OMNI corazón > infarto > hormona

HALLAZGOS

La "hormona del amor" podría curar el corazón tras un infarto

Los estudios revelaron que se podrían regenerar las células que mueren en grandes cantidades después de un ataque al corazón y no pueden reponerse.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo, por lo que el desarrollo de nuevas terapias que logren regenerar el corazón tras eventos graves, es urgente. Ahora, investigadores estadounidenses demostraron que la oxitocina, la “hormona del amor”, tiene potencial curativo.

La hormona recibe su nombre debido a que promueve los lazos sociales y genera sensaciones placenteras a partir de, por ejemplo, el arte, el ejercicio o el sexo.

También cumple muchas otras funciones, como la regulación de la lactancia, las contracciones uterinas, la regulación de la eyaculación, el transporte de esperma y la producción de testosterona.

Los nuevos hallazgos “abren la puerta a nuevas terapias potenciales para la regeneración del corazón en humanos”, dijo el autor principal del estudio, Aitor Aguirre, del Departamento de Ingeniería Biomédica de la Universidad Estatal de Michigan, Estados Unidos.

Precisamente, lo que demostraron fue que, en cultivos de células humanas y de pez cebra, la oxitocina estimula a las células madre derivadas de la capa externa del corazón (epicardio) para que migren a su capa media (miocardio) y allí se desarrollen en cardiomiocitos, células musculares que generan las contracciones del corazón.

image.png

Los cardiomiocitos generalmente mueren en grandes cantidades después de un ataque al corazón y, como son células altamente especializadas, no pueden reponerse.

Sin embargo, estudios previos habían demostrado que un subconjunto de células en el epicardio puede reprogramarse para convertirse en células madre, llamadas células progenitoras derivadas del epicardio (EpiPC), que pueden regenerar no solo cardiomiocitos, sino también otros tipos de células cardíacas.

“Las EpiPC son como los albañiles que reparaban catedrales en Europa en la Edad Media”, ilustró Aguirre.

Los científicos corroboraron los hallazgos en el pez cebra: a los tres días de haber sufrido una lesión en el corazón, la expresión del ARN mensajero de la oxitocina aumenta hasta 20 veces en el cerebro. Luego viaja al epicardio y estimula a las células locales a expandirse y convertirse en EpiPC que, a su vez, se convertirán en cardiomiocitos, vasos sanguíneos y otras células cardíacas importantes que reemplazan a las perdidas.

Luego replicaron los experimentos en tejido humano y notaron los mismos sorprendentes efectos. Según explicó Aguirre, “la oxitocina se usa ampliamente en la clínica por otras razones, por lo que la reutilización para pacientes después de un daño cardíaco no es una gran imaginación. Incluso si la regeneración del corazón es solo parcial, los beneficios para los pacientes podrían ser enormes”.

Los resultados se publicaron en la revista Frontiers in Cell and Developmental Biology.

image.png

Más contenido en Urgente24:

Drástica decisión de las agencias de turismo frente al dólar

Marcelo Longobardi enterró a Radio Mitre y denunció maltrato

Furor por el truco para ver TV, series y películas gratis

Fracaso total del SUTNA, Alejandro Crespo y el PO por neumáticos: Todo

Renuncia: Alberto Fernández se quedará sin un ministro

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario