MUNDO Xi Jinping > China > Taiwán

"REUNIFICACIÓN PACÍFICA"

Xi Jinping/'aliado' taiwanés: ¿Última estrategia china antes de la invasión?

Xi Jinping junto con el ex presidente taiwanés Ma Ying-jeou que defiende vínculos estrechos con China. “La interferencia externa no puede detener la reunificación”.

Xi Jinping recibió este miércoles (10/4) en Beijing al ex presidente taiwanés Ma Ying-jeou (2008-2016), quien durante su mandato fue responsable del mayor acercamiento entre China y Taiwán desde el final de la guerra civil en 1949.

En la reunión Xi volvió reivindicar su soberanía en la "isla rebelde" y clamó por la reunificación por medio pacíficos sin intromisión extranjera.

"La interferencia externa no puede detener la tendencia histórica de reunificación del país y la familia", sentenció en referencia a Estados Unidos, Japón, Australia y otros insulares de la región.

image.png
Ma Ying-jeou y Xi Jinping apuestan a una reunificación pacífica.

Ma Ying-jeou y Xi Jinping apuestan a una reunificación pacífica.

“No hay rencor que no pueda resolverse, ningún problema que no pueda discutirse y ninguna fuerza que pueda separarnos”.

Ciertos analistas leyeron este diálogo histórico entre los líderes como parte de los esfuerzos de China para promover la idea de una reunificación pacífica; una tentativa de indicar la voluntad de China de colaborar con Taiwán, pero sólo bajo sus términos a semanas de la toma de posesión del presidente electo, Lai Ching-te, ferviente independentista que alimentó el clamor popular por la separación del gigante asiático.

Divide y reinarás. ¿China tendrá éxito en presionar a la administración entrante de Lai para que adopte una postura política más complaciente en las relaciones a través del Estrecho?

Xi Jinping, Taiwán

Desde que Ma Ying-jeou dejó el poder, la presión china sobre la isla, mediante los intimidantes simulacros militares, aislamiento global y regional, ataques cibernéticos y manipulación mediática, ha causado terror entre los isleños que cada vez comparten menos la creencia de que Taiwán debe ver su futuro como parte de una gran China.

Según medios chinos, como Xinhua, durante toda la conversación Xi se expresó en términos pacíficos y en ningún momento profirió amenazas. “Las diferencias en los sistemas no pueden cambiar el hecho objetivo de que pertenecemos a una nación y a un pueblo”.

En otras palabras, les está diciendo a los taiwaneses que acepten el dominio chino que cuenta con la mayor armada del mundo y que sólo habrá diálogo entre ambos si aceptan la idea de que los dos lados del estrecho pertenecen a “una sola China”.

La anexión de Taiwán es un principio fundamental en la política del gobierno chino y Xi ha jurado ha jurado anexar, por la fuerza si es necesario.

Por ello el encuentro con “aliado” taiwanés podría ser el intento del mandatario chino para evitar el uso de la fuerza, es decir, invasión, que se traduciría en una atroz guerra submarina con Estados Unidos y sus aliados.

image.png
Ma Ying-jeou en la muralla china.

Ma Ying-jeou en la muralla china.

Ma, expresidente del partido Kuomintang (KMT), ahora en la oposición dijo: “Los jóvenes representan el futuro de la nación china, ya que son capaces de establecer amistades en una etapa más temprana de sus vidas, lo que sin duda construirá una base sólida para la paz y la estabilidad sostenibles entre ambos lados del estrecho de Taiwán”.

Ambos líderes mantuvieron un histórico encuentro en Singapur con Xi a finales de 2015, el primero en más de 60 años de separación unilateral de la isla. Este miércoles lo repitieron.

La idea de Ma, según analistas, es que Taiwán forma parte de una gran nación china, unida por la cultura y la historia, aunque no por la política. En el noroeste de China, Ma presentó sus respetos en un monumento al Emperador Amarillo, el legendario antepasado del pueblo Han, el grupo étnico dominante en China y Taiwán.

De acuerdo con encuestas, hoy por hoy, la mayoría de los taiwaneses aceptan el ambiguo statu quo de su democracia insular, autogobernada pero no reconocida como país independiente por la mayoría de los gobiernos. Pero rechazan la idea de la unificación con China.

image.png
Lai Ching-te ferviente separatista a ojos de China.

Lai Ching-te ferviente separatista a ojos de China.

Ubicada a unos 120 kilómetros de la costa suroriental de China continental, Taiwán se percibe como un país independiente y democrático, pese a que nunca ha declarado oficialmente su autonomía.

A pesar de que Washington oficialmente, mediante la ONU junto con más de 180 países, reconoce diplomáticamente a Pekín como país soberano desde 1979, hace tiempo se comprometió a ayudar a la isla a defenderse en caso de una invasión.

Más contenido de Urgente24

Thomas Tuchel se quejó sobre un penal que hace recordar a Paolo Goltz

Cambios para los clientes de HSBC: Cómo operarán luego de la compra del Banco Galicia

Boeing sigue cayendo: Empleado denuncia "atajos" de diseño

El imponente y desconocido desierto de Argentina rodeado de montañas

Christian Sanz: "MDZ es el boletín oficial de Mendoza"

Dejá tu comentario