DINERO economía > Javier Milei > Banco Central

EL GABINETE

El primer presidente economista, sin ministro de Economía

La consistencia entre el Banco Central y el ministro de Economía es el gran dilema para Javier Milei, primer economista que llega a la Rosada y teme el anuncio.

Combatir una inflación anual de tres dígitos y apuntalar la economía, sumado a la meta de dolarizar, cerrar el Banco Central e implementar una batería de políticas para lograr una apertura del mercado de capitales, es sin duda una tarea grande sobre la que quiere avanzar el electo presidente Javier Milei.

El economista Emilio Ocampo es quien asumirá al frente del Banco Central con el objetivo de preparar el terreno para instaurar una dolarización en la Argentina.

"Tenía cuatro planes a mi disposición para dolarizar, pero el que más me convenció fue el de Ocampo, incluso me hizo dejar de lado al mío", reveló el ahora presidente electo.

El elegido por Javier Milei para dirigir el Banco Central es un especialista en finanzas y economía, actualmente director del Centro de Estudios de Historia Económica de la Universidad del CEMA (UCEMA) e integrante del Consejo Académico de la Fundación Libertad y Progreso.

De 1990 a 2004 se dedicó a la banca de inversión en ciudades como Nueva York y Londres, mientras en la Argentina por ejemplo se implementaba el "Plan de Convertibilidad" encabezado por el ministro Domingo Cavallo, que concluyó en hecatombe pero durante ocho años pudo mantener a raya a los precios, lo cual fue muy valorado por vastos sectores sociales.

Dos décadas después, Ocampo vuelve a plantear la posibilidad de que "si vos dolarizás en enero o febrero del 2024, para abril o mayo del 2025, la inflación estará en niveles convergentes con Estados Unidos".

Sobre su visión de la dolarización, Ocampo sostiene que para avanzar con esa medida es necesario eliminar la inflación "y estabilizar rápidamente las variables económicas, en un plazo que no supere abril o mayo de 2025".

Para Ocampo, la dolarización "es la alternativa que tiene menos probabilidad de fracaso". Y sostiene que "jugaría el mismo papel de la Convertibilidad en la primera parte de los '90, para acompañar al resto de las reformas estructurales que hay que hacer".

Como deslizó el economista Ariel Coremberg, "Milei propuso dolarización para bajar inflación", pero "para que eso se pueda sostener a mediano plazo, hay que eliminar el déficit de empresas públicas y Leliqs. Para eso se necesita consistencia entre el Banco Central y ministro de Economía".

Javier Milei quiere presevar el anuncio del futuro ministro de Economía, pero los nombres circulan. Primeros en la lista, aquellos que el propio presidente electo halagó:

"Sturzenegger es una persona que admiro y le tengo respeto. A Luis Caputo le tengo respeto y trabaja enormemente bien. Laspina es alguien con quien podría hablar", reconoció Javier Milei.

candidatos.png

Federico Sturzenegger fue presidente del Banco Central entre 2015 y 2018 durante la administración de Mauricio Macri.

"Prefiero todavía no darlo porque la estrategia de desgaste por parte del actual gobierno respecto a su sucesor, al cual le echa la culpa por las aberraciones causadas por ellos mismos, es de una canallada nunca vista", advirtió Milei y celebró:

Yo no voy a ser ministro de Economía de mi propio gobierno, pero soy economista y me hice popular siendo economista, la gente está harta de la inflación, quiere que termine y eligió su primer presidente economista de la historia Yo no voy a ser ministro de Economía de mi propio gobierno, pero soy economista y me hice popular siendo economista, la gente está harta de la inflación, quiere que termine y eligió su primer presidente economista de la historia

Sin dudas, el ministro de Economía de Javier Milei deberá tener una gran afinidad con el presidente electo justamente porque este es un economista, que solo sabe de economía, su pilar justamente para llegar a la Casa Rosada.

Pero también concordancia el titular del Banco Central, el ya anunciado Emilio Ocampo con quien Sturzenegger aún debía limar aspezas por el tema dolarización.

En tanto, sobre el otro elogiado: Luis Caputo, vale recordar que fue secretario de Finanzas e igualmente presidente del Banco Central durante el mandato de Macri. Caputo es un profesional formado y experto que se fue del Banco Central por sus discrepancias con el Fondo Monetario de la entonces mandamás Christine Lagarde.

Es hermano de Nicky Caputo, cercano a Macri, y tío de Santiago Caputo, quien se acercó a Javier Milei en 2021 y se sumó a La Libertad Avanza. Aunque Luis Caputo había afirmado en su momento que no tomaría cargos públicos debido a situaciones familiares, su nombre suena también.

Aunque quienes conocen a Caputo también señalan que tampoco estaría tan de acuerdo con el esquema de dolarización impulsado por Emilio Ocampo.

Luciano Laspina, a quien recomendó Mauricio Macri, es economista y actual diputado de Juntos por el Cambio. Fue asesor del Banco Central y de la Secretaria de Política Económica del Ministerio de Economía.

Según algunas versiones ni Federico Sturzenegger ni el macrista Luciano Laspina será minsistro porque "el macrismo tendría lugar asignado en las segundas líneas de la administración de LLA". Pero ello, borra de la lista también a Caputo... "Esto no es un gobierno de coalición, es un gobierno de LLA", remarcó el propio Milei.

Otras versiones, que afirman que el candidato ya está definido y descartan a Sturzenegger, hablan de que asumiría "un patriota"...

Trabajo para Ocampo

En fin, en este marco de una incertidumbre que el electo mandatario no quiere despejar, todos buscan resguardarse. Así lo hicieron por ejemplo los bancos ante las reiteradas declaraciones de los libertarios de que es necesario desactivar la millonaria bomba de las Leliq.

Stock actual de Leliq: $793.422 millones
Adeba publicó recientemente un trabajo relacionado con el tratamiento que deberían tener las Leliq.

Adeba publicó recientemente un trabajo relacionado con el tratamiento que deberían tener las Leliq.

La cámara que agrupa a los bancos privados de capital nacional, Adeba, publicó recientemente un trabajo relacionado con el tratamiento que deberían tener las Leliq, concluyendo que existen posibilidades para afrontar el problema "sin necesidad de ninguna medida extrema, que implique aceleración inflacionaria o incumplimiento de contratos".

"Con un nuevo gobierno y un programa económico creíble, desaparecerían los factores que hicieron crecer a las Leliq y aparecerían otros factores que harán reducir su stock real y su rendimiento", asegura Adeba.

Lo más importante es "apagar las dos turbinas que hicieron crecer a las Leliq en términos reales: el financiamiento monetario al Tesoro (TN) y la compra de títulos públicos por parte del BCRA".

Estos dos factores significaron una emisión monetaria de $6,8 billones de pesos en los últimos 12 meses a valores de septiembre 2023 que fue absorbido vía Leliqs.

Por otro lado, habría una serie de factores que reduciría el stock de Leliq. Entre ellos se destacan los siguientes:

- Venta de títulos del Tesoro Nacional de la cartera del BCRA: estos bonos fueron comprados a precio de mercado, por el equivalente a la mitad de las Leliq. Esas compras de títulos generaron emisión de pesos que debió ser esterilizada mediante Leliq. La venta de esos títulos, una vez que surja apetito del mercado, generaría el proceso inverso: absorción de pesos y reducción del stock de Leliq.

- Remonetización de la economía: En agosto, la demanda de base monetaria fue del 2,6%, alcanzando uno de sus niveles históricos más bajos. Es de esperar -destacan en Adeba- que un nuevo gobierno restablezca, al menos, un mínimo de confianza y aumente la demanda de dinero (circulante en poder del público). Si la base monetaria pasara del 2,5% actual al 5% (que está por debajo del promedio de los últimos 15 años), esto permitirá una reducción adicional del stock de Leliq de 6 billones de pesos

- Baja del rendimiento de las Leliq: "el plan de económico del nuevo gobierno seguramente preverá iniciar con un tipo de cambio real alto y una fuerte baja del gasto público convergiendo rápidamente al equilibrio fiscal", indican en Adeba. En este contexto, las tasas de interés que demandarán los depositantes de plazos fijos (que determinarán a su vez la tasa de las Leliq) estarán más influidas por la tasa de devaluación esperada que por la inflación esperada, que será mayor por varios factores. Así, se reduciría el valor real del monto de las Leliqs. Este menor rendimiento en términos reales, sumado a la reducción del stock total, hará que el "peso" de los intereses de las Leliqs sobre la inflación sea menor y decreciente en el tiempo. Vale aclarar que el BCRA debería dejar de imponer tasas mínimas para los depósitos a plazo fijo.

Más contenidos de Urgente24

Javier Milei le dijo a Fantino que la inflación bajaría en 2025

YPF deberá entregar activos y no pagar US$16.000 millones

Alberto Fernández:"Lo que hablé con él queda entre él y yo"

El Papa Francisco llamó a Milei, tras las críticas

El ministro de Economía de Javier Milei: 48 horas decisivas

Dejá tu comentario