FOCO Shell > gas > Gazprom

LEADING CASE

Rusia no venderá gas a Shell y USA en alerta de recesión

La ley vigente en el Reino Unido impide que Shell negocie con Gazprombank y el Kremlin advierte que no podrá venderle a la petrolera. Pero no es lo más grave.

Shell Plc puede tener dificultades para pagar los suministros de gas rusos porque el Kremlin quiere que los pagos se transfieran a través de Gazprombank JSC, pero el banco fue sancionado por el Reino Unido, informó la agencia TASS.

Gazprom PJSC, el mayor proveedor individual de gas natural del continente europeo, ahora sólo acepta pagos en rublos por el suministro de combustible a los llamados estados "no amigables", incluidos la Unión Europea y el Reino Unido.

Shell tiene al menos 2 contratos a largo plazo que se verían afectados por esta regla, equivalentes, en conjunto, a alrededor del 1,5% de las exportaciones anuales de Gazprom a clientes extranjeros estratégicos.

Para seguir recibiendo gas natural ruso, todos los compradores europeos necesitan ahora 2 cuentas en Gazprombank: una en rublos y otra en moneda extranjera, y el banco ruso es el encargado de realizar la conversión.

Sin embargo, esto no es posible para Shell porque Gazprombank, propiedad de Gazprom, fue sancionado por el Reino Unido en marzo en represalia por la invasión de Ucrania.

Las naciones europeas, que dependen de Rusia para obtener alrededor del 40% de su gas, aún se están familiarizando con las reglas de pago impuestas por el Kremlin y evaluando su impacto en la seguridad energética del continente.

Europa ha anunciado planes para retirarse de los suministros de Gazprom a mediano plazo desde que el Kremlin ordenó el ataque a Ucrania.

Shell se ha comprometido a hacer una "retirada gradual" de la compra de productos petrolíferos, gas de gasoducto y GNL rusos, pero seguirá recibiendo algunos suministros en virtud de contratos a largo plazo hasta que expiren. Tiene un acuerdo de 20 años con el brazo de exportación de Gazprom para recibir 1.200 millones de m3 de gas anuales hasta 2031 con entrega a Alemania.

En 2009, la empresa con sede en Londres firmó un acuerdo con Gazprom para el suministro anual de gas por gasoductos de alrededor de 1.400 millones de m3 hasta 2028.

Gazprom está al tanto de posibles problemas de pago de Shell y está buscando cómo resolverlo, dijeron personas off the record.

“Estamos monitoreando la situación cuidadosamente”, informó la oficina de prensa de Shell en un correo electrónico.

Gazprom comenzó a notificar a los clientes sobre la nueva orden de pago el viernes 01/04. Los clientes tendrán algunas semanas para adaptarse a las nuevas reglas, ya que los pagos de gas recibidos en abril solo vencen a finales de este mes o en mayo, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

gas4.jpg
Gazprom está al tanto de posibles problemas de pago de Shell y está buscando cómo resolverlo, dijeron personas off the record.

Gazprom está al tanto de posibles problemas de pago de Shell y está buscando cómo resolverlo, dijeron personas off the record.

Lituania

Lituania ya no importa gas natural de Rusia, confirmó el Ministerio de Energía de la República báltica.

"El sistema de transporte de gas de Lituania ha estado operando desde abril sin gas importado de Rusia", dice el comunicado.

Tal como señaló el ministerio con referencia al operador de red nacional Amber Grid, a partir del 02/04, la importación de materias primas rusas en el cruce de sistemas de gas lituano-bielorruso fue igual a 0. Por lo tanto, explicó el Ministerio de Energía, el requisito de la Federación Rusa de pagar los suministros en rublos no es relevante para Vilnius.

Lituania se abastece de gas natural por mar a través de la terminal de GNL del puerto de Klaipeda. La instalación se puso en funcionamiento en diciembre de 2014.

Vilnius, sede del gobierno lituano, afirma que la terminal de GNL se ha convertido en un contrapeso al monopolio de gas ruso representado por Gazprom.

El barco regasificador recibió el nombre de 'Independencia', y costó a Lituania 101 millones de euros.

Otros 56 millones de euros se comprometió Vilnius a pagar cada año durante 10 años a la noruega Hoeg LNG por el arrendamiento de un buque base especialmente construido por la empresa en Corea del Sur, que podrá adquirir posteriormente.

Alemania discrepa

En el programa de entrevistas políticas 'Maybrit Illner', Siegfried Russwurm, presidente de la Federación de Industrias Alemanas (BDI), se enfrentó a otros invitados que pedían la eliminación inmediata del gas ruso.

Russwurm señaló que si se introdujera tal embargo, las consecuencias irían mucho más allá de un "límite de velocidad" en las carreteras porque se iría a la "recesión y desempleo".

Sin el gas ruso, se produciría una “ruptura virtual de nuestras redes industriales”, pronosticó el jefe del BDI.

Russwurm agregó que, por el momento, es imposible estimar las pérdidas potenciales y establecer una cifra aproximada de cuánto le costaría al alemán promedio.

“Estamos hablando de un tipo completamente diferente de colapso de nuestra industria”, argumentó Russwurm, y agregó que Alemania podría enfrentar la desintegración de la misma industria de la que estaba “tan orgullosa de habernos ayudado a superar la pandemia de covid-19”.

El presidente de BDI también discrepó con la arenga de un activista de 'Fridays for Future' para alejarse del gas por completo y adoptar las energías renovables en lugar de volverse "dependientes de algún otro autócrata, que no falta en el mundo".

Según Russwurm, el gas es una “fuente de energía extremadamente eficiente, incluso en términos climáticos y Alemania ejecutó un plan para eliminar el carbón solo en el supuesto de que el país obtendría suficiente gas natural.

Algunos de los otros invitados al programa afirmaron que era inmoral financiar la "guerra de (Vladímir) Putin" en Ucrania, pero Russwurmopinó que al comprar gas ruso, Alemania financia al presupuesto de Rusia pero no necesariamente su campaña militar.

gas europa.jpeg
En un esfuerzo por ayudar a evitar otra recesión, los legisladores estadounidenses deberían implementar políticas que aumenten el suministro de combustibles fósiles.

En un esfuerzo por ayudar a evitar otra recesión, los legisladores estadounidenses deberían implementar políticas que aumenten el suministro de combustibles fósiles.

Preocupados en USA

Marc Joffe es analista de políticas en Reason Foundation, exdirector sénior de Moody's Analytics y autor del nuevo estudio 'Asuntos pendientes: a pesar de Dodd-Frank, las agencias de calificación crediticia siguen siendo el eslabón más débil del sistema financiero'. Joffe escribió en la web estadonidense The Hill:

Comparado con el tremendo sufrimiento del pueblo ucraniano, que los estadounidenses paguen más en el surtidor de combustible es un inconveniente menor. Pero el reciente aumento en el precio de la energía afecta duramente a muchas familias e industrias y puede tener implicaciones mucho mayores para las economías estadounidenses y mundiales. En un esfuerzo por ayudar a evitar otra recesión, los legisladores estadounidenses deberían implementar políticas que aumenten el suministro de combustibles fósiles.

Aunque la Gran Recesión de 2007-2009 se atribuye comprensiblemente a una enorme burbuja de precios de la vivienda y a la mala práctica de la industria financiera, los precios de la energía también fueron un factor que contribuyeron. Los precios del petróleo crudo se duplicaron con creces entre principios de 2007 y el verano de 2008, alcanzando un máximo de más de US$ 145 por barril. Los precios del combustible estándar alcanzaron los US$ 4,06 por galón en julio de 2008, un nivel que no se superó hasta marzo de 2022.

Los precios más altos de los combustibles elevan el costo de los productos básicos agrícolas, que requieren energía para ser cosechados, y de los productos terminados, que generalmente se envían por camión. Para los consumidores, el aumento del precio de conducir hasta los comercios y comprar productos, redujo la capacidad de compra.

La demanda de camiones ligeros y vehículos utilitarios deportivos que consumen mucha gasolina se derrumbó. Las ventas reducidas de estos vehículos grandes y de alto margen golpearon a los 3 grandes fabricantes de automóviles de EE. UU., que se habían vuelto dependientes de las ventas de camiones y SUV. En 2009, General Motors y Chrysler se declararon en quiebra, junto con numerosos proveedores de automóviles. Aunque los rescates federales amortiguaron el golpe, la industria aún eliminó decenas de miles de puestos de trabajo.

2008 no fue la primera vez que los picos de los precios de la energía hundieron la economía estadounidense. En 1973, un embargo petrolero de la OPEP desencadenó una fuerte recesión que duró hasta 1975. Unos años más tarde, la revolución iraní y la guerra Irán-Irak redujeron los suministros de petróleo de Oriente Medio, elevando los precios del gas y contribuyendo a las recesiones de 1980 y 1981-1982.

Los problemas con Irán también exacerbaron el aumento del precio del petróleo en 2008. Durante la primavera y principios del verano, los mercados descontaron el riesgo de un ataque sancionado por Estados Unidos contra el programa nuclear de Irán por parte de la fuerza aérea israelí. Una vez que quedó claro que el presidente George W. Bush había rechazado los llamados neoconservadores a una confrontación militar con Irán, los precios del petróleo retrocedieron rápidamente (aunque la caída probablemente fue el resultado de numerosos factores, incluida la reducción de la demanda de petróleo causada por la recesión).

Hoy, en medio de la invasión rusa de Ucrania, la alta inflación en EE. UU. y las medidas pandémicas en curso, los altos precios de la energía están contribuyendo a las preocupaciones sobre una nueva recesión, solo dos años después de que la economía se recuperara de su depresión por el coronavirus. Las curvas de rendimiento del Tesoro se han acercado recientemente a un punto de inversión en el que los rendimientos a más largo plazo caen por debajo de los rendimientos a más corto plazo, lo que se considera un presagio de recesión. Mientras tanto, el pronóstico GDPNow, de la Fed de Atlanta, estimó recientemente un crecimiento del PIB del 1er. trimestre de 2022 de menos del 1%. Hoy, en medio de la invasión rusa de Ucrania, la alta inflación en EE. UU. y las medidas pandémicas en curso, los altos precios de la energía están contribuyendo a las preocupaciones sobre una nueva recesión, solo dos años después de que la economía se recuperara de su depresión por el coronavirus. Las curvas de rendimiento del Tesoro se han acercado recientemente a un punto de inversión en el que los rendimientos a más largo plazo caen por debajo de los rendimientos a más corto plazo, lo que se considera un presagio de recesión. Mientras tanto, el pronóstico GDPNow, de la Fed de Atlanta, estimó recientemente un crecimiento del PIB del 1er. trimestre de 2022 de menos del 1%.

Dado que los picos de los precios de la energía generalmente se correlacionan con las recesiones económicas, los formuladores de políticas deben evitar acciones que puedan resultar en aumentos bruscos del precio del petróleo. Eso comienza por reducir los conflictos en la antigua Unión Soviética, Medio Oriente y otras regiones productoras de petróleo.

Si bien nadie parece saber qué está pensando el presidente ruso, Vladimir Putin, ofrecer a Rusia una rampa de salida de las recientes sanciones podría aumentar las probabilidades de paz en Ucrania y al mismo tiempo estabilizar los mercados energéticos internacionales. Ahora también sería un buen momento para volver al acuerdo nuclear con Irán derogado por el expresidente Donald Trump, ya que Irán tiene enormes reservas de petróleo. Tal como lo saben los buenos inversores, la diversificación es una excelente manera de reducir el riesgo: la diversidad entre las fuentes internacionales de suministro de petróleo reduce el riesgo de aumentos repentinos del precio del petróleo.

Por supuesto, la política estadounidense no puede garantizar que todos los proveedores extranjeros de petróleo permanezcan en línea. En Venezuela, la mala gestión del gobierno socialista está perjudicando la producción petrolera de ese país.

gasnatural.jpeg
Las restricciones generales, impulsadas por una hostilidad general hacia la producción de combustibles fósiles, son problemáticas.

Las restricciones generales, impulsadas por una hostilidad general hacia la producción de combustibles fósiles, son problemáticas.

La mejor manera de evitar la inestabilidad energética en el extranjero es fomentar la producción de energía a bajo costo en el país.

Un factor importante que contribuyó a la reducción de los precios del petróleo en la década de 2010 fue la expansión del fracking (fracturación hidráulica) en los Estados Unidos. La cantidad de petróleo producido a partir del fracking en EE. UU. aumentó de menos de 1 millón de barriles por día en 2010 a más de 4 millones de barriles en 2015. Según la Asociación Independiente del Petróleo de América, el fracking ha producido un total de 7.000 millones de barriles de petróleo y 600 billones de pies de gas natural desde 1947.

Desafortunadamente, el fracking ha resultado controvertido debido a preocupaciones ambientales. Maryland, Nueva York, Vermont y Washington DC han impuesto prohibiciones al fracking y otros estados han implementado regulaciones estrictas. En la medida en que el fracking o la perforación ensucien los suministros de agua o causen otros daños ambientales, los límites al fracking, idealmente logrados por los propietarios afectados que defienden sus derechos en los tribunales, son apropiados. Pero las restricciones generales, impulsadas por una hostilidad general hacia la producción de combustibles fósiles, son problemáticas.

Al mismo tiempo, los esfuerzos para diversificar EE. UU. más allá de los combustibles fósiles también pueden ayudar a proteger la economía estadounidense de los picos de precios. En la medida en que los vehículos eléctricos obtienen su energía de fuentes de energía solar, eólica, hidráulica y nuclear, reducen nuestra dependencia de fuentes de petróleo potencialmente poco confiables. La tecnología de almacenamiento de energía ayuda a resolver los problemas de intermitencia con algunas formas renovables, aflojando aún más la dependencia de las fuentes de combustibles fósiles. Del mismo modo, las medidas voluntarias para conservar energía también deberían ser bienvenidas.

Aunque podemos debatir el alcance del calentamiento global antropogénico, no debemos dejar pasar oportunidades rentables para reducir nuestra dependencia de las fuentes de energía que generan contaminación por carbono.

Por ejemplo, EE. UU. debería dar la bienvenida a las importaciones de paneles solares de bajo costo en el extranjero, en lugar de imponerles aranceles tal como lo hizo la Administración Trump.

La 'Política energética de todo lo anterior' del presidente Barack Obama dio en gran parte el tono correcto. Aunque incluía demasiados subsidios no deseados a productores de energía limpia políticamente conectados y otros, el enfoque de facilitar todos los tipos de producción de energía es el que tiene más probabilidades de ayudar a prevenir los aumentos repentinos de los precios de la energía. Al abrir aún más la puerta a una variedad de alternativas energéticas nacionales y ayudar a reducir los conflictos internacionales que amenazan los suministros de energía en el extranjero, los legisladores estadounidenses podrían desempeñar un papel en la reducción del riesgo de otra Gran Recesión.

------------------

Otras noticias de Urgente24:

Hegemonía del dólar y petrodólar: Pánico en Wall Street por el fantasma de la libra

El Movimiento Evita gana espacio en el Gobierno (y caja)

Semana 360: Juntos por el Cambio, agrietado y confundido

Jefes de noticias, Rusia y Ucrania: la gente no es estúpida

Temas

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario