Leído

PRUEBAS INICIALES POSITIVAS

Otro avance para terminar con la baterías de Ion-Litio

Mar, 01/10/2019 - 5:59pm
Enviado en:
Por Urgente24

Una investigación financiada y apoyada por el Departamento de Energía de los Estados Unidos, la Oficina de Eficiencia Energética y Energía Renovable, y la Fundación Nacional de Ciencias demostró que los acumuladores de, dióxido de carbono y litio, se pueden aplicar en autos eléctricos ya que soportan por lo menos 500 ciclos consecutivos de cargas.

Avance hacia un nuevo tipo de baterías
pilas.jpg
Contenido

Un grupo de investigadores de la Universidad de Illinois (UIC), en Chicago, publicaron los resultados iniciales de las pruebas realizadas en baterías de dióxido de carbono y litio recargables.

Se trata de una investigación financiada y apoyada por el Departamento de Energía de los Estados Unidos, la Oficina de Eficiencia Energética y Energía Renovable, y la Fundación Nacional de Ciencias.

De acuerdo a los datos  estas baterías de dióxido de carbono son hasta siete veces más eficientes que las de iones de litio, y soportan hasta 500 ciclos consecutivos de recarga.

Cuando las baterías de dióxido de carbono y litio se descargan, la reacción electroquímica aumenta el voltaje de dicha descarga y, como resultado, convierte el dióxido de carbono en un material sólido que se acumula en el catalizador. Como parte de este proceso, los investigadores observaron que la batería sigue funcionando durante unos 10 ciclos de recarga antes de fallar.

Alireza Ahmadiparidari, una de las autoras de la investigación y estudiante de posgrado de la Facultad de Ingeniería de la UIC, dio que "La acumulación de carbono no sólo bloquea los sitios activos del catalizador y previene la difusión del dióxido de carbono, sino que también desencadena la descomposición de electrolitos en un estado cargado."

Amin Salehi-Khojin, profesor asociado de ingeniería mecánica e industrial en la Facultad de Ingeniería de la UIC, explica que para este proyecto tuvieron que probar nuevos componentes para crear una batería experimental. En estos casos "se añadieron disulfuro de molibdeno como catalizador catódico, y utilizaron un nuevo tipo de electrolito híbrido hecho de líquido iónico y dimetilsulfóxido, para ayudar a incorporar el carbono al proceso de carga".

Así habría logrado crear un solo compuesto multicomponente de productos en lugar de varios productos separados que hizo posible que el carbono se incorporara naturalmente en el proceso de reciclaje en lugar de formar una acumulación problemática en el catalizador de la batería por sí solo.

"Nuestra combinación única de materiales ayudó a fabricar la primera batería de dióxido de carbono y litio con mucha más eficiencia y larga vida útil, lo que permitirá su uso en sistemas avanzados de almacenamiento de energía." Dijo el profesional asociado.

Este proyecto está aún en una etapa muy temprana de desarrollo y todavía está lejos de verla aplicada en productos comerciales, sin embargo es una importante aproximación a lo que podríamos ver en un futuro como parte de las innovaciones en los sistemas de almacenamiento de energía.