OMNI Covid-19 > variante Delta > post vacuna

ESTIMACIONES

La probabilidad de tener COVID-19 post vacuna: 1 en 5.000

Enfermarse con COVID-19 post vacuna no es tan común como se ha dicho y sigue siendo muy baja la probabilidad, incluso a pesar de la variante Delta.

Desde que los científicos advirtieron que la vacuna no elimina la posibilidad de contraer COVID-19, se ha dicho mucho al respecto. Pero estimaciones con datos estadounidenses señalan que las chances de la infección post vacuna son realmente bajas.

En promedio, la probabilidad es de una en cinco mil. Incluso, es menor en poblaciones con cobertura de vacunación cercanas 100%.

Las estimaciones se basan en estadísticas de tres lugares de Estados Unidos que han recolectado datos detallados sobre infecciones post vacuna: Utah, Virginia y King (condado de Washington).

A contrapelo de las noticias que sugerían que los vacunados eran muy vulnerables a infectarse y a transmitir el virus a otras personas, el panorama real es menos alarmante.

Es verdad que la variante Delta aumentó las posibilidades de enfermarse para todos, pero la infección post vacuna sigue siendo poco común.

Las estimaciones

El promedio de la infección por SARS-coV-2 post vacuna varía según la localidad, región y país, y la tasa de vacunación.

No obstante, The New York Times tomó tres sitios que habían recuperado información suficiente y calcularon un promedio.

image.png
Promedio diario de casos de COVID-19 cada 10.000 habitantes (vacunados y no vacunados) alrededor de Seattle entre el 1º de julio y el 26 de agosto.

Promedio diario de casos de COVID-19 cada 10.000 habitantes (vacunados y no vacunados) alrededor de Seattle entre el 1º de julio y el 26 de agosto.

Las chances son seguramente más en lugares con los peores brotes de COVID-19. De la misma forma, en lugares con pocos casos las posibilidades son menores, probablemente menos de una en 10 mil.

Un detalle no menor que aclara el autor del artículo, David Leonhardt, es que los números no incluyen los casos no diagnosticados, que suelen ser tan leves que las personas no los notan, no se testean y la trasmisión a otras personas es muy baja.

Por supuesto que, para los no vacunados, las posibilidades de infección son mucho mayores y más aún cuando circula la variante Delta.

Los cálculos demuestran que, en realidad, muchas declaraciones sobre cargas virales post vacuna han sido engañosas. Sumado a que el virus se comporta de manera diferente en la nariz y garganta de los vacunados a diferencia de los no vacunados.

En el cuerpo de un no vacunado, el virus se propaga rápidamente. En inmunizados, el SARS-coV-2 encuentra resistencia, responde y puede llegar a volver irrelevante la carga viral.

La variante Delta realmente ha cambiado el curso de la pandemia. Es mucho más contagiosa que las versiones anteriores del virus y requiere precauciones adicionales cuando algunos comenzaban a olvidar la pandemia.

Todavía hay mucho por investigar respecto a las infecciones con Delta y post vacuna, pero la evidencia temprana sugiere que la COVID-19 en personas vacunadas se parece más a una gripe que a una enfermedad con capacidad de paralizar el mundo.

En realidad, los riesgos de contraer cualquier versión del virus siguen siendo pequeños para los vacunados, y el riesgo de enfermarse gravemente sigue siendo minúsculo.

En Argentina, 28.431.871 personas tienen al menos una dosis y 16.745.593 cuentan con el esquema completo antes de la propagación de la variante Delta, según la última actualización del Monitor Público de Vacunación.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario