MUNDO Francia > Éric Zemmour > Elecciones presidenciales

ELECCIONES PRESIDENCIALES

El nuevo Trump de Francia que preocupa a Macron y Le Pen

Una nueva figura irrumpió en la escena política de Francia 6 meses antes de las elecciones presidenciales: el ultraderechista Éric Zemmour.

Desde que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, fue elegido presidente en 2017, las encuestas no se han cansado de predecir que en las elecciones del 2022 volverá a encontrarse con la líder de la extrema derecha Marine Le Pen en una segunda vuelta. Pero, para sorpresa de ambos, alguien más irrumpió en la escena política francesa: Éric Zemmour. Las preocupaciones están a flor de piel.

El polemista antiinmigración, también de extrema derecha, ha aparecido tan solo 6 meses antes de las elecciones presidenciales de abril y, en poco menos de un mes, comenzó a superar en las encuestas a todos los potenciales candidatos, excepto al propio Macron (por ahora).

A pesar de no haber declarado formalmente su candidatura, Zemmour es la elección de aproximadamente el 18% de los votantes franceses, según la última encuesta de Harris Interactive, al menos 3 puntos por delante de Le Pen, pero detrás de Macron con un 23%. En una posible segunda vuelta, Macron sigue ganandole a todos los rivales.

Pero, ¿Quién es Eric Zemmour, el candidato de extrema derecha al que el pueblo francés le esta expresando su "amour"? Autor y columnista del periódico francés Le Figaro, este señor de 63 años ha escrito más de una docena de libros sobre historia, política y sociedad.

Los críticos lo ven como un posible provocador a la gran Donald Trump: una estrella de programas de televisión que critica a los musulmanes, la inmigración, el feminismo, el crimen y el supuesto declive de Francia, y cuyas opiniones son más extremas que las de Le Pen.

Benjamin Haddad, director senior del Centro de Europa en el Atlantic Council, señala que, aunque Zemmour ha adoptado técnicas modernas para mantenerse en el centro de atención, avivando constantemente la indignación pública por sus quejas sobre la raza, la inmigración, la homosexualidad y el Islam, su posición en el espectro político francés es más tradicional. Parece un miembro típico de la élite intelectual francesa.

Es un nacionalista de extrema derecha. No hay azúcar que lo cubra con palabras como populismo o algo por el estilo. Es una continuación directa de una tradición de extrema derecha en Francia Es un nacionalista de extrema derecha. No hay azúcar que lo cubra con palabras como populismo o algo por el estilo. Es una continuación directa de una tradición de extrema derecha en Francia

Zemmour ha sido condenado en dos ocasiones por los tribunales franceses por incitación al odio racial. Promueve abiertamente la teoría del “gran reemplazo”, una creencia racista, popular en la extrema derecha de Europa, USA y el Reino Unido, según la cual los blancos serán pronto “reemplazados” por inmigrantes no blancos y no europeos.

El mes pasado hubo 4 veces más búsquedas en Google de Zemmour que de Macron y 16 veces más que de Le Pen, según David Dubois, profesor asociado de marketing en Insead y experto en analítica digital.

Su ascenso "preocupa a Les Républicains (centro-derecha), los principales competidores ideológicos de Macron", dijo Chloé Morin del think-tank Fondation Jean-Jaurès.

Preocupa a Marine Le Pen, quien estuvo arriba en las encuestas durante los últimos cinco años. Y preocupa a la izquierda porque polariza el debate sobre inmigración y ley y orden mientras que la izquierda está más inaudible que nunca Preocupa a Marine Le Pen, quien estuvo arriba en las encuestas durante los últimos cinco años. Y preocupa a la izquierda porque polariza el debate sobre inmigración y ley y orden mientras que la izquierda está más inaudible que nunca

Sin embargo, el ascenso de Zemmour también le da una oportunidad a algunos candidatos. Si él y Le Pen permanecen en carrera, la división en el voto de la derecha podría reducir el umbral de porcentaje para quienes esperan llegar a la segunda ronda.

El electorado francés, desde los votantes de mediana edad cansados de la política del "despertar" hasta los más jóvenes saturados de los partidos tradicionales, está poniendo mucho la mirada en lo que Zemmour tiene que decir.

Queda por ver si el ascenso del columnista puede continuar junto con su condición de favorito de la derecha. Sus contrincantes esperan que su atracción disminuya una vez que se declare candidato y tenga que explicar exactamente sus propuestas.

La otra piedra en el zapato del ultraderechista es el financiamiento de la campaña y las firmas de funcionarios electos en toda Francia necesarias para presentarse a las elecciones.

El politólogo Benjamin Morel dijo algo que es clave:

La diferencia con Trump es que tenía al partido republicano detrás de él, mientras que Zemmour está prácticamente solo La diferencia con Trump es que tenía al partido republicano detrás de él, mientras que Zemmour está prácticamente solo

"Pero si obtiene el dinero y las firmas, entonces se convierte en un candidato serio", concluyó. Independientemente de las intenciones de Zemmour, su popularidad indica una divergencia entre las dos potencias europeas. Mientras Alemania abraza al canciller de tendencia izquierdista Olaf Scholz, las batallas políticas de Francia se libran en un terreno que es amigo de la extrema derecha.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario