ACTUALIDAD Semana > Juan Schiaretti > Juntos por el Cambio

PANORAMA

Semana 360: Vale todo rumbo al 2023

La semana política evidenció que en la guerra electoral, todo vale a juicio de los participantes. Desde traiciones, hasta llantos falsos.

CÓRDOBA. Semana tras semana, el clima electoral se vive cada vez más intenso, a pesar de que falta poco más de un año para las elecciones presidenciales del 2023. Con la cabeza más que puesta en las urnas (grave), tanto el oficialismo como la oposición a nivel nacional se muestran más compenetradas con asegurar la victoria de sus propios intereses por sobre apagar el incendio que sufre el país en todos los frentes.

Y en las provincias sucede igual. Cada uno parece dispuesto a llevarse el agua para su propio molino, desatendiendo asuntos de vida o muerte para la población.

En Córdoba, esa imagen se hace cada vez más nítida con el correr de cada semana. Y la que se empieza a apagar este viernes no fue una más en ese sentido.

Las muertes de bebés en el Hospital Neonatal de Córdoba, que depende del Gobierno provincial, destaparon una olla a presión muy grande para la administración de Juan Schiaretti a nivel político. Con al menos cinco infantes fallecidos judicializados, y otros ocho con heridas graves, la tormenta se volvió a desatar en la escena provincial que ya suma más episodios que los deseados en los últimos tiempos.

El peso de semejante suceso, que podría involucrar hasta un asesino en serie, intentó ser contenido por el Gobierno provincial con una estrategia comunicativa que pareció improvisada, en la que se apostó al silencio absoluto, tal vez en un intento por ganar tiempo para dar la sensación de control. Eso derivó en un auténtico festín decadente para la oposición de Juntos por el Cambio, que toda la semana se acopló al llanto de las desesperadas madres víctimas.

Primero, en una conferencia de prensa, la más alta dirigencia opositora a nivel provincial pidió por la cabeza del ministro de Salud, Diego Cardozo. Mario Negri, Luis Juez y Rodrigo De Loredo lideraron los reclamos, apuntando directamente contra Juan Schiaretti.

En un segundo acto, algunos dirigentes de Juntos por el Cambio tomaron el protagonismo de una protesta de las madres en el Hospital Neonatal. Con mucha euforia, se hizo presente el diputado Roberto García Moritan, que “estaba de paso por la provincia”, y trató de “cobarde” al fiscal de la causa Raúl Garzón.

Roberto García Moritan.jpg
En la semana, García Moritán dejó en off side a Juntos por el Cambio.

En la semana, García Moritán dejó en off side a Juntos por el Cambio.

Además, entró en busca del director del hospital, y le “copó” la oficina con las madres que protestaban. Más tarde, anoticiado de su propio exceso, pidió disculpas por redes sociales.

Precisamente esa actitud hizo caer el velo de un reclamo que se politizó a pesar del profundo dolor de las víctimas. La llegada de un foráneo que se apropió del dolor ajeno dejó en “off-side” a la oposición local, que hizo silencio el resto de la semana.

En el Gobierno provincial saben bien que tanto el hecho del Hospital Neonatal, como el caso de Blas Correas, el escándalo de la muerte del detenido en una comisaría de La Falda y otros hechos que sin dudas involucraron escalones del Estado serán usados como palanca electoral. Más aún en un año en el que se viene un recambio generacional en el oficialismo, que abre las posibilidades de un cambio de Gobierno por primera vez en 24 años.

Foto con el rival

Pero eso no fue lo único que sucedió en el “vale todo” de la semana. La foto que Juan Schiaretti se sacó con el diputado porteño Martín Lousteau también empujó a la oposición local al abismo de la unidad.

La visita, que se sumó a otras de otros dirigentes nacionales, hizo que los locales de Juntos por el Cambio apretaran fuerte los dientes. Sobre todo Luis Juez, que se considera como el mayor damnificado por ser el mayor aspirante a gobernador para el 2023 por Juntos por el Cambio.

A la dirigencia nacional de Juntos por el Cambio le agrada la figura de Juan Schiaretti en general, e incluso coquetea con la idea de poder lograr algún tipo de acuerdo con el gobernador cordobés. Aunque eso implique cercenar el trabajo de sus socios locales.

Schiaretti Lousteau.jpg
Juan Schiaretti puso en jaque a Juntos por el Cambio en Córdoba.

Juan Schiaretti puso en jaque a Juntos por el Cambio en Córdoba.

Por su parte, los cordobeses ven cada foto con el gobernador Juan Schiaretti como una “traición” y desmerecimiento de su presencia, lo que empuja a otro frente de grieta en Juntos por el Cambio. Eso, claro, es usado a conciencia por Juan Schiaretti, quién sabe que tiene la capacidad de generar revuelo en el seno de su rival.

Más noticias de Urgente24

TN, Marc Stanley y el desafío de atrapar halcones

Néstor Grindetti / Mauricio Macri (para Ritondo y Santilli)

Grúas: ¿Sólo La Libertad Avanza fue a la sesión especial?

FUENTE: Urgente 24

Dejá tu comentario