MUNDO Malvinas > Argentina > Gran Bretaña

40 AÑOS

Malvinas: Cómo está la relación entre Argentina y GB

Un recorrido por las relaciones diplomáticas entre Argentina y Gran Bretaña desde el fin de la guerra de Malvinas hasta la actualidad.

A 40 años de la guerra de Malvinas, Argentina y Gran Bretaña recorrieron un largo camino para recomponer sus relaciones diplomáticas. En 16 de febrero de 1990, ambos países restablecieron las relaciones diplomáticas, pero antes hubo distintos acercamientos pero sin resultados eficientes.

Luego de la vuelta a la democracia en Argentina con el gobierno de Raúl Alfonsín, los intentos de negociaciones fracasaron dado que el gobierno británico liderado por Margaret Thatcher quería discutir temas sobre la pesca y dejar de lado la soberanía, cuestión en la que los argentinos no iban a ceder.

Durante la década de los 80 luego de la guerra por Malvinas, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) emitió distintas resoluciones mediante la Asamblea General donde se instaba a las partes (Argentina y Gran Bretaña) a solucionar la controversia de manera pacífica. En 1985, a través de la Resolución 40/21 la ONU rechazó la propuesta de Gran Bretaña de aplicar el principio de autodeterminación de los pueblos.

La Cuestión Malvinas ha sido calificada por la ONU como un caso de descolonización colonial especial y particular, donde no es aplicable el principio de libre determinación de los pueblos. Según el organismo internacional, son los intereses de los habitantes los que deben ser considerados y no así sus deseos.

La palabra intereses es clave para defender la postura argentina.

No se pueden considerar los deseos de los “isleños” porque es una población transplantada por Gran Bretaña y no es un pueblo con derecho a la libre determinación ya que no se diferencia del pueblo de la metrópoli.

El “paraguas” de soberanía

El hito más importante del gobierno de Carlos Saúl Menem en relación a Malvinas fueron las Declaraciones Conjuntas de Madrid. Estas comenzaron en 1989, dando lugar a lo que se conoce como “paraguas de soberanía”: los gobiernos de Argentina y el Reino Unido acordaron una fórmula de soberanía la cual establece que nada de lo acuerden o realicen las partes bajo ella implica un cambio en las respectivas posiciones acerca de la soberanía o jurisdicción territorial y marítima sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes.

A partir de ahí se restablecieron las relaciones consulares entre ambos países y luego en 1990 las relaciones diplomáticas. En estos acuerdos se dejó sin efecto la Zona de Protección Militar (FIPZ) que había impuesto Gran Bretaña alrededor de Malvinas, pero se estableció un “Sistema Transitorio de Información y Consulta Recíproca”, que obliga a la Armada Nacional y, a la Fuerza Aérea Argentina (al Ejército no se lo incluyó) a informar al Comandante de las Fuerzas Británicas en las Islas Malvinas todo movimiento marítimo y aéreo en el Atlántico Sur Argentino entre el paralelo 46º S (altura Comodoro Rivadavia, Chubut) y 60º S (altura de las Islas Orcadas).

Menem.jpg

También se establecieron acuerdos pesqueros y de inversiones, pero algunos analistas reclaman que la decisión de Menem no fue la que mejor representaba los intereses de Argentina debido a que quedó establecido que Argentina había abandonado sus intenciones de ataque y conquista del territorio. Además se modificó la zona de exclusión de 150 millas desde la costa impuesta unilateralmente por el gobierno de Margaret Thatcher.

El 14 de julio de 1999, Argentina y Gran Bretaña firmaron un acuerdo en Londres que posibilitó el ingreso de ciudadanos con pasaporte argentino a las islas Malvinas.

En 1994 mediante la reforma constitucional, Argentina incluyó la Disposición Transitoria Primera que expresa:

“La Nación Argentina ratifica su legítima e imprescriptible soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos e insulares correspondientes, por ser parte integrante del territorio nacional. La recuperación de dichos territorios y el ejercicio pleno de la soberanía, respetando el modo de vida de sus habitantes y conforme a los principios del Derecho Internacional, constituyen un objetivo permanente e irrenunciable del pueblo argentino.”

Las relaciones durante el SXXI

En 2001 mediante un canje de notas entre Argentina y Gran Bretaña se acordó la realización de vuelos de aeronaves civiles privadas y la navegación de embarcaciones privadas desde y hacia las islas Malvinas desde territorio continental de Argentina.

En 2016 el gobierno argentino impulsó una iniciativa humanitaria para identificar a los soldados argentinos no identificados inhumados en las Islas Malvinas mediante el Comité Internacional de la Cruz Roja.

malvinas cruz roja.jpg
El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) informó que se logró la identificación de 88 de las 121 tumbas de soldados caídos en Malvinas que permanecían sin nombre desde la guerra de 1982.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) informó que se logró la identificación de 88 de las 121 tumbas de soldados caídos en Malvinas que permanecían sin nombre desde la guerra de 1982.

Durante el resto de los gobiernos argentinos de este siglo, se mantuvo, en mayor o menor medida, una cordialidad entre las relaciones diplomáticas entre ambos países. Siempre Argentina mantuvo el reclamo en distintas organizaciones internacionales y foros de debate como la ONU y la Organización de Estados Americanos (OEA); donde nuestro país obtuvo el apoyo de países regionales e internacionales. Lo cierto es que nos encontramos ante un “estancamiento” del conflicto, donde la cuestión de la soberanía no será revisada de manera pacífica, y mucho menos mediante la fuerza.

Malvinas es, más allá de los recursos naturales que posee, la puerta de entrada a la Antártida y al Atlántico Sur. Es algo que definitivamente Gran Bretaña junto con la OTAN tienen muy en cuenta, la posibilidad de una militarización del Atlántico Sur es siempre algo latente y probable. Afortunadamente, el reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas es una de las pocas constantes en la política exterior argentina y es necesario que continúe siéndolo. Una cuestión irrenunciable y una política de Estado.

Foto malvinas.jpg

-------------

Otras notas en Urgente24:

Jefes de noticias, Rusia y Ucrania: la gente no es estúpida

"Cristina asesina": Quiénes son los detenidos

La Cámpora descorcha en Bloomberg por YPF: "Lidera entre los mercados emergentes"

Alimento: Los 9 peores errores que cometes al cocinar arroz

Radio del Plata, Rafael Di Zeo y una estafa millonaria

FUENTE: Urgente 24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario