MUNDO Boris Johnson > COVID-19 > Reino Unido

INFORME PARLAMENTARIO

Boris Johnson es perseguido por el fantasma del covid-19

Informe parlamentario concluye que la respuesta del primer ministro británico, Boris Johnson, a la pandemia por coronavirus es un gran fracaso.

Este martes (12/10) se publicó un informe acerca del manejo de la pandemia de covid-19 por parte del gobierno británico de Boris Johnson. Aunque se destacan ciertos éxitos, el texto critica duramente la gestión sanitaria del primer ministro. La crisis de coronavirus no solo estuvo a punto de costarle la vida, sino que se convirtió, también, en un fantasma de Downing Street.

El primer informe importante de Westminster sobre la respuesta del Ejecutivo concluye que fue uno de los peores fracasos en materia de salud pública de la historia de Reino Unido.

La incapacidad original de realizar los suficientes tests de coronavirus y los temores sobre si los ciudadanos aceptarían un confinamiento llevaron a científicos y gobernantes por igual a adoptar un "enfoque político fatalista" que se limitó a intentar gestionar, pero no suprimir, los contagios. El planteamiento de "inmunidad colectiva", la evidencia del excepcionalismo británico y un enfoque deliberadamente "lento y gradualista" llevaron a acumular más de 150.000 muertos, una cifra "significativamente peor" que la de otros países.

A lo largo de 150 páginas, el informe "Coronavirus: lecciones aprendidas hasta la fecha" del Comité de Salud y Atención Social y el Comité de Ciencia y Tecnología, que incluye a parlamentarios de todos los partidos, cubre una variedad de éxitos pero, sobre todo, de fracasos.

Los parlamentarios conservadores Jeremy Hunt y Greg Clark, que presiden los comités, dijeron que la naturaleza de la pandemia significaba que era "imposible hacer todo bien".

En un comunicado que acompaña el informe sostuvieron:

El Reino Unido ha combinado algunos grandes logros con algunos grandes errores. Es vital aprender de ambos El Reino Unido ha combinado algunos grandes logros con algunos grandes errores. Es vital aprender de ambos

El ministro de la Oficina del Gabinete, Stephen Barclay, dijo que el gobierno asumió la responsabilidad de todo lo sucedido y reiteró la disculpa hecha por el primer ministro en mayo por el sufrimiento del país.

"Para un país con una experiencia de clase mundial en análisis de datos, enfrentarse a la mayor crisis de salud en 100 años sin prácticamente ningún dato para analizar fue un revés casi inimaginable", apunta el documento. Entre otros factores, los parlamentarios lamentan que el enfoque inicial del Reino Unido ante la crisis se basara "inflexiblemente en un modelo de la gripe" y condena además el hecho de que Johnson no ordenara el confinamiento completo hasta el 23 de marzo de 2020, dos meses después de que el comité de asesores científicos del Gobierno se reuniera por primera vez para discutir la crisis.

Este enfoque lento y gradual no fue inadvertido, ni reflejó demoras burocráticas o desacuerdos entre los ministros y sus asesores. Fue una política deliberada, propuesta por asesores científicos oficiales y adoptada por los gobiernos de todas las naciones del Reino Unido Este enfoque lento y gradual no fue inadvertido, ni reflejó demoras burocráticas o desacuerdos entre los ministros y sus asesores. Fue una política deliberada, propuesta por asesores científicos oficiales y adoptada por los gobiernos de todas las naciones del Reino Unido

Si bien la polémica inmunidad de grupo no fue una estrategia oficial, los parlamentarios recalcan que, desde el Ejecutivo, se buscó "tan solo moderar la velocidad de la infección, mediante la población, aplanando la curva de contagios en lugar de optar por medidas que frenaran la propagación del virus".

Esto significa que Reino Unido no estaba tan abierto a enfoques que se tomaron en otros lugares, como Asia, donde los países impusieron estrictos controles fronterizos tan pronto como el coronavirus comenzó a circular.

El velo de ignorancia a través del cual Reino Unido vio las primeras semanas de la pandemia fue en parte autoinfligido El velo de ignorancia a través del cual Reino Unido vio las primeras semanas de la pandemia fue en parte autoinfligido

Cuando se le preguntó quién era responsable de los errores cometidos, Clark, presidente del Comité de Ciencia y Tecnología, dijo que en cualquier democracia, los políticos eran responsables, pero enfatizó que todos, desde el primer ministro hacia abajo, estaban tratando de hacer lo mejor que podían.

Los éxitos

El mayor elogio se reservó para el programa de vacunación y la forma en que el gobierno apoyó el desarrollo de una serie de inmunizantes, incluida la vacuna Oxford/AstraZeneca.

El informe sostiene que todo el programa fue una de las iniciativas más efectivas de la historia y que, en última instancia, ayudará a salvar millones de vidas aquí y en todo el mundo.

Sin embargo, aunque sostuvo que el lanzamiento de las vacunas contra el covid-19 estaba bien planificado y ejecutado, en general, se deberían aprender lecciones para evitar la repetición de errores, y recomendó más enfoque en la planificación de contingencias pandémicas.

"La respuesta del Reino Unido, con la notable excepción del desarrollo y despliegue de vacunas, ha sido en su mayor parte demasiado reactiva en lugar de anticipatoria", dijo el informe.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario