GLOBAL

ISRAEL / PALESTINA

La frustración de Hamas y la última amenaza iraní: Claves para entender la nueva ronda bélica en Medio Oriente

El conflicto israelí-palestino no es nuevo, lleva décadas vigente y cada tanto, una chispa vuelve a encender la mecha. En las causas de esta nueva ronda bélica, sin embargo, hay factores determinantes a analizar: uno es la cancelación por parte de Mahmoud Abbas de las elecciones palestinas. Hamas, que gobierna Gaza, había dicho que incendiaría Medio Oriente si eso pasaba. Por otro lado, Irán, que tiene lazos cercanos con Hamas y la Yihad Islámica, percibe que Israel está debilitada por su crisis política interna, y la semana pasada advirtió que por el pequeño tamaño del país, una sola operación grande podría bastar para destruirlo.

El Ejército israelí se prepara para nuevas rondas de ataques desde la franja de Gaza tras haber asesinado a 6 comandantes del Hamas en una operación conjunta con el servicio de inteligencia israelí, el Shin Bet o Shabak.

Entre los comandantes asesinados había hombres cercanos a Mohammed Deif, cabeza del ala militar del grupo islamista.

Este miércoles 12/8, Hamas advirtió que vengará la muerte de sus comandantes con nuevas ráfagas de cohetes hacia Israel por la tarde (hora local).

Hasta la mañana de este miércoles (hora local), 5 civiles israelíes habían muerto, 9 estaban heridos en estado grave y decenas en estado de gravedad mediana a leve, a raíz de los disparos de cohetes desde la franja hacia suelo israelí que comenzaron el lunes 10/5.

En la tarde de este miércoles (hora local) se produjeron 3 nuevos heridos en Sderot (sur de Israel), por el impacto de un misil, uno de ellos de gravedad.

Hamas y el grupo Yihad Islámica han lanzado más de 1000 cohetes hasta ahora, dijo el Ejército de Israel. De los más de 1000 cohetes lanzados, 850 han impactado en Israel o han sido interceptados por el sistema de defensa aérea de la Cúpula de Hierro de Israel, mientras que el resto se ha estrellado dentro de Gaza, dijo el Ejército.

También murió un soldado, Omer Tabib, en la frontera israelí con Gaza por un misil antitanque disparado por Hamas, y otros soldados resultaron heridos.

Según el ministerio de Salud de Gaza, al menos 53 personas han muerto en la franja por las represalias israelíes, incluidos 14 niños, y al menos 320 palestinos han resultado heridos, muchos rescatados de las ruinas de edificios.

Un grupo de derechos humanos palestino, Defense for Children International – Palestine (DCIP), dijo que de los 9 niños que murieron ayer en la franja, 1 murió en un ataque israelí y otros 2 murieron por un cohete fallido lanzado desde Gaza. Los otros 6 murieron en una explosión en Beit Hanoun cuya causa aún no está clara.

Este miércoles, Israel demolió el tercer edificio en Gaza, advirtiendo antes a sus ocupantes que evacuaran el lugar. Israel asegura que en dichos edificios hay ofiicinas de grupos terroristas.

Mientras tanto, el gobierno israelí declaró el estado de emergencia en la ciudad de Lod, donde ciudadanos árabes israelíes habitantes de la ciudad, quemaron decenas de vehículos particulares, 3 sinagogas y otras estructuras, explica el periodista Marcelo Kisilevski en Facebook. 

Disturbios similares se registraron en otras ciudades mixtas (donde conviven árabes y judíos), en especial en Acco, Yaffo y Jerusalén.

Líderes judíos y árabes firmaron un comunicado llamando a la calma. 

En Lod, 4 sospechosos judíos fueron retenidos en conexión con el asesinato de un hombre árabe el lunes. Las circunstancias en torno a la muerte del Musa Hanusa, de 25 años, están en disputa. Testigos oculares judíos dijeron que quien disparó lo hizo en defensa propia en medio de los disturbios.

Esta mañana, por otro lado, se reanudaron los enfrentamientos entre manifestantes palestinos y la policía y el Ejército israelíes en el Monte del Templo o Explanada de las Mezquitas en la Ciudad Vieja de Jerusalén.

La violencia también estalló en la ocupada Cisjordania, donde las tropas israelíes mataron a tiros a 2 palestinos en enfrentamientos separados, cerca de Naplusa y cerca de Hebrón, dijo el ministerio de Salud palestino.

En cuanto a las causas detrás de este nuevo estallido de violencia, Kisilevski sugiere que hay que tener en cuenta el enfrentamiento interno palestino entre Hamas (que gobierna Gaza) y Fatah (que gobierna Cisjordania) por la anulación de las elecciones en la Autoridad Palestina.

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, conocido también como Abu Mazen, suspendió hace 1 mes y medio las elecciones parlamentarias y presidenciales que iban a tener lugar el 22/5 y el 31/7 respectivamente, argumentando que Israel no garantizaba que la votación pudieste tener lugar en Jerusalén Este (anexada por Israel). Pero, según algunos analistas, esto fue solo una excusa: las canceló porque entendía que las perdía. Hamás había amenazado con "incendiar Medio Oriente" si las elecciones eran canceladas.

El asunto coincidió en paralelo con la disputa por el posible desalojo de familias palestinas en el barrio Sheikh Jarrah, en Jerusalén, en tierras que israelíes judíos nacionalistas reclaman como propias -tema que venía aumentando la tensión y que deberá resolver la Corte Suprema israelí- y con los recientes enfrentamientos entre policías israelíes y manifestantes palestinos en el Monte de Templo/Explanada de las Mezquitas -sitio importante para el judaísmo y el islam- generando un clima de ebullición.

El mes pasado, adicionalmente, la policía israelí había impedido las congregaciones frente a la Puerta de Damasco en la Ciudad Vieja de Jerusalén, durante el comienzo de Ramadán, mes de ayuno sagrado musulmán -una medida innecesaria y provocativa que luego fue revertida-. Luego, algunos palestinos filmaron videos atacando a judíos ortodoxos y el grupo supremacista judío, Lehava, respondió marchando por las calles de Jerusalén, cantando "muerte a los árabes" y buscando palestinos para atacar. El viernes  7/5, 3 palestinos abrieron fuego contra la policía de frontera israelí, que respondió disparando a los atacantes, matando a 2 e hiriendo al tercero. Los 3 atacantes se identificaban con el grupo Hamas, según fuentes palestinas.

El lunes 10/5, Hamas demandó que las fuerzas israelíes abandonaran la Explanada de las Mezquitas sabiendo que no lo harían, obteniendo así la excusa perfecta para atacar.

Al margen del conflicto que ya lleva décadas entre israelíes y palestinos, apuntan analistas, Hamas busca con esta nueva ronda bélica consolidar su frente interno.

En el medio, está también la financiación iraní a Hamas, mientras la República Islámica busca presionar al presidente estadounidense Joe Biden por mejores términos en el acuerdo nuclear que están renegociando.

Según el periodista Seth Frantzman, para entender los acontecimientos actuales, hay que retrotraerse una semana, cuando el comandante en jefe del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, Hossein Salami, advirtió que Israel podría ser destruido en una sola gran operación, por ser un país tan pequeño.

La ráfaga masiva de cohetes lanzados el 11/5 parecen ser parte de un plan inspírado por Irán, apunta Frantzman. El volumen del fuego que ha sido disparado por Hamas, con más de 100 cohetes en el trascurso de unos pocos minutos, no tiene precedentes. El grupo Yihad Islámica, aliado iraní, está involucrado en la ofensiva, y Hamas también tiene apoyo iraní.

Por otro lado, el periodista cree que Irán y Hezbolá siguen de cerca la política israelí y han observado el declive producido por el bloqueo político del país, con el primer ministro Benjamín Netanyahu incapaz de formar un gobierno de coalición a pesar de que su partido fue el más votado en los últimos comicios. Y que Teherán cree que un ataque como el actual puede intensificar las divisiones internas y provocar que el país se rompa desde adentro.

Por otro lado, Irán ha estado mirando de cerca las tensiones en la Explanada de las Mezquitas y los enfrentamientos en ciudades israelíes como Lod. "Esta es la profecía que Irán piensa que está siendo cumplida", explica Frantzman en el JPost.

Hamas, tras 14 años en el poder en la franja de Gaza y con pocos logros que mostrar, "quería elecciones en la Autoridad Palestina para poder dar el salto hacia afuera de Gaza, pero no obtuvo esas elecciones. Sus misiles son lo que le queda", escribió el periodista.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario