren que los hombres defiendan agresivamente su reputación contra insultos o amenazas, y este imperativo se extiende a la protección de sus cónyuges, hijos y propiedades. No arremeter contra los desaires hace a uno menos hombre.

Este concepto puede confundirse con 'masculinidad tóxica', que es una marca de hipermasculinidad antifeminista que promueve

  • la independencia,
  • el embotamiento emocional y
  • la agresión

para establecer el dominio sobre hombres y mujeres.

De hecho, investigaciones recientes encuentran que los 2 conceptos son distintos, con una 'cultura de honor' más estrechamente ligada a actitudes benevolentes hacia las mujeres y nociones de caballerosidad. Sin embargo, estos 2 conceptos pueden superponerse, particularmente en culturas más tradicionales.

Los investigadores argumentan que las culturas de honor florecieron en comunidades donde la aplicación de la ley era inconsistente o inexistente, como la frontera estadounidense del siglo 19 y las comunidades de pastores que vivían en África y América Latina. Este trabajo también se ha utilizado para comprender la violencia en ciertas comunidades del centro de la ciudad donde se confía menos en la policía.

En estos lugares, la reputación de un hombre se convierte en su primera línea de defensa. Si se sabe que los desaires contra él o su familia no quedarán impunes, es menos probable que los transgresores prueben su suerte.

will smith2.jpg
Will Smith dice lamentarlo pero es tarde. El problema es que muchos afirman que no fue tan grave.

Will Smith dice lamentarlo pero es tarde. El problema es que muchos afirman que no fue tan grave.

La violencia 'aceptable'

La investigación sobre este tema se remonta al trabajo de los psicólogos sociales Richard Nisbett y Dov Cohen, quienes intentaron explicar por qué las tasas de homicidio eran significativamente más altas en el sur y el oeste de los EE. UU. que en el resto del país.

Al comparar las estadísticas delictivas, Nisbett pudo demostrar que la diferencia en las tasas de homicidio se debía a que el sur y el oeste tenían una tasa más alta de homicidios vinculados a discusiones. Las diferentes regiones del país fueron igualmente intolerantes con la violencia, de manera más general, en los cuestionarios.

Sin embargo, los encuestados del sur tenían más probabilidades de decir que la violencia estaba justificada cuando se insultaba a un hombre, o a su familia.

En estudios posteriores, Cohen y Nisbett enviaron, aleatoriamente, 1 de 2 solicitudes de empleo a empresas de todo EE. UU.

Acompañaba a cada solicitud una carta de presentación en la que el solicitante buscaba explicar una condena por delito grave, atribuyéndola a una juventud malgastada.

En la mitad de las cartas, esa condena por delito grave fue el robo de un automóvil.

En la otra mitad, fue homicidio provocado por un insulto.

Cuando el empleador era de estados donde predomina una 'cultura del honor', los investigadores encontraron que el hipotético asesino en realidad recibió más respuestas, y con un tono mucho más comprensivo, que el ladrón de autos.

En el mismo estudio, Cohen y Nisbett reclutaron a periodistas universitarios de todo el país y los asignaron al azar para que escribieran una historia sobre un asesinato relacionado con un insulto o un asesinato relacionado con un delito grave.

Los investigadores encontraron que los periodistas presentaron el asesinato relacionado con insultos bajo una luz más favorable cuando el periodista estaba escribiendo para un periódico en un estado con una 'cultura de honor', lugares como Texas, Alabama y Montana.

En otros experimentos, los investigadores pudieron demostrar que, después de ser insultados, las personas que se adhieren a una 'ideología de honor' registran niveles más altos de testosterona y cortisol, 2 hormonas vinculadas a la agresión y el estrés.

También estaban menos dispuestos a perdonar a un transgresor y les costaba más calmarse después de haber sido menospreciados.

Finalmente, en los cuestionarios, eran más propensos a mostrar ira y vergüenza al recordar un insulto reciente.

-----------

Un ejemplo

https://twitter.com/BethWright99/status/1511152991595810816

Mira, Will Smith no debería haber recibido tanto odio por enfrentarse a alguien que ama. ¿No harías lo mismo si alguien insultara groseramente a alguien que amas? #teamwill #TeamWillSmith.

-----------

Sin remordimientos

En el mundo real, los lugares que se adhieren al sistema de creencias de honor tienen más probabilidades de tener tiroteos en las escuelas. En estos mismos estados, era menos probable que los asesinos convictos expresaran remordimiento antes de su ejecución.

Sin embargo, es importante tener cuidado al sacar conclusiones definitivas sobre eventos estadísticamente raros, como tiroteos en escuelas y ejecuciones.

Después de que Will Smith aceptara su Oscar al Mejor Actor por su papel en 'King Richard', elogió a Richard Williams por hacer todo lo posible para proteger a su familia. Para muchos espectadores, Smith invocó virtudes como el honor y la caballerosidad para justificar sus acciones más temprano en esa noche.

Fuera del escenario de los Oscar, también se puede ver cómo se utiliza una 'cultura del honor' para explicar la tenaz defensa de su país por parte de los ucranianos contra un invasor ruso más poderoso, y se elogia a los ucranianos por defender con honor el hogar y el hogar.

Ciertamente, las diferencias culturales no son el único factor que influye en la forma en que las personas respondieron a la bofetada.

Por ejemplo, esperaría que otros comediantes defendieran a Chris Rock por solidaridad. Y las reacciones racistas estaban destinadas a surgir.

Pero mientras mucha gente se apresuró a declarar que 'la violencia nunca es la respuesta', para otros la violencia puede, de hecho, ser la respuesta, y eso se debe, en parte, al hecho de que la cultura del honor está viva y coleando.

----------------

Otras notas en Urgente24

IVA: El mundo lo baja y Argentina curra con este fideicomiso

Rusia, ¿Oriente u Occidente? (Encienda el GPS por favor

Minería de Bitcoin verde: Tesla, Blockstream y Block emergen

Semana 360: Casi todos piensan en el 2023 (y falta)

Venezuela cerca de crecer un 20%, ya pide tarjetas cripto

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario