MUNDO no vacunados > Berlín > Viena

COVID-19

Restricciones a no vacunados: Berlín sigue la ruta de Viena

En Europa se habla de una "pandemia de no vacunados": Viena los confinó y Berlín va por el mismo carril.

Alemania y Austria tienen un problema en común: la baja tasa de vacunación contra el Covid-19 en la población. En Alemania, el porcentaje de la población que ha sido completamente vacunada no llega al 70% -muy por debajo de Italia, España o Portugal-. Viena se puso firme esta semana con una medida que algunos acusan muy peligrosa para los derechos humanos: el confinamiento exclusivo de los adultos no vacunados(o recuperados recientes de la enfermedad). Berlín parece estar encarando una dirección parecida.

Según el diario The Guardian, Berlín está allanando su camino hacia la introducción de restricciones más estrictas dirigidas a aquellos que no se hayan vacunado contra el Covid-19, ante el avance de la variante Delta, la llegada del frío, el aumento de la actividad comunitaria, el regreso a los lugares de trabajo y la lentitud en el lanzamiento de vacunas de refuerzo, que se recomiendan aplicar 6 meses después de la segunda dosis.

Este martes 16/11, el Instituto Robert Koch (RKI) de virología de Alemania registró una incidencia semanal de 312 contagios de Covid-19 por cada 100.000 habitantes, con algunas áreas del país llegando a los 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes. Un año atrás, antes de que la vacuna fuese introducida, esa tasa estaba en 139, explica The Guardian. Ayer martes, por otro lado, se reportaron 265 muertes relacionadas con la enfermedad, una cifra mucho más baja que durante el pico de la pandemia previo a la llegada de la vacuna.

El número de pacientes que se encuentran en cuidados intensivos a causa del coronavirus alcanzó los 3.190, explica elDiario.es en base a datos de la Universidad John Hopkins, un 22% más que la semana anterior. Eso implica una ocupación del 13% de las capacidades de las unidades de cuidados intensivos.

El estado de Sajonia, donde el 85% de las camas de terapia intensiva están ocupadas por pacientes con Covid-19, es el último estado federado alemán en el que se han introducido reglas específicas para no vacunados (ni recuperados recientes de la enfermedad): solo aquellos que hayan sido inoculados o que se hayan recuperado de la enfermedad recientemente podrán entrar a tiendas y facilidades no esenciales. Las autoridades han comunicado que se requerirán pruebas PCR si la tasa de incidencia sigue aumentando y el sistema de salud se ve comprometido.

El estado de Renania del Norte-Westfalia seguiría próximo: prohibiría a los no vacunados entrar a todas las facilidades y eventos no esenciales, incluidos los partidos de futbol.

Berlín está en camino a instalar reglas similares.

Ayer lunes 15/11 comenzó a regir en Austria, país que también padece un bajo índice de vacunación (en comparación con otros países) y el avance de una nueva ola de Covid-19, el confinamiento de no vacunados.

Un tercio de los austríacos, se estima, aún no han sido vacunados contra el Covid-19.

Entre quienes deben permanecer en confinamiento están:

  • aquellos que no posean un certificado de vacunación válido,
  • y aquellos no se hayan recuperado de una infección de SARS-CoV-2 en los últimos 180 días.

La disposición rige para todos los ciudadanos mayores de 12 años que no están inmunizados contra el Covid-19, al menos hasta el 24/11.

Sin embargo, la regla tiene algunas excepciones: los confinados podrán todavía salir bajo ciertas circunstancias como ir hacer las compras de necesidades básicas, ir al trabajo (deben presentar un test PCR negativo para poder hacerlo), ir al médico, salir a hacer ejercicio, ir a encontrarse con su pareja u otros individuos seleccionados y "satisfacer sus necesidades religiosas básicas".

"La situación es seria. La cuarta ola (de la pandemia) nos afecta plenamente. Eso se debe a la variante delta (del virus) pero también a la baja cuota de vacunación”, dijo el canciller federal, el conservador Alexander Schallenberg, en una rueda de prensa al presentar el domingo las nuevas decisiones adoptadas.

La policía austríaca estaría llevando a cabo controles aleatorios a los transeúntes para chequear que estén habilitados para circular. Las multas ante violaciones oscilan entre los 500 y los 3600 euros.

El canciller austríaco ha asegurado que su objetivo no es encerrar a los no vacunados per se, sino empujarlos (forzarlos, en otras palabras) a que se vacunen.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario