POLÍTICA

Las insólitas tareas del canciller

Peor que relativizar la dictadura angoleña, será escuchar a Héctor Timerman cuestionando el proteccionismo ajeno ante la OCDE, antes de verle la cara a Pascal Lamy, director general de la Organización Mundial de Comercio (OMC), donde Argentina enfrenta una acusación por proteccionismo presentada por 13 países más la Unión Europea.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) Luego de intentar defender la misión comercial encarada días atrás por la presidente Cristina Fernández en Angola, diciendo que el país africano "no es la peor dictadura del mundo", el canciller Héctor Timerman encara otra tarea no menos insólita.

El funcionario cuestionará las medidas proteccionistas de las naciones más desarrolladas, durante su intervención en la reunión anual ministerial de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) en París, según anticipó la cancillería.

A la vez, Timerman, quien parte hacia París, será recibido mañana por la mañana por el director general de la Organización Mundial de Comercio (OMC), Pascal Lamy, donde Argentina enfrenta una acusación por proteccionismo presentada por 13 países más la Unión Europea.

En su intervención como invitado en la reunión de la OCDE, de la que Argentina no forma parte, Timerman "cuestionará las excesivas medidas proteccionistas practicadas por las naciones más poderosas", señaló un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores del país sudamericano.

El gobierno argentino reclama a las economías más desarrolladas por las barreras para el ingreso de algunos de sus productos agrícolas, pese a que en los últimos meses ha recibido fuertes críticas de numerosos países por la aplicación de medidas proteccionistas.

Previamente a la presentación de la queja conjunta contra Buenos Aires ante la OMC el 27 de abril, unos 40 países habían expresado a finales de marzo en un documento "sus inquietudes continuas y crecientes sobre la naturaleza y la aplicación de medidas restrictivas para el comercio tomadas por Argentina".

La Argentina rechazó la acusación y argumentó que sus importaciones crecieron un 30% en 2011. En febrero pasado, el gobierno de Cristina impuso restricciones aduaneras luego de que en 2011 se registrara una caída del 11% del superávit comercial (US$10.347 millones en total).

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario