MUNDO Boris Johnson > Reino Unido > Covid-19

PLENA CUARENTENA

Olivosgate inglés: Boris Johnson meta vino, queso y pizza

Salió a la luz una foto en donde se lo ve al primer ministro, Boris Johnson, en una celebración con alcohol y comida durante la cuarentena 2020.

No solo en Argentina pasan en estas cosas, en el "primer mundo" también. En medio de una nueva ola de casos por la variante Ómicron en Reino Unido, sale a la luz una foto del primer ministro, Boris Johnson, comiendo y bebiendo en una reunión con 17 personas más en el jardín presidencial en un momento en que las reuniones sociales con tantas personas estaban prohibidas.

El periódico británico The Guardian publicó el domingo (19/12) una fotografía que muestra una "fiesta de vino y queso" en el jardín de Downing Street. Se pueden ver claramente botellas y vasos medio vacíos, al igual que Johnson y su esposa Carrie, junto con otros 17 asistentes.

image.png

The Guardian informó que el encuentro tuvo lugar el 15 de mayo de 2020, cuando se prohibieron las reuniones de más de 2 personas en lugares públicos al aire libre y a, al menos, 2mts de distancia.

En una conferencia de prensa, el portavoz de Downing Street hasta se burló de la foto y dijo que no se rompieron las reglas de encierro, que el jardín era un espacio privado y no público, y que esto no era una fiesta sino una "reunión de trabajo" que se consideraba "esencial".

Este lunes (20/12), el portavoz dijo que "hubo reuniones tanto dentro como fuera de Downing Street. Esto muestra a los colegas que debían estar trabajando, reunidos después de una conferencia de prensa para discutir el trabajo".

Preguntado sobre la presencia de botellas de vino y copas, el vocero dijo:

Se trataba de personas que trabajaban fuera del horario normal de trabajo. No estaba en contra de las regulaciones que esas personas tomaran una copa fuera del horario laboral, pero aún así discutieran el trabajo Se trataba de personas que trabajaban fuera del horario normal de trabajo. No estaba en contra de las regulaciones que esas personas tomaran una copa fuera del horario laboral, pero aún así discutieran el trabajo

Las reglas de covid-19 en ese momento establecían que si tenían que celebrarse reuniones de trabajo presencial, las personas debían permanecer separadas por al menos 2 metros.

El portavoz afirmó: "No puedo comentar exactamente el nivel de distanciamiento social basado en una sola imagen de mayo de 2020. Obviamente, todas las personas que debían estar en el trabajo buscaban obedecer las pautas de distanciamiento social".

El viceprimer ministro, Dominic Raab, dijo a la BBC: "Sé lo duro que estaba trabajando el equipo eje de respuesta a la crisis. Creo que hay mucha gente exhausta y, al igual que la gente en el trabajo, estaban tomando una copa después de que terminaron los asuntos formales". ¿Y las personas que no pudieron ir al funeral de sus familiares o que no estaban permitidas a visitar a sus enfermos en hospitales?

Ese día, Matt Hancock, entonces secretario de salud -que dicho sea de paso tuvo que renunciar luego de romper las reglas de distanciamiento social con su asistente, Gina Coladangelo-, había dado una conferencia de prensa a las 5 pm instando a la gente a cumplir las reglas y no aprovechar el buen tiempo durante el fin de semana de mayo para socializar en grupos.

En ese momento las escuelas todavía estaban cerradas y los pubs y restaurantes estaban cerrados, con controles estrictos sobre las reuniones sociales. Se había permitido que más personas regresaran a sus lugares de trabajo, pero la guía decía que se debía seguir una distancia social de 2 metros en todo momento y que "solo los participantes absolutamente necesarios debían asistir a las reuniones".

De acuerdo con The Guardian, alrededor de 20 empleados bebieron vino y licores y comieron pizza después de la conferencia de prensa ese día, algunos en las oficinas y otros en el jardín.

Algunos miembros del personal se quedaron bebiendo hasta altas horas de la noche, alegaron. Las fuentes describieron el evento como una sensación de "celebración" dada la relajación inicial de algunas restricciones y el buen tiempo en Londres ese día.

El portavoz oficial del primer ministro dijo la semana pasada: "En los meses de verano, el personal de Downing Street usa regularmente el jardín para algunas reuniones. El 15 de mayo de 2020, el primer ministro celebró una serie de reuniones a lo largo de la tarde, que incluyeron brevemente con el entonces secretario de salud y atención y su equipo en el jardín después de una conferencia de prensa".

"El primer ministro fue a su residencia poco después de las 7 de la tarde. Una pequeña parte del personal que debía trabajar permaneció en el jardín de Downing Street durante parte de la tarde y la noche", agregó.

Hancock dijo que "no era cierto" que estuviera involucrado en una reunión social. "Después de la conferencia de prensa, que terminó aproximadamente a las 17:53, Matt habló con su propio equipo y luego fue al jardín de Downing Street para hablar con el primer ministro. Salió de Downing Street a las 6.32 pm y regresó al Departamento de Salud y Atención Social", dijo el portavoz del ex secretario de salud..

Las críticas

El líder del opositor Partido Laborista, Keir Starmer, calificó la afirmación de Raab de "exagerada" y recordó al país que en mayo de 2020 muchas personas que siguieron las reglas no pudieron asistir a los funerales de sus seres queridos.

Capturando el estado de ánimo en las redes sociales, varias publicaciones describieron cómo los miembros de la familia no fueron visitados en hogares de ancianos u hospitales el mismo día del año pasado.

Nick Pettigrew, un ex oficial, tuiteó : "Es por eso que las fiestas de Downing St son importantes. Cada funeral perdido, cada evento de vida desatendido, todo. Las personas permitieron en silencio una angustia de la que nunca se recuperarán en sus vidas, sin quejarse o sin esperanzas de recompensa, debido a un sentido del deber que sus líderes nunca han mostrado".

El horno no está para bollos

La foto del escándalo sigue una serie de otros reveses y vergüenzas recientes para Johnson y su gobierno.

El primer ministro ha negado que se haya roto alguna regla, pero bajo la presión de su propio Partido Conservador, ordenó una investigación interna por parte del principal funcionario de Gran Bretaña, Simon Case.

Sin embargo, Case se vio obligado a retirarse de la investigación tras los informes de que se celebró una fiesta en su propia oficina aproximadamente al mismo tiempo.

En Londres, se siente la presencia de la variante ómicron. Las calles comerciales tuvieron menos multitudes durante el fin de semana, mientras que los dueños de bares y restaurantes se quejaron de una "Navidad sombría" en medio de una avalancha de cancelaciones de fiestas.

Patricia Marquis, directora del sindicato de enfermeras, le dijo a la BBC que los hospitales estaban bajo "inmenso estrés y presión" porque los trabajadores de la salud se estaban infectando y tenían que quedarse en casa.

En medio de la temporada navideña, los asesores del gobierno dijeron que las grandes reuniones en interiores representaban un alto riesgo de sembrar "múltiples eventos de propagación". ¿Con qué cara dicen esto?

Dejá tu comentario