MUNDO China > crisis energética > carbón

CRISIS ENERGÉTICA SIN PRECEDENTES

China: Apagones masivos, el gobierno propone comer menos

En China los apagones no sólo afectan la producción industrial sino que la crisis energética llegó a los hogares e incluso semáforos han dejado de funcionar.

China es el mayor importador mundial de carbón por delante de India y su economía depende del carbón para el 56% de su energía. Los precios del carbón se han disparado en los últimos meses en respuesta al aumento de la demanda. Hoy vive una crisis energética sin precedentes.

En los últimos días, las fábricas en 20 de las 31 provincias de China han sufrido una pérdida de energía, lo que ha obligado a muchas a interrumpir la producción, al menos durante horas. Millones de hogares en el noreste del país también han perdido energía y no pueden usar la electricidad para calentar o iluminar sus hogares.

En Cantón, al sur de China, los empresarios están adquiriendo a toda prisa generadores para mantener sus fábricas en funcionamiento. En Hunan, en el centro, las luces de los carteles publicitarios se apagan en horas pico.

Por un lado, China ha visto un fuerte aumento de la demanda eléctrica, alimentada por un sector industrial y manufacturero a toda máquina para hacer frente a la demanda tanto en territorio nacional como en el extranjero, a raíz de la recuperación tras la pandemia de coronavirus. En los primeros ocho meses de 2021, la producción industrial de valor añadido creció un 13,1% interanual, y la demanda de electricidad se elevó un 13,8%. Pero la producción de carbón sólo aumentó un 4,4%.

Pero el principal problema nace de los esfuerzos de las autoridades locales por cumplir sus objetivos anuales de recorte de consumo energético, medido tanto en volumen como en intensidad (el llamado “doble control” en el sector de la energía en China), para alcanzar la meta nacional de llegar al pico de emisiones antes de 2030 y llegar a la neutralidad de carbono antes de 2060.

Las compañías eléctricas, a las que no se les permite utilizar el aumento de precios, se niegan a comprar carbón caro si eso significa vender la energía resultante con una gran pérdida. Todo esto antes de que llegue el invierno. Las provincias del norte están reteniendo las reservas de carbón para prepararse para los meses más fríos, lo que limita aún más el suministro, agravando la crisis energética.

La agencia calificadora Goldman Sachs redujo este martes sus proyecciones de crecimiento en China, debido a los apagones en todo el país que afectan a millones de hogares y paralizan fábricas, algunas de las cuales abastecen a las empresas Apple y Tesla. Varias provincias, que representan 66% del PIB chino, anunciaron alguna forma de corte de energía en los últimos meses, afectando especialmente a las industrias pesadas, según Bloomberg Intelligence.

El año pasado Xi Jinping, el presidente de China, había empezado a promulgar campañas con el fin de animar a que los ciudadanos y empresas incentiven un consumo alimentario más ajustado y responsable. Los restaurantes sólo podrían dar un plato por cabeza -1 para grupos grandes (por ejemplo, seis comensales, cinco platos de comida) e incitar a que la gente se lleve las sobras a casa. También se prohibieron los canales que inciten a la ingesta masiva de alimentos y las competiciones en las redes sociales.

Es por lo menos curioso que el medio del partido comunista de China, Global Times, no haya publicado ni una nota al respecto.

La situación derivada de la crisis energética empeora para China por una disputa el año pasado con Australia sobre el llamado de Canberra para una investigación internacional sobre los orígenes de la pandemia de coronavirus. Beijing impuso una prohibición no oficial a las importaciones de Australia, el segundo exportador más grande del mundo, haciéndolo más dependiente del carbón de mayor precio de los proveedores nacionales y de otros lugares.

El origen de esta crisis energética nace de tres factores:

  1. Un aumento de la demanda
  2. Una escalada de los precios del carbón
  3. Recortes impuestos por las provincias para cumplir objetivos medioambientales se encuentran en el origen del problema

Esta triple combinación hace que China deba afrontar una crisis energética sin precedentes, como está ocurriendo en España y otros países europeos. Pero, mientras en España el problema se refleja en el aumento de la factura de la luz, en China repercute en apagones.

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario