Leído

POR EMISIONES

Clave para el paso a eléctricos: los autos van a ser cada vez más caros

Jue, 01/08/2019 - 6:06pm
Enviado en:
Por Urgente24

Se espera que el precio de los automóviles aumente en todo el mundo. Según los especialistas en el tema, el precio de los mismos va a crecer en el futuro próximo considerablemente debido a la tendencia hacia los automóviles eléctricos y por el control de las emisiónes: será un lujo para algunos.

Crecen los autos eléctricos
auto electrico.jpg
Contenido

Según los especialistas, la cuestión medioambiental y la tendencia mundial hacia los automóviles eléctricos va a cambiar drásticamente el mercado: los autos serán cada vez más caros y llegará un momento en el que van a estar al alcance de unos pocos.

Entre los que comparten esta opinión está el CEO de Seat y máximo responsable del Grupo Volkswagen en España, Luca de Meo: “Es un momento delicado para la industria. Se conjuga la necesidad de invertir con el pago de posibles multas. La tecnología que deberán equipar va a hacer que sean más caros”, dijo. Lo mismo opinan el presidente de la junta supervisora de Volkswagen, Hans-Dieter Poetsch o la del presidente de Mazda España, José María Terol.

En el ámbito financiero, la industria se enfrenta a obstáculos que atraviesan a varios mercados que se mueven a nivel internacional: la guerra comercial y los aranceles proteccionistas que fijan los países a la hora de importar.

Sin embargo, más fuertes son los factores medioambientales y la escalada de los vehículos eléctricos, cuyo número aún es muy reducido pero con tendencia positiva. Entre las causas de este aumento se encuentra la normativa cada vez más estricta sobre emisiones contaminantes. 

En 2021 entrarán en vigor en Europa las nuevas normas sobre emisiones de dióxido de carbono: No se permitirá a las marcas emitir de media más de 95 gramos de CO2 por kilómetro. Si incumplen el tope, las empresas se arriesgarán a una sanción de 95 euros por cada coche y gramo que exceda esa restricción. 

A modo de referencia, el nivel promedio de emisiones de los vehículos nuevos que se vendieron en 2017 era de 118,5 gramos de CO2 por kilómetro. Para cada fabricante puede llegar a suponer una sanción de entre 2.103 y 11.198 millones de euros.

Las marcas, entonces, se ven forzadas a apostar a los vehículos eléctricos no contaminantes. “Los fabricantes vamos a necesitar muchos coches de cero gramos por kilómetro. Veremos un florecer de motorizaciones alternativas porque cada kilómetro cuenta”, dijo De Meo. 

Entrará en vigor la normativa europea de emisiones con el límite de 95 gramos de CO2 de promedio. Con las multas que van aparejadas de 95 euros por gramo que lo supere respecto a la media de las emisiones, por coche vendido, el cliente se va a ver enfrentado a un dilema. O compra coches que cumplan con la normativa, lo que va a implicar que sean modelos con una tecnología que tiene un coste, cara (híbridos, enchufables, eléctricos…) o coches con una tecnología convencional, que va a tener que soportar el pago de la multa. De una manera u otra va a tener que pagar más. Salvo que los fabricantes asuman sobre sus espaldas el pago de las multas, cosa que no parece probable al medio plazo, ya que son multas considerables”, dijo al respecto José María Terol.

Con respecto al precio de los eléctricos, hay quienes dicen que también va a crecer. Si bien actualmente hay algunos con precios competitivos, el costo de la producción de baterías de litio es alto. 

BMW ha explicado ya que el coste y escasez del cobalto dificultan que su precio pueda reducirse. “Los coches eléctricos serán siempre más caros que sus equivalentes con motor término. No hay economía de escala”, dijo la marca.

“El litio es caro porque hay mucha demanda, pero los procesos de extracción y utilización están cambiando y de momento todavía tenemos una ventana de dos años antes de que la producción de baterías para coches eléctricos se dispare”, abunda el presidente del consejo de administración de Volkswagen Group, Herbert Diess. Sin embargo, "la recarga es más barata, los costes de operación, el mantenimiento, incluso el aparcamiento es más barato".

Sin embargo, no todos están de acuerdo. Por ejemplo, la web Bloomberg Energy publicó un estudio que vaticina que en 2022 los precios de los vehículos eléctricos serán similares a los de combustión. El cálculo rebaja en cuatro años otra estimación similar realizada por la misma web, que para trazarlo se basa en una previsión crucial: el progresivo abaratamiento del proceso productivo de las baterías.

Según los datos que maneja Bloomberg Energy, en 2015 fabricar una batería costaba el 57% del coste total de venta al público. El año pasado el porcentaje había descendido ya al 33% y en 2025 se estima que la batería supondrá solo el 20%.

Desde Anfac, la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, apuntan también a una más que previsible subida de precios, aunque confían en la capacidad de la ley de oferta y demanda para mitigarla. “Es cierto que las nuevas tecnologías introducen costes extra en los vehículos, pero el mercado termina regulando estos factores”, anotan.

“Habrá cierto tipo de vehículos que dejen de ser competitivos para determinados usos, como los coches pequeños con tecnología diésel, que pueden encarecerse demasiado con los nuevos filtros anticontaminación, por ejemplo, por lo que serán sustituidos. Pero hay vehículos que, a día de hoy, tienen un precio más alto por cuestiones tecnológicas, como los eléctricos. En el momento en que crezca la demanda se pondrán en funcionamiento más economías de escala y sinergias que ayudarán a su competitividad”, razona la asociación de fabricantes.