MUNDO Malvinas > Boris Johnson > Argentina

TENSIÓN DIPLOMÁTICA

Boris Johnson comparó a las Malvinas con Ucrania y le llovieron críticas

El Primer Ministro de Gran Bretaña, Boris Johnson, sufrio las criticas de funcionarios argentinos tras comparar a Ucrania con las Islas Malvinas.

A menos de una semana de que las Naciones Unidas (ONU) hayan firmado un documento que insta a la Argentina y Gran Bretaña a retomar negociaciones por la cuestión de soberanía de las Islas Malvinas, el Primer Ministro británico, Boris Johnson, comparó la situación de las islas con la de Ucrania.

Boris Johnson comparó el conflicto diplomático con Argentina con la situación actual en Ucrania, diciendo que en Europa del Este se está violando el principio a la libre determinación de los pueblos, “tal como lo que ocurrió en Malvinas, pero ya se había resuelto hace varios años”, según el.

En respuesta y con furia, el ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Santiago Cafiero y el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Guillermo Carmona, le respondieron al Boris Johnson, acusándolo de no respetar las normas del derecho internacional sobre la resolución de conflictos.

Comentarios desafortunados

Estos comentarios de Boris Johnson surgen después de que se haya reunido con el presidente argentino, Alberto Fernández, en el marco de la cumbre del G7 en Alemania.

Ambos mandatarios conversaron el lunes 27/06, por pedido del británico, en primer lugar sobre posibles compras de granos de Gran Bretaña a Argentina, en el marco de la crisis alimentaria debido a la guerra en Ucrania.

Luego, también tocaron la cuestión en Ucrania: según el comunicado de Downing Street sobre la conversación entre los mandatarios, Boris Johnson insistió en que la única solución es la victoria de Ucrania, mientras que el presidente de Argentina destacó la necesidad de tender puentes de diálogo entre las partes para agotar todas las instancias.

El Primer Ministro y Alberto Fernández acordaron trabajar juntos en una serie de asuntos de interés tanto para el Reino Unido como para Argentina, entre ellos la energía sostenible y la ayuda para sacar la producción de granos de Ucrania. El Primer Ministro y Alberto Fernández acordaron trabajar juntos en una serie de asuntos de interés tanto para el Reino Unido como para Argentina, entre ellos la energía sostenible y la ayuda para sacar la producción de granos de Ucrania.

Todo era color de rosas hasta que Alberto Fernández mencionó la necesidad de que ambos países retomen las negociaciones respecto a la soberanía de las islas Malvinas.

Tenemos un problema, hasta que no lo solucionemos no vamos a poder avanzar en nada, y ese es el tema de las Malvinas. Y necesitamos que Gran Bretaña se siente a negociar ”, dijo el presidente de Argentina a Boris Johnson.

Boris Johnson trató inmediatamente de cerrar la discusión, asegurando que "este es un tema que se resolvió hace 40 años".

Ese comentario provocó una respuesta inmediata de Alberto: "No, hace 40 años lo que pasó fue una guerra. Ahora todos los años Naciones Unidas dice que tenemos que sentarnos a negociar".

https://twitter.com/alferdez/status/1541795921024925698

La resolución

Este pedido de Fernández se baso en el nuevo texto aprobado por el Comité de Descolonización de la ONU, para que ambos países consoliden la disputa sobre la soberanía en Malvinas

El texto, aprobado el 23/06 luego de la cumbre del Comité de Descolonización, comienza planteando que se lamenta que aún no se hayan aplicado las resoluciones publicadas por la Asamblea General sobre la necesidad de la Gran Bretaña y Argentina inician conversaciones sobre la soberanía de las Islas Malvinas.

En los términos del texto titulado “Cuestión de las Islas Malvinas (Falkland)”, que fue aprobado sin votación, el Comité Especial lamentó que, a pesar del amplio apoyo internacional a una negociación entre los Gobiernos de Argentina y el Reino Unido, la aún no ha comenzado la aplicación de las resoluciones de la Asamblea General sobre esta cuestión. En los términos del texto titulado “Cuestión de las Islas Malvinas (Falkland)”, que fue aprobado sin votación, el Comité Especial lamentó que, a pesar del amplio apoyo internacional a una negociación entre los Gobiernos de Argentina y el Reino Unido, la aún no ha comenzado la aplicación de las resoluciones de la Asamblea General sobre esta cuestión.

En otros términos, reiteró que la forma de poner fin a la especial y particular situación colonial en la cuestión de las Islas Malvinas (Falkland) es la solución pacífica y negociada de la disputa de soberanía entre ambos Gobiernos.

Además, Santiago Cafiero también añade la preocupación de Argentina sobre la venta de licencias de pescas unilaterales en áreas cercanas a las Malvinas y de la presencia militar sin autorización por parte del gobierno británico. A lo que los delegados de Cuba, Venezuela, Colombia, Pakistán entre otros, apoyaron, y también llamaron a retomar las negociaciones.

image.png
Santiago Cafiero en la cumbre del Comité de Descolonización de la ONU la semana pasada.

Santiago Cafiero en la cumbre del Comité de Descolonización de la ONU la semana pasada.

Boris Johnson en la mira

Sin embargo, mientras se dirigía a la cumbre de la OTAN en Madrid, Boris Johnson dio comentarios a la prensa sobre su conversación con Alberto, y dijo que con los mandatarios argentinos “siempre hay un tema en particular en el que simplemente no tenemos opiniones compatibles", admitió Johnson:

Indiqué que estábamos dedicando gran parte de nuestro tiempo (en el G7) a hablar sobre Ucrania, donde el principio en juego era el derecho de las personas soberanas e independientes a determinar su futuro. Indiqué que estábamos dedicando gran parte de nuestro tiempo (en el G7) a hablar sobre Ucrania, donde el principio en juego era el derecho de las personas soberanas e independientes a determinar su futuro.

"Ese era el principio que estaba en juego en Malvinas. Se decidió de manera decisiva durante muchos, muchos, muchos años y todavía no veo ninguna razón para que participemos en una discusión sustantiva al respecto", en referencia a las negociaciones sobre la soberanía de las islas.

Comentario que Santiago Cafiero no dejó pasar impunemente: luego de la reunión de gabinetes de hoy miércoles, el canciller comentó que Alberto Fernández lo “paró en seco” a Boris Johnson, diciéndole que todo lo planteado anteriormente sobre las posibilidades comerciales entre ambos países “no podrán avanzar si no se retoman las discusiones sobre la cuestión de Malvinas”.

La reunión la pidió Boris Johnson y fue a agenda abierta. El Presidente no fue irrespetuoso sino firme al decir que no hay posibilidad de obviar los mecanismos que la comunidad internacional determinó para retomar el diálogo. Para nosotros es importante que nuestra historia se sepa y se reivindique en todos los actos. Malvinas es un pilar de la política exterior. La reunión la pidió Boris Johnson y fue a agenda abierta. El Presidente no fue irrespetuoso sino firme al decir que no hay posibilidad de obviar los mecanismos que la comunidad internacional determinó para retomar el diálogo. Para nosotros es importante que nuestra historia se sepa y se reivindique en todos los actos. Malvinas es un pilar de la política exterior.

Cafiero continuó y le pegó duro al Primer Ministro al decir que la cuestión Malvinas no estaba saldada, según él decía, debido a que Gran Bretaña todavía se niega a cumplir con las normas de la comunidad internacional.

Lo siguiente que le dijo (Alberto a Boris Johnson) fue que en noviembre de 1982, después de terminado el conflicto del atlántico sur, hubo otra resolución con consecuentes resoluciones que justamente marcaban esto: que todavía estaba pendiente de resolución en el conflicto de soberanía, que la guerra no había arrojado ningún tipo de resultado sobre eso ni mucho menos, y que esto se tenía que hacer en el marco del respeto derecho internacional y de las relaciones diplomáticas.

Además, a Cafiero se le sumó con más furia aún, el actual secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Guillermo Carmona, quien hizo su descargo sin pelos en la lengua en su cuenta de Twitter.

https://twitter.com/grcarmonac/status/1542119053480927236

Carmona, ex diputado nacional, criticó fuertemente la comparación de Boris Johnson de Malvinas con la situación actual en Ucrania. El Secretario hizo un hilo en Twitter destacando los errores en la comparación de Boris Jonhson:

2° error: la invocación por Johnson del principio de autodeterminación en Ucrania es equívoca por ser el argumento que sostienen los separatistas prorrusos en la región de Donetsk. La comunidad internacional ya se ha expresado por la no aplicación de ese principio para Malvinas.

3° error: considerar que el resultado de una guerra otorga derechos: aceptar tal criterio implicaría la consagración de la barbarie como regla del derecho internacional. Recomiendo al PM leer la Resolución 37/9 AGNU, nov 1982: tras la guerra la disputa de soberanía sigue vigente

A su descargo, también añadió los "gestos de desprecio internacional por el Primer Ministro Británico":

  • El desconocimiento a las 10 resoluciones de la Asamblea General de la ONU y de su comité de descolonización sobre el llamado a negociaciones.
  • El desconocimiento de Boris Johnson sobre el llamado de la ONU a retomar las negociaciones de la semana pasada.
  • Y por último, el aval una vez más de Gran Bretaña no haya comparecido ante el Comité de Descolonización en ninguno de los 10 casos que lo tienen como potencia colonial, entre ellos Malvinas.
https://twitter.com/grcarmonac/status/1542119067745656834
image.png
Guillermo Carmona, secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur de la Cancillería.

Guillermo Carmona, secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur de la Cancillería.

Alberto intransigente, ¿buena o mala estrategia?

Según las palabras de Cafiero, Alberto Fernández había rechazado toda posible cooperación o coordinación internacional con Gran Bretaña y Boris Johnson.

Incluyendo acuerdos comerciales que a la Argentina, en un contexto de una terrible crisis económica, inflacionaria, y energética, podría significar un importante ingreso de divisas de exportaciones.

Sin embargo, la intransigencia del presidente no es una técnica nueva en la cuestión de Malvinas para con Gran Bretaña. Desde la guerra, las relaciones entre ambos países se han limitado al mínimo.

Pero por otro lado, en un contexto de recesión internacional, con la crisis alimentaria y energética surgidas por la guerra en Ucrania, la situación de ambos países es muy diferente. Y el que tiene más para perder es Gran Bretaña y Boris Johnson, a un nivel que lo llevó a considerar las materias primas de Argentina.

Y teniendo en cuenta que con más de 10 resoluciones emitidas por la propia ONU, Gran Bretaña difícilmente cambiará su estrategia. Pero por el lado de Argentina, aceptar un “afloje” sería indirectamente avalar esta conducta. Teniendo esto en cuenta, la intransigencia de Alberto fue muy oportuna.

Más contenido en Urgente24:

GT sobre la OTAN: Es una amenaza a la seguridad global

Tras el dólar, C5N desespera y lanza manotazos de ahogado

Enargas contrató tanto personal que no entran en el edificio

Emilio Pérsico tiene "miedo" por los dos actos por Perón

Elisa Carrió alertó por dólares en bancos y criticó a Macri

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario