MUNDO Lula da Silva > Brasi > Brasil

EL OTRO BRASIL

¿Qué pasó? Lula da Silva le perdonó la vida a Jair Bolsonaro

La economía de Jair Bolsonaro es buena o mala según contra qué se compare. Ahí fracasó Luiz Inácio Lula da Silva.

La desaceleración de la economía global que viene no apareció en el debate electoral de Brasil, hasta ahora. ¿Qué está haciendo Brasil pensando en lo que viene? ¿Será que Jair Bolsonaro tendrá la misma incompetencia en la desaceleración que la que ofreció con la pandemia? Éste era un un tema clave que no abordó Luiz Inácio Lula da Silva. Falló en el punto de ataque.

La disputa en la 2da. vuelta de las elecciones presidenciales entre el presidente Jair Bolsonaro (PL) y el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (PT) promete ser bastante feroz.

Y, en este choque, la economía estará en el centro de los debates, aunque las propuestas de ambos candidatos son hasta frívolas, según los analistas.

Tal como el resto del mundo, Brasil se encamina hacia un proceso de desaceleración de su actividad económica: quien gane el 30/10 necesitará tener un buen plan económico para surfear la ola pero ese tema no se ha debatido, nadie quiere afrontarlo en el debate electoral.

Luego hay una realidad: el 'rush' de la economía de Bolsonaro es reciente.

A pesar de las recientes revisiones al alza de las tasas de crecimiento del PIB, la mayoría de los parámetros económicos -inflación, tasas de interés, salarios y deuda pública bruta-, están peor hoy día que cuando comenzó la gestión de Bolsonaro.

Pero Lula da Silva no logró o no pudo o no supo instalar ese debate. ¿Qué es más grave? ¿Que no lo logró o que no pudo o que no supo?

  • El Índice Amplio de Precios al Consumidor (IPCA) se encuentra en niveles más altos que en 2018 y 2019 y debería terminar 2022 por arriba de 5% y 2023 por encima de de 4,75%.
  • La renta media del trabajador, que saltó en 2020 debido a la ayuda de emergencia, fue de R$ 2.713 en el trimestre finalizado en agosto, nivel inferior al de 2018.
  • La deuda pública bruta que ha ido cayendo en 2022 y alcanzó el 77,5 % del PIB en agosto, según el Banco Central, sigue siendo superior a la de 2018 (75,3%) y 2019 (74,4%).

La tendencia es a un aumento en 2023 por las altas tasas de interés y la expansión del gasto público, que deben cubrirse con la emisión de bonos públicos.

  • Hay estimaciones muy fundamentadas de que la deuda pública bruta podría alcanzar a 85% del PIB en diciembre de 2023.
  • La tasa de desempleo, a pesar de haber caído al 8,9% en el trimestre junio / julio / agosto, según datos del IBGE, sería de 10% promedio en 2022 y 2023.

La sorpresa del PIB del 1er. semestre está muy relacionada con las medidas de estímulo adoptadas por Bolsonaro.

También ayudó la reanudación del sector servicios -el más afectado por la pandemia y el que más pesa en la economía-.

Pero la tasa básica de la economía (Selic) en 13,75% anual tendrá consecuencias en lo que queda del 2do. semestre.

El problema es la falta de conocimiento de Lula da Silva para dar este debate.

Las previsiones del ministro de Economía, Paulo Guedes, provocan dudas en el mercado, pero Lula da Silva no abordó esto.

Nadie cree en un crecimiento del PBI +3% de la economía de Brasil en 2023 pero Lula da Silva no fue sobre esta cuestión que puede resultar una apelación a los propios electores más moderados de Bolsonaro.

Pero para esto Lula da Silva tendría que tener un plan, que hasta ahora no lo tiene.

Paulo Guedes
El mercado cuestiona los pronósticos de Paulo Guedes para la economía de Brasil 2023 pero Lula da Silva no fue sobre ese tema tan sensible.

El mercado cuestiona los pronósticos de Paulo Guedes para la economía de Brasil 2023 pero Lula da Silva no fue sobre ese tema tan sensible.

Silvia Matos, coordinadora del Boletín Macro del Instituto Brasileño de Economía de la Fundação Getulio Vargas (FGV Ibre) no descarta una caída del -0,4% del PIB en 2023. Pero no se habló de esto, en especial cómo impactará en la inclusión social.

  • ¿Será que Lula da Silva no quiere tomar compromisos?
  • ¿O es falta de preparación?

Vienen tiempos para la economía global y, hasta donde se sabe, Brasil es parte de la economía global.

Los indicadores de los 4 años de gobierno de Jair Bolsonaro son muy malos y son peores que en el gobierno de Michel Temer, pero Lula da Silva ni lo mencionó. Él ha permitido que se instale que con Bolsonaro anda todo bien.

Pero lo más grave no es Lula da Silva sino sus planificadores de campaña. Y los que realizan sus estrategias discursivas.

La desaceleración que viene es real y Lula da Silva debería llevarlo a Bolsonaro a ese escenario. En el mejor de los casos, en 2023 todavía habrá un aumento de los riesgos fiscales debido al enorme paquete de estímulo que está dejando una factura muy alta, alrededor de R$ 275.000 millones.

Tanto Bolsonaro como Lula da Silva sólo hablan de aumentos de gasto, pero se van a enfrentar a un escenario en el que no se espera que la economía crezca.

Además, el próximo gobierno deberá preocuparse por el tema ambiental, que estará directamente relacionado con la economía. Otro punto que Lula da Silva ha desaprovechado.

Los agricultores pueden enfrentar sanciones de los países europeos si no hay reducción de la deforestación: el Parlamento Europeo quería prohibir -antes de la guerra en Europa Oriental- la importación de productos provenientes de áreas deforestadas en cualquier parte del mundo.

-------------------

Más noticias de Urgente24

33% de los electores 2027 serán pobres for ever (y enojados)

Agonía K: Lula da Silva en balotaje desespera por abstenciones

Arde JxC: fuerte choque entre Patricia Bullrich y la UCR

Federico Fellini, Fernando Sabag Montiel y el metaverso K

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario