Leído

PAGO Y CONCESIÓN

Allanaron oficinas de Ausol y GCO: Investigan si Macri las benefició

Jue, 13/02/2020 - 4:32pm
Enviado en:
Por Urgente24

Por orden del juez Rodolfo Canicoba Corral, la Policía Federal allanó 5 dependencias de las empresas concesionarias Autopistas del Sol (AUSOL) y de Grupo Concesionarios del Oeste (de Acceso Oeste), en el marco de la causa que investiga presuntas irregularidades detrás de los acuerdos que firmaron con el gobierno Cambiemos. También dispuso un procedimiento en las oficinas de la empresa Natal Sociedad Anónima, la firma a la que SOCMA le vendió sus acciones. En el caso de Ausol, había retirado una demanda ante el CIADI contra el Estado argentino y terminó llegando a un acuerdo extrajudicial con el gobierno de Macri por US$500 millones, además de la extensión de la concesión hasta 2030. En el caso de GCO, se les pagó US$247 millones.

Macri y el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich (Foto archivo NA).
macri-dietrich.jpg
Contenido

Por orden del juez Rodolfo Canicoba Corral, la Policía Federal allana este jueves (13/02) cinco dependencias de las empresas concesionarias Autopistas del Sol (AUSOL) y de Grupo Concesionarios del Oeste (de Acceso Oeste), en el marco de la causa que investiga un presunto negociado detrás de los acuerdos que firmaron con el gobierno de Mauricio Macri.

El expediente comenzó tras una denuncia de los legisladores Rodolfo Tailhade y Leopoldo Moreau, y es instruido por el juez Canicoba Corral y el fiscal Carlos Stornelli. En la causa están imputados, entre otros, Mauricio Macri, Guillermo Dietrich y Nicolás Dujovne.

Canicoba Corral también dispuso un procedimiento en las oficinas de la empresa Natal Sociedad Anónima, la firma a la que SOCMA, de la familia Macri le vendió sus acciones.

El caso se centra en la decisión del Gobierno de Macri de renegociar los contratos de concesión de dos autopistas con la compañía española Abertis y sus socias, y reconocerles deudas millonaria. El conflicto con las concesionarias de autopistas nació con la crisis de 2001 por la pesificación y el congelamiento de las tarifas de peaje. Con dos de las concesionarias, el Estado llegó a un arreglo durante el kirchnerismo, pero tanto Autopistas del Sol SA (Ausol, acceso norte) como el Grupo Concesionarios del Oeste SA (acceso oeste) rechazaron las propuestas del Estado en aquel entonces.

En el caso de Autopistas del Sol, el gobierno de Macri negoció una extensión de la concesión hasta 2030 y un pago de US$499 millones en concepto de “inversión efectuada no amortizada” a cambio de que Albertis S.A, la española controlante de Ausol, retirara la demanda ante el tribunal internacional. Albertis y Sideco (compañía de los Macri) fueron socias en la Panamericana hasta 2017.

Los denunciantes aportaron documentos públicos para demostrar que cuando Macri se perfilaba como posible presidente, tras las PASO de agosto de 2015, y más tarde cuando estaba por asumir, la principal accionista de Ausol (Abertis) presentó una demanda contra el Estado argentino ante el CIADI por US$1.100 millones. Esa demanda fue tomada poco después como argumento por el gobierno de Macri para cerrar un acuerdo con las concesionarias y pagarles una deuda de US$ 500 millones a Ausol y US$247 millones para Concesionarios del Oeste.

Esta renegociación de la concesión, además, le costó su cargo en Vialidad Nacional a la abogada Julieta Ripolli, quien se opuso a avalar la prórroga del contrato y denunció públicamente las presuntas irregularidades.

Por su parte, Macri admitió su relación con la firma española -cuya cara visible es el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez- al negarse a firmar el decreto donde se acordó la renovación, que finalmente fue rubricado por la ex vicepresidenta, Gabriela Michetti, en virtud de una recomendación de la entonces titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, para evitar “un conflicto de intereses”.