DINERO La Haya > Rusia > Átomos

RENACE LO NUCLEAR

La Haya pide tregua, atómos en California, Alemania y Japón

La Haya pedirá libertad temporal para incumplir sanciones contra Rusia. En tanto, renace con fuerza increíble la energía nuclear.

La ciudad de La Haya (Países Bajos) pedirá una exención temporal de las sanciones de la UE contra Rusia, informó Reuters, refiriéndose a una carta de la concejala Saskia Breines.

De acuerdo con las sanciones impuestas por la UE a Rusia, los gobiernos y otros organismos estatales deben rescindir los contratos existentes con empresas rusas antes del 10/10/2022.

Gazprom es un proveedor de gas de La Haya, y las autoridades de la ciudad están tratando de encontrar un reemplazo para esta empresa, pero hasta ahora no lo han logrado.

“Pediremos una excepción a nuestro acuerdo actual hasta el 01/01/2023, para garantizar la seguridad de los suministros y facilitar las negociaciones”, dijo Braines en una carta enviada al municipio de La Haya.

También señaló que el nuevo contrato, que entrará en vigencia el 01/01/2023, será significativamente más costoso que el acuerdo actual de la ciudad con Gazprom, que ya confirmó el cese total del suministro de gas a la empresa local GasTerra por la falta de pago en rublos.

Gazprom3.jpg
Gazprom ya metió presión intensa a Países Bajos. La Haya tiene motivos muy concretos.

Gazprom ya metió presión intensa a Países Bajos. La Haya tiene motivos muy concretos.

Átomos

Un tema lleva al otro. De un caso de excepción que puede ser imitado por otros, a Federico Rampini en Corriere della Sera:

"El shock energético global está poniendo en crisis el frente antinuclear, en al menos 3 lugares clave:

  • California,
  • Japón,
  • Alemania.

Mientras Vladimir Putin intenta "arrebatar" toda una central nuclear, con el ensayo general para desconectar Zaporizhzhia de la red eléctrica de Ucrania y así cortar el suministro eléctrico a Kiev, en el resto del mundo se ha reabierto el debate sobre la energía nuclear y en algunos casos los segundos pensamientos son sensacionales.

La evaluación más cercana a un cambio real es la de California, que es a la vez el más rico y el más ambientalista de Estados Unidos. Su gobernador, el demócrata Gavin Newsom, es el mismo que ha decidido prohibir la venta de coches de motores a nafta y diésel y pasar a todos eléctricos" a partir de 2035.

El problema es que no basta con utilizar sólo coches eléctricos para abolir las emisiones de carbono: parte de las centrales eléctricas que generan electricidad en California todavía funcionan con carbón.

Si me mudo a Tesla, pero cuando recargo su batería estoy aprovechando una planta de energía a carbón, solo he movido la contaminación geográficamente un poco más. No sale por el tubo de escape de mi coche sino por las chimeneas de la central térmica. Si me mudo a Tesla, pero cuando recargo su batería estoy aprovechando una planta de energía a carbón, solo he movido la contaminación geográficamente un poco más. No sale por el tubo de escape de mi coche sino por las chimeneas de la central térmica.

Tampoco es realista hablar de una transición a centrales eléctricas todas alimentadas por fuentes renovables porque, aunque California siempre ha estado a la vanguardia de la energía eólica y solar, incluso en ese frente hay problemas técnicos y contradicciones geopolíticas.

La energía hidroeléctrica está sujeta al riesgo de sequías, que reducen el funcionamiento de las turbinas en las presas.

La energía eólica y solar están sufriendo la falta de componentes esenciales, cuya fabricación es rehén de China. Además, en la coyuntura actual de la tecnología, cada central eólica o solar debe ir acompañada de otro tipo de central que la sustituya cuando no sopla el viento y no brilla el sol.

Es por eso que Newsom está considerando extender la vida útil de la planta de energía nuclear Diablo Canyon, operada por la empresa de servicios públicos local Pacific Gas & Electricity (PG&E).

Zaporizhzhia.jpg
Zaporizhzhia, central nuclear top en Europa, en una situación muy delicada.

Zaporizhzhia, central nuclear top en Europa, en una situación muy delicada.

Con 2.250 megavatios, los reactores de Diablo Canyon generan el 8% de toda la electricidad de California, lo que no es poca cosa.

Hasta hace unos meses la planta estaba destinada al cierre, ahora el gobernador y la Asamblea Legislativa de Sacramento (capital de California) discuten si financiar la renovación de la licencia al operador.

Quedan resistencias en el mundo medioambiental: desde los que se disputan la seguridad (Diablo Canyon, como gran parte de la costa californiana, está en zona sísmica) hasta los que se preocupan por los efectos sobre la fauna marina que provoca el ciclo del agua para su refrigeración.

Pero una parte del movimiento ecologista estadounidense ahora admite abiertamente que la oposición a la energía nuclear fue un grave error que se está pagando hoy.

Un cambio igualmente sensacional podría tener lugar en un país que es símbolo de las campañas antinucleares: Japón.

La hipersensibilidad japonesa en el tema de la seguridad tiene claras explicaciones históricas.

En primer lugar, es el único país del mundo que ha sufrido bombardeos atómicos; aunque la amalgama entre la guerra nuclear y la energía atómica civil es exagerada, esta confusión siempre se ha apoderado de una parte de la opinión pública.

Luego está el recuerdo mucho más reciente del accidente en la central nuclear de Fukushima provocado en marzo de 2011 por un tsunami.

Sin embargo, incluso Tokio ha decidido reabrir un expediente que parecía cerrado después de Fukushima.

El 1er. Ministro, Fumio Kishidaha, ha designado una comisión de expertos que entregará sus conclusiones y recomendaciones al gobierno, es decir, indicará si procede reanudar la construcción de nuevas centrales nucleares tras una década de cierre.

"Las energías renovables, incluida la energía nuclear", dijo Kishidaha, "son fuentes esenciales de energía libre de carbono si queremos continuar con la transformación verde".

El Ministerio de Economía japonés ya tiene un plan para la construcción de centrales eléctricas. Los más grandes podrían comenzar a producir electricidad en la próxima década; otras plantas pequeñas, que utilizarían reactores de próxima generación, estarían operativas poco después de 2040.

Alemania es el país donde la batalla por la energía nuclear aún parece abierta y divide a la coalición gobernante formada por Socialdemócratas (SPD), Verdes, Liberales (Fdp).

Está en juego la ampliación de actividades o el cierre de 3 plantas:

  • Isar 2,
  • Emsland,
  • Neckarwestheim 2.

El ministro de Economía y Vicecanciller, Robert Habeck (Verde), es contrario.

alemania nuclear.jpg
Alemania nuclear en intenso debate. Alemania viene en una sucesion de errores que puede impactar pésimo en breve.

Alemania nuclear en intenso debate. Alemania viene en una sucesion de errores que puede impactar pésimo en breve.

El argumento que esgrime no se centra tanto en la seguridad como en la utilidad: Habeck señala que estas 3 centrales nucleares proporcionan solo el 6% de la electricidad alemana y, por tanto, mantenerlas abiertas no resuelve la crisis provocada por los cortes en el suministro de gas ruso.

El ecologismo se deja de lado, en este caso, dado que a corto y medio plazo Alemania vuelve a utilizar plantas de carbón, con tremendos efectos sobre el medio ambiente, mientras que los reactores nucleares tienen cero emisiones.

Los liberales están a favor de extender la vida útil de las centrales nucleares.

El canciller Olaf Scholzpor ahora aplaza una decisión apoyándose en el test de estres en curso, un examen en profundidad de todos los detalles técnicos de la crisis energética alemana.

Mientras tanto, Baviera hace oír su voz, esta región que es un bastión industrial se pone de pie para mantener abiertas las centrales nucleares.

Es interesante observar cómo los argumentos antinucleares han cambiado con el tiempo. Hoy el lado opuesto habla sobre todo de costos excesivos, que son una realidad.

Un ejemplo clásico es el de la central eléctrica Hinkley Point C, cuya construcción está a punto de finalizar en la costa de Bristol, al oeste del Reino Unido.

(...) Los opositores a la energía nuclear que en el pasado predijeron un apocalipsis en caso de accidente, hoy hablan el lenguaje de la conveniencia económica: el sol y el viento cuestan menos.

No es casualidad que el argumento de la seguridad haya pasado a un segundo plano: ese argumento no se sostiene. Incluyendo los 2 accidentes nucleares más graves de la historia: las 4.000 muertes de Chernobyl y las 570 muertes 'indirectas' atribuidas a Fukushima, la energía atómica sigue estando entre las más seguras que tenemos, a la par del viento y el sol. No es casualidad que el argumento de la seguridad haya pasado a un segundo plano: ese argumento no se sostiene. Incluyendo los 2 accidentes nucleares más graves de la historia: las 4.000 muertes de Chernobyl y las 570 muertes 'indirectas' atribuidas a Fukushima, la energía atómica sigue estando entre las más seguras que tenemos, a la par del viento y el sol.

La mortalidad medida en proporción a la energía generada, ve al carbón a la cabeza con 24,6 muertes por teravatio-hora (principalmente enfermedades por contaminación), seguido por el petróleo, la biomasa, el gas natural, la hidroelectricidad.

El número de víctimas de la energía nuclear por teravatio-hora es de 0,03, que es comparable a la eólica y la solar. La inseguridad nuclear se apodera del imaginario colectivo pero no se fundamenta en hechos. Quizá por eso también sus enemigos han cambiado de tema. La nueva excepción, la de las costas, es impugnable. La energía nuclear es demasiado cara porque dejamos de invertir,

No es casualidad que se hayan vuelto más competitivos los reactores nucleares fabricados por China y Rusia, 2 países que han seguido apostando por esta energía. Lástima que la situación geopolítica nos impida seguir encargando reactores nucleares a los chinos y los rusos como venían haciendo algunos países europeos (de nuevo Reino Unido ) hasta hace unos meses.

La escasez de gas ruso obliga a revisar muchos dogmas, pero no todo el mundo está dispuesto a cuestionar sus propias certezas. La antinuclear es una religión, no una ciencia. Como prueba de que quienes invierten en esta tecnología también avanzan en el aspecto de la seguridad, Finlandia para no depender del gas ruso, ha seguido apostando por la energía nuclear, y también ha desarrollado soluciones punteras para el enterramiento de residuos.

---------------------

Más contenido en Urgente24:

Cristina y el "temor a Dios", según The Economist

Apareció Pepín y le recomendó protección internacional a CFK

La 'herencia' de Béliz que traba los planes de Sergio Massa

Furor por pasajes a Uruguay a mitad de precio

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario