MUNDO Francia > Emmanuel Macron > elecciones

ENTRE LAS CUERDAS

Francia: Se consolida coalición opositora a Emmanuel Macron

Con las elecciones legislativas el próximo mes, en Francia se formó una coalición insólita para enfrentar a Emmanuel Macron en la Asamblea Nacional.

La victoria de Emmanuel Macron fue vista como una sorpresa no grata para muchos franceses, donde la gran mayoría lo votó por “miedo” a que la extrema derecha de Marine Le Pen, gobierne el país, y otros, directamente decidieron abstenerse, en una elección que obtuvo un récord de 28% de abstención en las elecciones presidenciales de Francia.

Como respuesta a ello, los líderes de la oposición han decidido unir fuerzas para conformar un frente para vencer al bloque parlamentario de Emmanuel Macron, en las próximas elecciones, en lo que demuestra un giro histórico de la izquierda francesa.

El día después de mañana

En Francia, una vez conocidos los resultados de la primera vuelta, que dejaron a Emmanuel Macron y a Marine le Pen como candidatos a enfrentarse en el balotaje n las elecciones presidenciales de Francia, a la mayoría de los franceses le causó gran descontento. Por un lado, el primer mandato de Emmanuel Macron no fue todo color de rosas: con sus políticas de ajustes que golpearon a muchos sectores económicos, este tuvo muchas protestas de los sectores más carenciados y de los sectores industriales. El poder de adquisición bajó considerablemente, y esto era la principal preocupación de los franceses.

Por el otro lado, Marine le Pen ciertamente no era una opción, ya que muchos movimientos sociales se negaban a caer en el “riesgo” que significaba la candidata de extrema derecha en el gobierno, ya que se creía que Le Pen significaba la pérdida de muchos derechos sociales, aumentos a las restricciones de la migración, e inclusive, una posible salida de Francia de la Unión Europea, según lo estipulaba su campaña

En respuesta a esta negación de la gente, la oposición de Francia Insumisa, con el ex candidato a presidente, Jean-Luc Melenchon, y el Partido Socialista, acordaron ayer miércoles 4/05 conformar una coalición en las próximas elecciones legislativas, con el objetivo de quitarle el poder parlamentario al actual presidente.

Este pacto, si se confirma, que los Verdes y los Comunistas ya aprobaron a principios de esta semana, será la primera vez que la izquierda francesa se una en 20 años, pero esta vez bajo el mando de la LFI de izquierda euroescéptica.

image.png
El líder de Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, y el primer secretario del Partido Socialista, Olivier Faure.

El líder de Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, y el primer secretario del Partido Socialista, Olivier Faure.

Giro histórico

La unión de la izquierda francesa es insólita en la Francia de los últimos tiempos. Especialmente, debido a que la Francia Insumisa de Mélenchon sigue políticas euroescepticismo, cuando el Partido Socialista, es un partido europeísta desde su fundación.

Melenchon se separó del PS en 2008 después de no poder diluir su postura pro-Unión Europea, y esto fue evidente en el acuerdo del miércoles, en el que el PS muy pro-europeo acordó "desobedecer" o al menos "apartarse temporalmente" de las reglas de la UE, en cuanto a sus políticas económicas, sociales y presupuestarias.

"Queremos tener legisladores en la mayoría de los distritos electorales, para evitar que Emmanuel Macron continúe con su política injusta y brutal... y derrotar a la extrema derecha", dijeron los socialistas y LFI en un comunicado conjunto después de días de difíciles conversaciones.

La declaración, que aún debe ser aprobada por el comité nacional del PS en una reunión este jueves por la noche, dice que ambas partes quieren que la UE se centre más en los derechos sociales y la protección del medio ambiente.

El acuerdo incluye un programa común que rebajaría la edad de jubilación de los 62 años actuales a los 60, aumentaría el salario mínimo de 1.302 a 1.400 euros netos mensuales y congelaría los precios de los productos de primera necesidad. También aboliría la reforma laboral adoptada en 2016 por un presidente, un Gobierno y una Asamblea Nacional del PS. El acuerdo incluye un programa común que rebajaría la edad de jubilación de los 62 años actuales a los 60, aumentaría el salario mínimo de 1.302 a 1.400 euros netos mensuales y congelaría los precios de los productos de primera necesidad. También aboliría la reforma laboral adoptada en 2016 por un presidente, un Gobierno y una Asamblea Nacional del PS.

El acuerdo se concretó bajo el liderazgo del líder incendiario de LFI, Jean-Luc Melenchon, a quien le fue mucho mejor que al debilitado Partido Socialista (PS) en las elecciones presidenciales del mes pasado.

Pero los socialistas tenían poca influencia en las conversaciones. Su candidata presidencial, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, obtuvo un exiguo 1,75% de los votos emitidos en la boleta electoral del mes pasado, mientras que Melenchon quedó en tercer lugar con el 22%.

Sin embargo, los veteranos del PS le pidieron a sus compañeros que no lleven el acuerdo hacia adelante, porque significaba un quiebre en la tradición pro europea del partido. Entre ellos, el ex presidente de Francia François Hollande, ex secretario del PS, también remató en contra de la posible alianza, diciendo que para él “en caso de ser aceptada, el Partido Socialista va a desaparecer”.

https://twitter.com/franceinfo/status/1519570485918502913

En respuesta a sus declaraciones, la Vicepresidente del PS criticó fuertemente a Hollande, y dijo:

Me cuesta pensar que mi primera preocupación hoy sea escuchar lo que François Hollande tiene que decirnos sobre qué es la izquierda y qué lealtad al socialismo es. Prefiero escuchar lo que nos dijeron los votantes en la primera vuelta de la elección presidencial. Fue un mensaje muy fuerte y muy claro Me cuesta pensar que mi primera preocupación hoy sea escuchar lo que François Hollande tiene que decirnos sobre qué es la izquierda y qué lealtad al socialismo es. Prefiero escuchar lo que nos dijeron los votantes en la primera vuelta de la elección presidencial. Fue un mensaje muy fuerte y muy claro

https://twitter.com/RadioJFrance/status/1519947992828100610

A pesar de esto, las elecciones presidenciales de 2022 permitieron a los partidos de izquierda abrir los ojos: no solo al deseo de unidad de su electorado: el 84% de los simpatizantes de izquierda dicen estar a favor de la alianza firmada por La Francia Insumisa, los Verdes, el Partido Comunista y el Partido Socialista, según una encuesta, pero también, en particular para el PS y los Verdes, sobre la idea de que ese acercamiento debe hacerse sobre un programa de ruptura con el neoliberalismo propugnado por Emmanuel Macron.

Lo que sí une a la izquierda en Francia y en realidad, cualquier opositor a Macron y a Marine Le Pen, es la voluntad común de no dejar a Emmanuel Macron gobernar de la misma forma en la que lo hizo durante su primer mandato. La voluntad es tal, que inclusive la izquierda quebrada y enfrentada entre sí, se dispone a clavar el hacha y tratar de dialogar conjuntamente para lograr su objetivo.

Emmanuel Macron deberá tener en cuenta su creciente debilitamiento, aunque los comicios hayan dicho otra cosa. El actual presidente francés tendrá que intentar ampliar su bloque oficialista dentro de la misma izquierda, enfocados a aquellos miembros del PS que se acerquen más a él que de Melenchon, aquellos que buscan guardar su tradición en la UE y sus raíces socialdemócratas.

Inclusive, el propio presidente lo reconoció en su discurso de victoria, cuando declaro: “Muchos en este país votaron por mí no porque apoyan mis ideas, sino para dejar fuera a las de extrema derecha. Quiero agradecerles y saber que tengo una deuda con ellos en los años venideros”, dando a entender que esta dispuesto a cambiar sus métodos de gobierno.

Una encuesta reciente de Harris Interactive mostró una izquierda unida y una alianza entre el partido centrista de Macron y los conservadores codo a codo, cada uno con el 33% del voto legislativo. Sin embargo, en el sistema electoral de dos vueltas de Francia, las proyecciones muestran que esto aún podría generar una mayoría de escaños para Macron.

En caso contrario, Emmanuel Macron tendrá que aceptar la idea de que esta renovación en el Elíseo será mucho más complicada que el mandato anterior. Además, aunque eventualmente tenga la victoria en las elecciones legislativas, la sociedad francesa, caracterizada por su gusto a las protestas, paros y cortes tampoco lo dejará gobernar en paz.

Otras lecturas de Urgente24

Despilfarro: ANSES celebra a lo grande con plata del Estado

Diputados salta las Grietas y habrá sesión el jueves 5

Santiago Cafiero: DDHH en Venezuela y chicana por el inglés

Colombia: Gustavo Petro retoma campaña tras amenazas

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario