MUNDO México > Iglesia > violencia

OLA DE VIOLENCIA

México: 2 sacerdotes jesuitas asesinados por jefe de cartel

2 sacerdotes y un guía turístico fueron asesinados por un presunto jefe del cártel de Sinaloa. El Papa Francisco denuncia la ola de violencia en México.

El lunes pasado se reportó un triple asesinato en la región de Chihuahua en México. Se trataba de 2 sacerdotes de la orden jesuita y un guía turístico, causando conmoción por la ola de asesinatos en México ligados a grupos criminales y narcotraficantes que azota al país.

Ambos sacerdotes, Joaquín Mora, de 80 años, y Javier Campos, de 79, fueron asesinados dentro de su iglesia tras intentar ayudar a Pedro Palma Gutiérrez, guía turístico que intentaba refugiarse en la Iglesia luego de ser secuestrado por un presunto jefe regional del cártel de Sinaloa, José Portillo, “El Chueco”.

Estos asesinatos conmocionaron a México y a la comunidad jesuita mundial, incluido el mismo Papa Francisco, cabeza de la orden, quien lamentó la violencia en el país.

La ola de violencia en México a manos de grupos criminales llevó a la iglesia católica en México a criticar a Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, por su ”fracaso en frenar la violencia criminal en el país.”

image.png
Funeral de los sacerdotes en la iglesia donde fueron asesinados.

Funeral de los sacerdotes en la iglesia donde fueron asesinados.

El crimen

Según la Fiscalía General del Estado (FGE), la agresión ocurrió alrededor de las 18:00 horas del lunes 20/06, cuando los párrocos intentaron resguardar a una persona que era perseguida por al menos otro hombre armado. El segundo involucrado habría disparado contra los tres hombres, que perdieron la vida en el lugar.

Sin embargo, el presunto autor del crimen, el "Chueco Portillo", le habría perdonado la vida a un tercer sacerdote, Jesús Reyes. Según lo comenta Reyes, los asesinatos se produjeron en su presencia, pero el Chueco le “perdonó” la vida a Reyes por una extraña razón: le pidió que lo confiese y perdone de sus pecados.

El asesino y el sacerdote mantuvieron una charla por más de 30 minutos hasta que el, acompañado de 3 sicarios retiraron los cuerpos de los sacerdotes y del turista y huyeron del lugar.

image.png
Los dos sacerdotes asesinados,  Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, además del guía de turistas, Pedro Palma.

Los dos sacerdotes asesinados, Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, además del guía de turistas, Pedro Palma.

Además, Jesús Reyes señaló que el Chueco probablemente se encontraba en estado de intoxicación, que el delincuente andaba 'loco': "A eso hemos llegado con la proliferación tan criminal de droga que se ha permitido en los gobiernos".

Por otro lado, se estipula que los asesinatos están conectados con el secuestro de otras 4 personas más, dentro de las cuales se encontraba también el guía Pero Gutiérrez, que todavía se encuentran desaparecidos.

Según las investigaciones del fiscal general, Roberto Fierro, la ira de “El Chueco”, jefe regional del cártel de Sinaloa, uno de los más grandes en México, surgió después de que su equipo de béisbol hubiera perdido en un partido local.

Fierro dijo que el jefe del cártel fue a la casa de dos hermanos que eran miembros del equipo que venció al patrocinado por Portillo. El Sr. Portillo le disparó a uno de ellos, quemó su casa y los secuestró a ambos. Horas después secuestró al guía turístico local Pedro Palma; no estaba claro por qué se llevó a Palma. Los policías de Chihuahua todavía buscan a los jugadores de béisbol, dijo Fierro.

Palma, al huir, se dirigió a la iglesia local, donde los sacerdotes intentaron resguardarlos hasta la llegada de Potillo, quien los asesinó sin mediar palabra.

A 3 dias del asesinato, el jueves fueron descubiertos los tres cuerpos a 50 millas de la iglesia. La Gobernadora de Chihuahua, María Eugenia Campos Galván, dio a conocer que tras los operativos realizados en el municipio de Urique lograron localizar los cuerpos de los dos sacerdotes y un guía de turistas que fueron asesinados al interior de una iglesia en la comunidad de Cerocahui.

https://twitter.com/MaruCampos_G/status/1539723726257737728

El sábado se realizó el funeral a los dos sacerdotes, y hoy lunes 27/06 se dio una celebración religiosa multitudinaria para despedir a los cuerpos, que fueron enterrados en el altar del templo San Francisco Javier, el lugar del crimen.

image.png
Entierro de los 2 sacerdotes asesinados en el altar de su iglesia. 

Entierro de los 2 sacerdotes asesinados en el altar de su iglesia.

Conmoción en la iglesia

La iglesia pertenecía a la orden Jesuita de México, ubicada en el municipio de Urique, en Chihuahua, declarado el estado más peligroso de México.

En respuesta, la comunidad jesuita identificó a ambos sacerdotes y exigió justicia por el crimen en un comunicado publicado a través de Twitter: “Condenamos estos hechos violentos, exigimos justicia y la recuperación de los cuerpos de nuestros hermanos que fueron sustraídos del templo por personas armadas"

En el comunicado, la Compañía de Jesús también demandó que "de forma inmediata se adopten todas las medidas de protección para salvaguardar la vida de nuestros hermanos jesuitas, religiosas, laicos y de toda la comunidad de Cerocahui".

https://twitter.com/Jesuitas_Mexico/status/1539217503435513856

Además, subrayan que estos hechos de violencia no son aislados: "La Sierra Tarahumara, como muchas otras regiones del país, enfrenta condiciones de violencia y olvido que no han sido revertidas. Todos los días hombres y mujeres son privados arbitrariamente de la vida, como hoy fueron asesinados nuestros hermanos".

Los jesuitas de México no callaremos ante la realidad que lacera a toda la sociedad. Seguiremos presentes y trabajando por la misión de justicia, reconciliación y paz, a través de nuestras obras pastorales, educativas y sociales. Los jesuitas de México no callaremos ante la realidad que lacera a toda la sociedad. Seguiremos presentes y trabajando por la misión de justicia, reconciliación y paz, a través de nuestras obras pastorales, educativas y sociales.

Los sacerdotes Morales y Mora se encontraban en la comunidad Cerocahui para trabajar con los pueblos indígenas y las comunidades serranas de la zona durante décadas. Ambos habían ingresado a la Compañía de Jesús a los 16 años.

El Papa Francisco, líder de la orden jesuita, tampoco se quedo atrás: la Santa Sede comunicó que fue informada por los reclamos hechos por la Orden Jesuita de México sobre los asesinatos, y Francisco comentó el miércoles pasado en tras la audiencia general celebrada en la Santa Sede, "la violencia no resuelve los problemas, sino que aumenta el sufrimiento innecesario"

El Papa se dijo "cerca, con afecto y oración, de la comunidad católica afectada por esta tragedia".

Asimismo, expresó su dolor y consternación no sólo por el asesinato de los sacerdotes Javier Campos y Joaquín Mora, sino por todas las personas asesinadas en México.

Expreso mi dolor y consternación por el asesinato en México, anteayer, de dos religiosos, mis hermanos jesuitas, y un laico. Tantos asesinatos en México. Expreso mi dolor y consternación por el asesinato en México, anteayer, de dos religiosos, mis hermanos jesuitas, y un laico. Tantos asesinatos en México.

https://twitter.com/Pontifex_es/status/1539609151134892033

México en rojo

En respuesta a los dichos del máximo pontífice, el presidente de México, AMLO, aseguró que se va a hacer una investigación a fondo y agregó que coincide con el Pontífice en que la violencia no puede ser combatida con la violencia.

Sobre este caso destacar dos cosas: primero, reiterar nuestro pésame por la muerte de los jesuitas y dar respuesta al mensaje del Papa Francisco, que aún en situación muy difícil y dolorosa escribe un mensaje lamentando la situación de violencia en México, pero al mismo tiempo subrayando que no es la violencia el camino para conseguir la paz, que la violencia genera más violencia. Sobre este caso destacar dos cosas: primero, reiterar nuestro pésame por la muerte de los jesuitas y dar respuesta al mensaje del Papa Francisco, que aún en situación muy difícil y dolorosa escribe un mensaje lamentando la situación de violencia en México, pero al mismo tiempo subrayando que no es la violencia el camino para conseguir la paz, que la violencia genera más violencia.

Recordemos que AMLO tuvo como principal lema de campaña combatir la violencia generada por el crimen organizado en su país. Por ello, AMLO ganó arrasando las elecciones del 2018.

Sin embargo, la violencia no solo continúa, sino que se ha expandido a más regiones en todo México. Casi 400.000 mexicanos han sido asesinados desde que el gobierno de México desplegó al ejército para luchar contra las bandas de narcotraficantes en 2006, la mayoría de ellos a manos de los grupos criminales. Muchos son transeúntes atrapados en el fuego cruzado entre grupos criminales enemigos.

Además, unas 85.000 personas han desaparecido, según estimaciones del gobierno.

“El pueblo está solo, abandonado, sujeto a la ley del más fuerte”, dijo Juan Luis Hernández Avendaño, rector de una universidad católica de México, dijo, es un “Estado fallido”.

Este hecho es solo un reflejo más de la realidad en México, y que su presidente y los gobernadores de cada región se niegan a aceptar, y siguen manteniendo sus estrategias, fallidas, para luchar contra la violencia: al trágico caso de los jesuitas, además se le suman a las más de 122 mil personas que han sido asesinadas durante el gobierno del presidente López Obrador.

Por ello, el periodista especializado Felipe Monroy se preocupa de que en la población se llegue a normalizar la violencia. Plantea que el doble asesinato de los sacerdotes Javier y Joaquín despertó un clima de indignación y molestia, lo que debe llevar a las autoridades a replantar la estrategia de seguridad, aunque el propio AMLO haya declarado que no habría un cambio en la estrategia desde el gobierno federal.

Esta indignación nos tiene que obligar a la sociedad en conjunto, pero muy especialmente a las autoridades a modificar la estrategia de seguridad, no solamente con más armamento y más presencia policial o militar, sino con reforzamiento de las estructuras sociales y recuperar los espacios públicos que han sido arrebatados por el crimen organizado y el narcotráfico. Esta indignación nos tiene que obligar a la sociedad en conjunto, pero muy especialmente a las autoridades a modificar la estrategia de seguridad, no solamente con más armamento y más presencia policial o militar, sino con reforzamiento de las estructuras sociales y recuperar los espacios públicos que han sido arrebatados por el crimen organizado y el narcotráfico.

Actualmente según se informó de manera oficial, el personal de seguridad de Chihuahua detuvo a 2 sospechosos cuando participaba en el operativo de búsqueda de los responsables del homicidio de dos sacerdotes y un guía. "La policía se encontró con con una camioneta tripulada por dos sujetos, que intentaron escapar al notar la presencia de los uniformados."

Las autoridades los identificaron como Humberto B.C. y César Iván P.P., este último presuntamente primo de José Noriel Portillo, "El Chuqco" por quien se ofrece una recompensa de 5 millones de pesos.

Más contenido en Urgente24

Sube el dólar blue tras nuevo ajuste al cepo

Melconian, enojado: "Halcones al pedo que no muestran la cara"

Se disparó el dólar blue: ¿Está barato? ¿Es buena inversión

Redrado y el ajuste al cepo: "Presagia más distorsiones"

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario