MUNDO drones > Irak > Irán

IRAK

¿Quién mandó drones con bombas a la casa del 1er. ministro?

Drones cargados de explosivos contra la residencia del 1er. ministro de Irak, Mustafa al-Kadhimi en Bagdad: gobierno vs. milicianos respaldados por Irán.

El primer ministro de Irak, Mustafa al-Kadhimi, sobrevivió a un intento de asesinato después de que drones cargados de explosivos atacaron su residencia en la capital, Bagdad, en un incidente que aumenta la tensión en el país, semanas después de unas elecciones generales cuestionadas por los grupos de milicias respaldados por Irán.

Un alto funcionario del Ministerio del Interior iraquí, el mayor general Saad Maan, dijo en la televisión estatal que 3 drones atacaron la residencia del primer ministro. 2 de ellos fueron derribados por las fuerzas de seguridad, mientras que el otro logró ejecutar el ataque, dijo.

“Alabado sea Dios, estoy bien”, dijo Kadhimi en un discurso televisado después del ataque. "Viva Irak".

Fuentes de seguridad dijeron a la agencia de noticias Reuters que al menos 6 miembros de la fuerza de protección personal del primer ministro resultaron heridos en el ataque del domingo 01/11.

Kadhimi, quien se dirigió a la nación por televisión poco después del ataque, dijo que no estaba herido. El ataque siguió a las amenazas contra Kadhimi de un líder de la milicia respaldado por Irán, aunque los grupos armados negaron su responsabilidad y nadie reclamó el crédito de inmediato.

"Nadie en Irak tiene siquiera la intención de perder un dron sobre un ex primer ministro", dijo la milicia Kataib Hezbollah en un comunicado.

En las elecciones del mes pasado, los votantes sufrieron un revés sorpresivo para Teherán y sus milicias aliadas, reduciendo el número de escaños ocupados por los partidos pro-Irán en más de 30.

Un bloque liderado por el clérigo chií Moqtada al-Sadr ganó la mayor proporción de escaños en el parlamento, posicionándolo como el principal agente de poder en las continuas conversaciones para formar un gobierno.

Sadr hizo campaña con una plataforma de oposición tanto a la influencia estadounidense como a la influencia iraní en Irak.

Sadr condenó el ataque a la residencia del primer ministro, calificándolo de ataque terrorista.

mustafa al-khadimi.webp
Mustafa al-Kadhimi, 1er. ministro de Irak, ex jefe de Inteligencia.

Mustafa al-Kadhimi, 1er. ministro de Irak, ex jefe de Inteligencia.

La situación

El aparente intento de asesinato se suma a la agitación política luego de las elecciones parlamentarias de Irak en octubre: grupos de milicias respaldados por Irán afirmaron -sin evidencia- que la votación fue manipulada. Los partidos aliados de Teherán sufrieron una reprimenda en las elecciones ya que los votantes favorecieron a las fuerzas nacionalistas.

Teherán no percibió el cambio de agenda en la sociedad iraquí.

Los grupos paramilitares respaldados por Irán han recurrido a los drones en una serie de ataques contra las fuerzas estadounidenses en Irak y Siria en los últimos meses, lo que llevó al ejército estadounidense a reforzar las medidas de protección en sus bases.

Pero el ataque del domingo apunta a los niveles más altos del gobierno iraquí, que ha luchado por controlar a las milicias.

Una declaración de las fuerzas de seguridad iraquíes calificó el incidente como "un intento fallido de asesinato contra el primer ministro y el comandante en jefe por un avión no tripulado con trampa explosiva".

El ataque se produjo después de que un manifestante fuera asesinado durante una manifestación el viernes frente a la Zona Verde de Bagdad, un área que alberga instituciones gubernamentales y embajadas extranjeras.

Manifestantes que arrojaron piedras y denunciaron lo que dijeron fue un fraude en las elecciones se enfrentaron con las fuerzas de seguridad, que lanzaron gases lacrimógenos, a la entrada de la Zona Verde.

Qais Khazali, el líder de una de las milicias pro-Irán más grandes de Irak -Asaib Ahl al-Haq-, acusó a Kadhimi de utilizar munición real contra los manifestantes. Los grupos de milicias realizaron una marcha fúnebre por el manifestante asesinado, un conocido miembro de la milicia.

Khazali dijo que Kadhimi debe enfrentar consecuencias legales por la muerte del manifestante y dijo que el 1er. ministro debería "pagar el precio" por el asesinato.

Las fuerzas de seguridad dijeron que la investigación analizaría quién violó las órdenes de Kadhimi de no disparar munición real.

Kadhimi, un exfuncionario de inteligencia, se enfrenta con las milicias desde que fue nombrado 1er. ministro en mayo de 2020, luego de las protestas generalizadas contra la corrupción en el país. Él no se postuló en las elecciones de octubre, pero ha mantenido la esperanza de seguir siendo 1er. ministro como una figura de consenso en cualquier coalición de gobierno que surja de la votación.

Kadhimi ha prometido restringir a los paramilitares, pero sus intentos se han quedado cortos ya que los grupos armados se han arraigado más profundamente en el Estado iraquí. Las milicias son parte de un movimiento más amplio que se organizó para luchar contra el Estado Islámico cuando invadió gran parte de Irak y Siria en 2014.

Temas

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario