FOCO ADN > James Watson > Francis Crick

DESENTRAÑANDO LA HISTORIA

Watson, Crick y el ADN: Más que sus descubridores, fueron sus "descriptores"

James Watson y Francis Crick suelen ser atribuidos con el descubrimiento de la estructura del ADN. La realidad es distinta: fueron los primeros en describirlo.

La historia detrás del descubrimiento

La historia del descubrimiento de la estructura del ADN viene de muchos años antes que los trabajos de Watson y Crick. Todo comenzó en 1869, cuando el químico suizo Friedrich Miescher identificó por primera vez una sustancia a la que llamó "nucleína" dentro del núcleo de los glóbulos blancos humanos. Aunque más tarde se renombró como "ácido nucleico" y finalmente como "ácido desoxirribonucleico" (ADN), el descubrimiento de Miescher fue la piedra angular de las investigaciones que le seguirían.

image.png
Friedrich Miescher sentó las bases para el descubrimiento del ADN. En sus investigaciones, se topó con una sustancia que llamó

Friedrich Miescher sentó las bases para el descubrimiento del ADN. En sus investigaciones, se topó con una sustancia que llamó "nucleína" dentro de los glóbulos blancos, la cual acabó llamándose "ácido desoxirribonucleico".

Durante las décadas siguientes, otros científicos como el bioquímico ruso Phoebus Levene y el austríaco Erwin Chargaff siguieron desentrañando los misterios ocultos dentro del ADN. Levene fue el primero en determinar el orden de los componentes básicos de un nucleótido e identificar las moléculas de azúcar presentes en el ADN y el ARN. Gracias a esto, propuso el modelo de "polinucleótido" (es decir, una cadena formada por unidades de nucleótidos), que si bien no era completamente preciso, significaba un enorme avance en el campo de la genética.

image.png
Erwin Chargaff estableció las famosas

Erwin Chargaff estableció las famosas "reglas de Chargaff": descubrió que en el ADN había igual cantidad de adenina que de timina, y que guanina con la citosina.

Por su parte, Chargaff descubrió que en el ADN, la cantidad de adenina es similar a la de timina, y la cantidad de guanina se aproxima a la de citosina - relaciones que bautizaría como "las reglas de Chargaff". Estas observaciones, junto con los avances en cristalografía de rayos X por Rosalind Franklin y Maurice Wilkins, y las técnicas de construcción de modelos moleculares, serían piezas cruciales para el trabajo posterior de Watson y Crick.

Watson y Crick: Las piezas faltantes del rompecabezas

Gracias a las investigaciones de Franklin y Wilkins sobre difracción de rayos X, el norteamericano James Watson y el británico Francis Crick pudieron conocer la forma helicoidal de la molécula. Además, las "reglas de Chargaff" les permitieron entender la complementariedad de las bases nitrogenadas (adenina con timina y guanina con citosina). De esta forma, y utilizando modelos a escala hechos de cartón, Watson y Crick descifraron la estructura de doble hélice del ADN, lo que les valió un Premio Nobel de Química de 1962.

image.png
Gracias a los aportes de sus colegas anteriores, James Watson y Francis Crick lograron describir (no descubrir) la estructura del ADN en forma de doble hélice. Por su trabajo obtuvieron el Premio Nobel de Química.

Gracias a los aportes de sus colegas anteriores, James Watson y Francis Crick lograron describir (no descubrir) la estructura del ADN en forma de doble hélice. Por su trabajo obtuvieron el Premio Nobel de Química.

Aquel hallazgo tuvo un impacto revolucionario en la biología, ya que permitió comprender cómo se almacena y transmite la información genética de una generación a la siguiente. El trabajo de Watson y Crick no solo abrió las puertas a la era de la genética moderna, sino que permitió desarrollar técnicas como la clonación y la manipulación genética.

--------------------------------------------------

Más contenido en Urgente24

Los pingüinos, las aves no voladoras que conquistan nuestros corazones, celebran su día

Día Internacional de Lucha contra el Maltrato Infantil: Preocupantes datos en Argentina

La Marsellesa y cómo un canto de guerra se convirtió en el himno nacional de Francia