MEDIOS Uber > empresa > medios de comunicación

DIE WELT, LA REPUBBLICA, DAILY MAIL...

Uber tenía un plan para controlar medios de comunicación

Uber llegó a participar de medios de comunicación en mercados críticos para así influir en la opinión pública.

Uber cortejó a los principales medios de comunicación de Europa e India con el objetivo de utilizar su influencia para asegurar un trato más favorable de los gobiernos, según los documentos internos de la empresa filtrados por el diario The Guardian.

La ofensiva de seducción de la empresa de tecnología apuntó a los propietarios de publicaciones como

  • 'Daily Mail', del Reino Unido;
  • 'Les Echos', de Francia;
  • 'La Repubblica' y 'L'Espresso', de Italia;
  • 'Die Welt' y 'Bild', de Alemania; y
  • 'Times of India'.

En el invierno de 2015, Uber hizo un acuerdo con el editor de periódicos líder en Alemania, Axel Springer, propietario de los diarios 'Die Welt' y 'Bild', cediéndola una participación en Uber de US$ 5 millones. El acuerdo con Springer no se hizo público hasta 2017.

En ese momento todos querían tener acciones en Uber y obtenerlas antes de la apertura en Bolsa era la promesa de un gran negocio por la revalorización que se esperaba para después.

Por lo tanto, Uber decidió que a grandes propietarios de medios o directamente a las empresas editoras, se le podía privilegiar en la venta previa de acciones, a cambio de contar con esos grupos de comunicación para influenciar sobre la opinión pública y los gobernantes cuando había problemas con las regulaciones en cada país.

Axel Springer.jpg
Axel Springer, personaje clave de los medios en Alemania.

Axel Springer, personaje clave de los medios en Alemania.

Uber estableció una asociación similar con Bennett, Coleman & Co, propietario del grupo 'Times of India', a principios de 2015.

Uber enfrentaba prohibiciones en ambos países en el momento de los acuerdos:

  • en Alemania fue acusado de operar ilegalmente en las principales ciudades y
  • en India su licencia había sido suspendida luego de un caso de 2014 en el que un conductor de Uber violó a una pasajera.

Uber también utilizó la influencia de uno de sus primeros inversores, el dueño de medios Carlo De Benedetti, para ayudar a obtener acceso al entonces 1er. ministro de Italia, Matteo Renzi, cuando se estaba considerando la legislación del mercado de taxis, a principios de 2016. De Benedetti controlaba el influyente diario 'La Repubblica' y el semanario 'L'Espresso', medios que ha vendido desde entonces.

carlos de benedetti.jpg
Carlo De Benedetti, ex propietario del Grupo GEDI, multimedios hoy controlado por John Elkann, de la familia Agnelli.

Carlo De Benedetti, ex propietario del Grupo GEDI, multimedios hoy controlado por John Elkann, de la familia Agnelli.

Guerra de influencias

Mark MacGann, exjefe de política europea de Uber, dijo: “No necesitábamos el dinero, creíamos que les estábamos haciendo un favor al tomar su dinero, porque queríamos el acceso político de alto nivel y la influencia que venía con el dinero.”

Los documentos filtrados revelan cómo, en diciembre de 2015, un alto ejecutivo de Uber envió un correo electrónico a la jefa de comunicaciones, Rachel Whetstone, sobre las conversaciones con Axel Springer:

  • “Están muy interesados en un acuerdo pequeño (es decir, US$ 5 millones)… Para nosotros, la clave valor aquí sería su apoyo e influencia en Alemania y Bruselas."
  • “Afirman haber hecho mucho para ayudar [a otra empresa tecnológica] con la política en Alemania y van a enviar ejemplos”.
  • “Creo que tener a Springer de nuestro lado es muy valioso si queremos progresar en Alemania. Cualquier cosa que podamos hacer para trabajar con ellos sería genial... Creo que en realidad harán las cosas de manera proactiva para ayudar, en la línea de De Benedetti”.
Rachel Whetstone.jpg
Rachel Whetstone, entre Netflix, Uber y otras empresas se forjó una fama de personaje muy influyente en las RRPP.

Rachel Whetstone, entre Netflix, Uber y otras empresas se forjó una fama de personaje muy influyente en las RRPP.

El director ejecutivo de Uber, Travis Kalanick, fue invitado a hablar a la conferencia anual para líderes empresariales en junio de 2016 organizada por el diario de lujo Die Welt.

En Francia, cuando Uber enfrentaba obstáculos regulatorios a principios de 2015, cortejó al multimillonario propietario de la corporación de artículos de lujo LVMH, Bernard Arnault, que controla el diario financiero francés 'Les Echos'.

Los documentos muestran que MacGann le escribió a otro alto ejecutivo de Uber: “Negocié la reunión de inversión de TK [Travis Kalanick] y Bernard Arnault en París, ya que estamos cortejando a Arnault como un inversionista estratégico para que influya en la situación regulatoria francesa.”

Un tercer ejecutivo de Uber quería asegurarse de que Arnault generaría algo más que dinero. “Si hacemos esto, muchachos, necesitamos una garantía creíble de Arnault de que influirá en nuestro nombre o pensaremos en algunas condiciones”.

Arnault, uno de los hombres más ricos del mundo, invirtió US$ 5 millones en Uber en forma personal.

El grupo 'Times of India' ofreció una oportunidad de relaciones públicas cuando se estaba finalizando su acuerdo con Uber. El editor en jefe del diario en inglés, 'Economic Times', Rahul Joshi, le ofreció a Kalanick el podio en la Cumbre de Negocios Globales que estaba organizando en enero de 2015.

Joshi invitó a Kalanick a presentar el caso de “Nuevas Regulaciones para las empresas de la Nueva Economía”, diciendo que los miembros del gabinete de Narendra Modi estarían allí para escucharlo. Kalanick decidió que no se ajustaba a su horario, pero dijo en un correo electrónico a sus colegas que la relación con el 'Times of India' era importante.

Uber padecía una intensa presión después de que uno de sus conductores había violado a una mujer de 26 años en Delhi en diciembre de 2014. La empresa fue acusada de realizar verificaciones débiles de antecedentes de sus conductores. A Uber se le permitió reanudar sus operaciones en Delhi a fines de enero de 2015, luego de acordar más controles de seguridad.

El presidente del 'Times of India', Sivakumar Sundaram, negó que la compañía haya facilitado cualquier forma de acceso político o esfuerzos para cambiar la legislación de Uber. Según él, la relación era sólo de publicidad y marketing, y no tenía ninguna influencia en su periodismo.

En Italia, De Benedetti invitó al vicepresidente de políticas de Uber, el ex director de campaña de Barack Obama, David Plouffe, junto con MacGann y el director general de Uber Italia a cenar en Roma en septiembre de 2015.

De Benedetti estaba "comprometido y solidario" con Uber, y se dijo que facilitó la operación para convencer a Renzi y su partido político. En los archivos de Uber, los ejecutivos dijeron que De Benedetti envió un correo electrónico y se puso en contacto por WhatsApp con un ministro clave en el gobierno de Renzi explicándole que Uber era “imparable” y un símbolo de modernidad que debían apoyar.

David Plouffe.jpg
David Plouffe cuando trabajaba en la Casa Blanca con Barack Obama y Joe Biden.

David Plouffe cuando trabajaba en la Casa Blanca con Barack Obama y Joe Biden.

En otoño (boreal) de 2014, los ejecutivos de Uber debatieron con Kalanick su visita a inversores de medios en el Reino Unido durante una gira europea. La cuestión era el propietario del grupo Daily Mail, Lord Rothermere, quien se reunió con Kalanick en enero de 2015 en una cena organizada por el dueño de medios alemán Hubert Burda, en la Residenz, un antiguo palacio real en Munich.

Kalanick asistía por invitación de Burda a emprendedores tecnológicos. La reunión fue una conversación fugaz antes de la cena durante la cual Kalanick describió las dificultades que enfrentaba Uber en Londres con el alcalde, Boris Johnson, y Transport for London (TfL).

Kalanick indicó que le gustaría que Rothermere, como inversionista de Uber, usara su influencia política para ayudar, según MacGann, quien estuvo presente.

Rothermere, quien se cree que ya vendió su participación en Uber, se negó a dar alguna opinión a The Guardian.

De Benedetti confirmó que había recibido a Plouffe y a otros ejecutivos de Uber, y dijo que lo hizo “como cortesía” a un amigo banquero que le había recomendado la inversión en Uber, pero negó que alguna vez hubiera buscado influir para la empresa.

La oficina de Renzi dijo que, como primer ministro, no tenía autoridad para regular los taxis, ya que eso era facultad de instituciones independientes con las que "no tenía margen para entrometerse".

Uber dijo que "buscó inversores estratégicos que pudieran ayudarnos a comprender ciertos mercados y hacer crecer nuestro negocio".

Agregó: “En algunos casos, eso incluía organizaciones de medios que estaban haciendo inversiones similares en otras compañías. Nunca imaginamos que recibiríamos una cobertura favorable; de hecho, es justo decir que hemos recibido mucha cobertura crítica de todos los medios mencionados, muchas veces”.

Los abogados de Whetstone dijeron que ella no desempeñó un papel clave en atraer inversores estratégicos, una política que estaba bien establecida antes de que se uniera a Uber.

Un portavoz de Axel Springer dijo que la participación en Uber era a cambio de espacio publicitario en sus publicaciones y que era demasiado pequeña para merecer ser anunciada al público en ese momento. Kalanick fue solo una de las muchas personas que hablaron en la conferencia Die Welt.

lord-rothermere.jpg
Jonathan Harold Esmond Vere Harmsworth, 4to. Vizconde Rothermere.

Jonathan Harold Esmond Vere Harmsworth, 4to. Vizconde Rothermere.

Qué está pasando

Tal como ya informó Urgente24, Mark MacGann, un lobbyista profesional que lideró los esfuerzos de Uber para seducir a los gobiernos de Europa, Medio Oriente y África, se ha presentado para identificarse como la fuente que filtró más de 124.000 archivos de la compañía al diario británico The Guardian.

MacGann decidió hablar, dice, porque cree que Uber incumplió a sabiendas las leyes en docenas de países y engañó a las personas sobre los beneficios para los conductores del modelo de economía de trabajo de la compañía.

MacGann estuvo en el centro de las decisiones en Uber entre 2014 y 2016, intentando abrir paso cuando los taxímetros buscaban impedirlo para preservar su negocio. Persuadir a los gobiernos para que cambiaran las regulaciones de taxis, era su prioridad.

Le resultó notablemente sencillo en Reino Unido, Francia y Rusia.

The Guardian dirigió una investigación sobre los archivos de Uber filtrados, compartiendo los datos con otras organizaciones de medios a través del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

Uber reconoció fallas pasadas pero insistió en que la compañía se había transformado desde 2017 bajo el liderazgo de su nuevo director ejecutivo, Dara Khosrowshahi.

Los archivos comprometen a

  • Travis Kalanick, cofundador y luego director ejecutivo de Uber;
  • David Plouffe, ex asistente de campaña de Barack Obama que se convirtió en vicepresidente senior de Uber; y
  • Rachel Whetstone, ejecutiva de Relaciones Públicas británica que también ocupó altos cargos en Google, Facebook y ahora Netflix.
Travis Kalanick.jpg
Travis Kalanick, cofundador y luego director ejecutivo de Uber.

Travis Kalanick, cofundador y luego director ejecutivo de Uber.

Se entiende que MacGann -ex Weber Shandwick y Brunswick, había dirigido DigitalEurope, una asociación comercial que defendía a empresas como Apple, Microsoft y Sony- llegó recientemente a un acuerdo extrajudicial con Uber después de una disputa legal relacionada con su remuneración.

Según él, Uber, bajo el liderazgo de Kalanick, decidió una estrategia de confrontación que lo dejó personalmente expuesto. Como rostro público de Uber en Europa, MacGann se llevó la peor parte de lo que se convirtió en una feroz reacción contra la empresa en países como Francia, Bélgica, Italia y España.

En medio de amenazas contra su vida, se le dio protección de guardaespaldas.

Uber y sus inversionistas esperaban grandes ganancias si la empresa de tecnología tenía éxito en su misión de desregular los mercados, monopolizar las ciudades, transformar los sistemas de tránsito y algún día incluso reemplazar a los conductores con vehículos autónomos.

“El enfoque de la empresa en estos lugares era esencialmente infringir la ley, mostrar lo increíble que era el servicio de Uber y luego cambiar la ley. Mi trabajo consistía en estar por encima de los jefes de los funcionarios de la ciudad, establecer relaciones con el nivel superior del gobierno y negociar. También fue para lidiar con las consecuencias”.

MacGann dijo que la mayoría de los políticos de alto nivel apoyaron instintivamente a Uber, considerando que la compañía de tecnología ofrece una nueva plataforma innovadora que podría permitir un trabajo flexible y ayudar a reiniciar las economías después de la crisis financiera.

Mark MacGann.png
Mark MacGann.

Mark MacGann.

--------------------

Otras lecturas de Urgente24:

Neumáticos: Tras 20 audiencias y 10 paros, nuevo intento hoy

Las Leliqs en punto de saturación y solo queda la maquinita

Escandaloso video de Hunter Biden pesando cocaína

Miguel Pesce, titular del BCRA, un carnicero en el quirófano

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario