MUNDO ginecólogo > fertilidad > mujeres

HOLANDA

Ginecólogo usaba su propio semen para inseminar mujeres

Un ginecólogo utilizó su semen en al menos 21 tratamientos de fertilidad en mujeres a quienes les decía que eran donantes anónimos. Es el 3er caso en Holanda.

Un hospital de la ciudad de Leiden en Holanda confirmó que Jos Beek, un ginecólogo especialista en fertilidad, inseminó a al menos 21 mujeres entre 1973 y 1986 sin su consentimiento. Este es el 3er caso de este estilo en Holanda.

El ginecólogo falleció en 2019 y trabajó durante 25 años en tratamientos de fertilidad. La mentira salió a la luz cuando en junio de 2021 se acercaron a Fiom, una organización especializada en cuestiones de paternidad, 21 niños que buscaban a su padre y se estableció mediante un test de ADN que tienen el mismo.

El hospital involucrado explicó que “este médico donó su propio esperma y lo usó para inseminar a futuras madres que esperaban esperma de forma anónima. No consta que los niños y sus padres estuvieran al tanto de esto. Los tratamientos de fecundidad se desarrollaron a nivel mundial desde la década de 1970 hasta mediados de la de 1980”.

Por ahora no se sabe con certeza realmente cuántas mujeres fueron inseminadas con el semen de este ginecólogo, por lo que se hace un llamamiento a todos los que hayan sido tratados por Jos Beek a ponerse en contacto con el hospital.

Dado que el médico en cuestión ya falleció, no hay mucho que pueda hacer el hospital por las víctimas más que ofrecerles sus disculpas, como lo hizo un miembro de la junta directiva que admitió que “la forma en la que actuó este médico en ese momento es inaceptable” y lamentó el “impacto negativo que tiene esto en los padres y los niños involucrados”.

Desde 2004, los niños tienen derecho a conocer la identidad de sus padres biológicos una vez que cumplen 16 años. Beek trabajó en Leiderdorp hasta 1998, pero el hospital no puede ponerse en contacto directamente con las mujeres a las que trató porque los registros han sido destruidos.

Otros escándalos de fertilidad

El caso más conocido es el caso de Jan Karbaat, apodado en Holanda como “el médico inseminador”, que resultó ser el padre biológico de al menos 49 hijos. El ginecólogo, fallecido en 2017 a los 89 años, trabajó durante cuatro décadas en una clínica de fertilidad cerca de Róterdam, y cuando el tratamiento con sus pacientes fallaba, utilizaba su propio semen ocultando que no era de un donante anónimo.

Karbaat tenía además 22 hijos de otras parejas.

Antes de su muerte, Karbaat admitió ser padre de alrededor de 60 niños durante su periodo al frente de la clínica, que cerró en 2009 en medio de acusaciones de irregularidades, publicó la agencia AFP.

Jan Karbaat.jpg
Jan Karbaat, “el médico inseminador

Jan Karbaat, “el médico inseminador".

En 2020, también salió a la luz que el ginecólogo Jan Wildschut utilizó entre 1981 y 1993 su propio esperma en tratamientos llevados a cabo en el actual hospital Isala (conocido entonces como hospital Sophia de Zwolle). Las pruebas de ADN coincidieron en al menos 17 casos, aunque se sospecha que es padre de decenas de personas.

La modalidad en los tres casos era la misma, y aprovechando que las técnicas y registros en fertilidad eran precarios, pudieron inseminar a muchísimas mujeres para que engendran sus hijos sin su conocimiento.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario