GLOBAL

ISRAEL

Netanyahu no pudo formar gobierno y se cree que el próximo intento lo tendrá Yair Lapid

El presidente israelí Reuven Rivlin deberá encargar la ardua tarea de formar gobierno a otro. El actual primer ministro fracasó y le echa la culpa a Bennett, líder de derecha que rompió con él. Israel podría dirigirse hacia las quintas elecciones, en un escenario de bloqueo político que no tiene apariencia de estar por destrabarse.

El primer ministro Benjamín Netanyahu ha renunciado a la investidura al vencerse el plazo para formar gobierno sin haber obtenido los apoyos necesarios.

En Israel se estipula que el presidente Reuven Rivlin le entregaría el turno a Yair Lapid, del partido Yesh Atid, quien encabeza la segunda lista más votada, aunque existe también la posibilidad de que el mandato sea otorgado a Naftali Bennett, el líder de derecha que ha roto con Netanyahu

Esta mañana (5/5), Rivlin tuvo reuniones tanto con Lapid como con Bennett.

Tras ello, comenzó la ronda de consultas entre los parlamentarios para ver quién debería recibir la próxima tarea de formar un nuevo gobierno. 

Bennett se recomendó a sí mismo para formar gobierno, lo que le suma 7 recomendaciones, mientras que Lapid ya ha recibido 56 recomendaciones, según el diario The Jerusalem Post.

El Likud y sus partidos satélites -Shas, Judaísmo Unido de la Torá y el Partido Sionista Religioso- no recomendaron a nadie para formar gobierno y pidieron a Rivlin que el mandato vuelva al Parlamento.

No se descarta la posibilidad de que Bennett (derecha) y Lapid (centro) formen un gobierno de unidad, alternándose el rol de primer ministro.

Entre la noche de este miércoles 5/5 y la mañana del viernes 7/5, Rivlin deberá entregar el turno a algún candidato, que luego tendrá hasta el 2/6 para formar gobierno.

Recordemos que en las últimas elecciones en Israel (las cuartas en 2 años), ningún partido obtuvo una mayoría suficiente como para formar un gobierno de mayorías. Tampoco ninguno de los bloques -el de los partidos a favor de Netanyahu y el de los partidos en contra- consiguió llegar a los 61 escaños necesarios para formar gobierno. 

El Likud de Netanyahu ganó las elecciones, sumando 30 escaños. El partido de Lapid obtuvo 17 escaños, lo que lo colocó en segundo lugar.

Netanyahu y sus socios, consiguieron 52 escaños, contra 57 de las fuerzas políticas opositoras.

El partido de derecha Yamina (partido de derecha liderado por Naftali Bennett) y el islamista Ra'am (una escición de la Lista Árabe Conjunta), no se comprometieron previo a las elecciones con ninguno de los bloques y obtuvieron 7 y 4 escaños respectivamente. A partir de ahí empezaron las negociaciones.

El actual primer ministro culpó a Bennett por no haber podido formar gobierno. Netanyahu le había ofrecido gobernar en coalición, siendo ambos primeros ministros alternadamente, ofreciéndole ostentar el cargo de primer ministro a Bennett durante el primer año de gobierno.

Lapid no tiene el camino mucho más despejado que Netnayahu para conseguir el apoyo de 61 de los 120 escaños de la Kneset necesarios para formar gobierno. No es imposible que Israel se dirija a unas quitnas elecciones ante este escenario de bloqueo político.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario