MUNDO Boris Johnson > Liz Truss > Partido Conservador

JOHNSON CONTRA RISHI SUNAK

Boris Johnson apoyado para regresar tras dimisión de Liz Truss

Luego de la salida anticipada de Liz Truss, el Partido Conservador se dirime entre un ex funcionario indio-británico y el ex mandatario Boris Johnson; uno de ellos será su candidato a primer ministro. Con "dientes afilados" y a la expectativa de una revancha, Boris Johnson espera volver.

Aguardando su turno, Boris Johnson espera con ansias volver a ser primer ministro de Reino Unido tras la salida anticipada de Liz Truss luego de 44 días al poder. El ex mandatario entiende perfectamente a Truss: él tuvo que renunciar a su cargo en julio por una serie de escándalos que "mancharon" su investidura."Cortado antes de tiempo", así calificó el propio Boris Johnson ante The Guardian, su renuncia al Ejecutivo durante el pasado julio y manifestó su intención de regresar al 10 de Downing Street alegando que ello era de "interés nacional”.

Cien diputados del Partido Conservador que apoyen su candidatura a primer ministro es lo que necesita el “Trump británico” para reaparecer en la boleta electoral. De sus extensas vacaciones en el Caribe a la Casa de Gobierno inglés, ¿otra vez?: la revancha está en sus manos.

image.png

En cuanto a ello, el parlamentario Tory, Graham Brady, tras conversaciones con la junta de su Partido Conservador y con el Comité 1922 que él mismo preside, sostuvo que se inicia la apertura a nominaciones de candidatos a premier -hasta el día lunes 24 de octubre con finalización a las 2 p.m. (GMT)-, según lo informó Daily Mail. " Fijamos un umbral alto, pero un umbral que debería ser alcanzable por cualquier candidato serio que tenga posibilidades de pasar", dijo Brady ante los periodistas, frente al Commonwealth.

A pesar de los buenos augurios a Boris Johnson por parte de algunos parlamentarios Tories, otros se enlistan detrás del ex ministro de economía, Rishi Sunak. Ahora, los Torys deben dirimirse entre un fracaso político y un cuarentón con ascendencia india, ambos partícipes del “partygate” en pleno confinamiento obligatorio por Covid.

“La verdad brutal para Boris es que su apoyo no ha cambiado en absoluto desde que fue expulsado. Entonces tenía aproximadamente 40 diputados que todavía lo respaldaban, tal vez 20 más son votos suaves”, planteó en off un ex ministro con identidad reservada a The Guardian, esbozando que el ex mandatario no alcanzaría los 100 diputados que apoyen su candidatura presidencial. Y agregó: “No puedo verlo obteniendo más de 60 votos, así que… ya terminó. Dirá que grandiosamente no se está presentando a sí mismo por el bien de la nación porque sabe que se llenará”.

image.png

Por su parte, los aliados de Rishi Sunak están preparando tweets en simultáneo en su apoyo y para lanzarlo como presidenciable primer ministro. “ Todo habrá terminado el lunes por la noche”, afirmó un parlamentario afín a Rishi. A su vez, el diputado ultraconservador Huw Merriman apoya la candidatura del británico-indio: “Ahora es tiempo de unirnos a Rishi Sunak”, twitteó.

En una reciente entrevista con Andrew Marr de LBC, el ex ministro del gabinete, David Davis mirando a la cámara, le dijo a Johnson “vuelva a la playa”, ya que el ex mandatario se encontraba vacacionando en el Caribe cuando se enteró de la dimisión de Liz Truss.

Sin embargo, los últimos sondeos electorales en las bases conservadoras -llevada a cabo por la empresa YouGov a principios de esta semana (20/10/22)- otorga la victoria a Johnson con un 32% frente a un 23 % de Sunak.

https://twitter.com/HuwMerriman/status/1583174324311060481

Los conservadores británicos están muy fragmentados, viendo contraindicaciones de un posible ascenso de otro primer ministro de su facción partidaria: tienen dos renuncias en su haber; la de Boris Johnson y la de Truss. Colegas de ese ámbito partidario han confesado a The Guardian bajo la condición de anonimato que Johnson es "electoralmente tóxico" y "peligroso para la democracia". Un legislativo comentó a dicha agencia de noticias que un resurgimiento de la figura de Boris lo llevaría a “pasarse inmediatamente al Partido Laborista”.

La diputada del Partido Laborista Jess Philips, les dijo a los conservadores en una audiencia pública: “¿Cuando van a gobernar?”.

Desconfianza

La erosión del “honor conservador e imagen impoluta” tuvo que ver con las fiestas en la residencia ministerial 10 Dowining Street en épocas del confinamiento por Coronavirus que incluyó no solo a Boris y a varios funcionarios de alto rango como el secretario del gabinete, Simon Case, y el exsecretario privado principal de Johnson, Martin Reynolds, sino además letrados a cargo de la causa certificaron “consumo excesivo de alcohol” y una pelea entre dos sujetos. También, la renuncia del conservador Chris Pitcher de su cargo de ministro de Estado para Europa y las Américas y ministro de la Vivienda, tras el conocimiento público de que toqueteó a dos hombres en el Carlton Club en Piccadilly bajo estado de ebriedad. “Avergonzado a mí mismo y a otras personas”, sostuvo en junio pasado.

Por tanto, las fiestas clandestinas en 10 Dowining Street, el caso del acoso sexual por parte de Chris Pitcher y conductas inapropiadas del funcionario informadas con anterioridad a Boris Johnson - y éste no destituyéndolo de su rol-, además del intento de cambiar las reglas parlamentarias para sacar de aprietos a Owen Paterson; todo ello constituye la caída de Boris Johnson materializada en su renuncia anticipada del mes de julio de este año. A pesar de ello Boris Johnson puede reconvertir su vapuleada efigie en una respetada y admirada tras una posible segunda buena gestión en el caso que sea candidateable.

image.png
El tory Chris Pitcher acusado de acoso sexual.

El tory Chris Pitcher acusado de acoso sexual.

image.png

Más contenido en Urgente 24:

Alerta máxima: A este paso, Qatar 2022 será catastrófico

Jonatan Viale, en problemas: Macri se bajó y LN+ se desarma

Golpe al relato K en Gran Hermano: Los planes sociales no alcanzan y la pobreza no se romantiza, se sufre

Este síntoma en los ojos advierte acumulación de colesterol

AHORA 30 despierta el sueño del televisor gigante