Leído

TRUMP, UN RIESGO PARA LA ECONOMÍA GLOBAL

Delirio Made in USA: Luego de Huawei, que GE incumpla la entrega de motores a China

Dom, 16/02/2020 - 9:12pm
Enviado en:
Por Urgente24

China creyó en la globalización que propuso, predicó y desarrolló USA. Pero los resultados de la globalización no satisfacen a USA que había creado la globalización para beneficio propio y resultó que China obtenía más beneficios. Por eso llegó Donald Trump al poder, para formalizar la ruptura con la globalización y retomar la idea de economía cerrada en el marco de una guerra comercial que impida que China mantenga su tasa de crecimiento que incluyan patentes propias y cooperaciones en los sectores que no domina. Un caso muy interesante es el de Huawei, líder en la tecnología 5G que propuso Corea del Sur hace años. Otro caso lo cuenta el The Wall Street Journal: CFM International, de la que es socia General Electric, tiene un contrato con China para entrega de turbinas a utilizar en el desarrollo aerocomercial chino. Pero ahora Donald Trump quiere forzar a GE a incumplir los contratos de CFM. De paso, Trump sigue empujando, quizas sin quererlo, a China a la órbita de la tecnología de Rusia y perjudicando a empresas de jurisdicción de la Unión Europea.

Linea de montaje de las turbinas CFM56.
Contenido

Contexto:

** CFM International es una sociedad entre GE Aviation (USA) y Snecma (Francia) para construir y mantener los motores de reacción CFM56, nombre que proviene de la designación de las ambas compañías de manufacturas sofisticadas: GE (CF6) y Snecma (M56).

** Los motores de la serie CFM International CFM56 (la designación militar de USA es F108) comenzaron con el Boeing 737-300. Las variantes del CFM56 todavía impulsa los nuevos modelos, el 737-900ER y el 737-700ER. El motor es también una de las opciones de la familia Airbus A320. Es también el único motor disponible del A340-200 y -300 y A318. El F108 reemplazó los motores Pratt & Whitney JT3D en el KC-135 Stratotanker en los '80 para crear el KC-135R, ahorrando 27% de combustible. Los motores son ensamblados por GE en Evendale, Ohio, USA; y por Snecma en Villaroche, Francia. GE es responsable del compresor de alta presión, cámara de combustión y la turbina de alta presión, mientras que Snecma es responsable del fan, la turbina de baja presión, la caja de accesorios y el estrangulador.

** General Electric Company, o GE, es una corporación conglomerada multinacional que opera en 4 segmentos: Energy, Technology Infrastructure, Capital Finance y Consumer & Industrial.​ Su origen se remonta a 1890, cuando Thomas Alva Edison, quien residió en Menlo Park, Nueva Jersey, unió algunos de sus intereses comerciales bajo una corporación para formar la Edison General Electric Company. GE introdujo los primeros turbocompresores durante la 1ra. Guerra Mundial, y llegaron a ser indispensables antes de la 2da. Guerra Mundial. GE trabajó con los diseños de Frank Whittle durante la Guerra, introduciendo los motores de reacción de Whittle, lo que provocó la fundación de GE Aviation, el mayor fabricante de motores del mundo.

** Snecma (Société Nationale d'Étude et de Construction de Moteurs d'Avion) desarrolla, fabrica y comercializa, en solitario o en cooperación, motores de reacción para aeronaves civiles y militares, vehículos de lanzamiento y satélites. Snecma también ofrece a las líneas aéreas, y operadores de aeronaves militares una gama completa de servicios para sus motores de aviación. Tiene el 50% de CFM International que produce el CFM56 y socio de GE en las mejoras de los motores: CF6, GE90 y GP7200. También tiene colaboraciones con Sukhoi Civil Aircraft Company. Motores de Snecma propulsan el Mirage 2000, Rafale M88-2, y colabora en el desarrollo del motor turbohélice TP400-D6 para el Airbus A400M. Y está involucrado con el lanzador europeo Ariane 5 y ha experimentado en la sonda lunar SMART-1 de la ESA.

Ahora, la nota del The Wall Street Journal, de Ted Mann y Bob Davis, que explica cómo Donald Trump intenta preservar los intereses de una empresa que mucho ha ayudado a su financiación electoral, Boeing:

"La administración Trump está considerando una propuesta para detener las entregas de motores a reacción coproducidos por General Electric Co. destinadas a un nuevo avión que se está desarrollando en China, una posible escalada de medidas comerciales protectoras que podrían tener fuertes repercusiones para el principal fabricante estadounidense.

La administración puede negarse a emitir una licencia que permita a CFM International, una empresa conjunta de GE y la francesa Safran SA, exportar más de sus motores a reacción LEAP 1C a China, dijeron personas familiarizadas con las discusiones. Los motores se están utilizando en el desarrollo del avión Comac C919 de ese país, el más reciente de una familia planificada de aviones nuevos que lleva años de retraso.

Algunos dentro de la administración están preocupados de que los chinos puedan realizar ingeniería inversa de los motores CFM, permitiendo que China ingrese en el mercado mundial de motores a reacción, socavando los intereses comerciales de USA.

Las personas familiarizadas con las deliberaciones dijeron que uno de los objetivos del esfuerzo para detener los envíos de motores era paralizar el desarrollo del avión comercial Comac, que China espera convertir en un competidor global de los modelos dominantes de aviones de cuerpo estrecho fabricados por Boeing Co. y Airbus. 

El motor LEAP 1C es el único motor diseñado para usarse con el nuevo Comac C919, por lo que interrumpir el suministro de motores podría producir un retraso indefinido en la producción del C919.

Si se implementa, la propuesta no prohibiría que todos los motores fabricados por GE o su empresa conjunta CFM vuelen en China. Los motores vendidos a fabricantes de aviones como Boeing o Airbus, y no es el caso de los preparados para Comac, están certificados por la Administración Federal de Aviación y no requieren la licencia que algunos en la administración quieren usar para sostener los motores del avión Comac.

GE está argumentando en contra del intento de bloqueo, según una persona familiarizada con las conversaciones, diciendo que imitar las técnicas avanzadas de fabricación que han producido el motor es mucho más difícil de lo que creen algunos funcionarios de la administración. 

Como cuestión práctica, GE ha argumentado que los motores CFM han estado en China durante años, lo que significa que los fabricantes chinos ya podrían haber comenzado la ingeniería inversa.

La posible denegación de una nueva licencia para los motores está en la agenda de una reunión de funcionarios de la administración programada para el jueves. Una reunión de funcionarios del gabinete sobre esta y otras políticas comerciales de China está programada para el 28 de febrero, dijo la persona familiar.

La administración también está considerando restringir las exportaciones de los sistemas de aviónica que GE suministra para el C919.

GE ha asegurado a los inversores durante años que puede vender sus productos industriales, que también incluyen turbinas eléctricas y escáneres médicos, al tiempo que protege contra la piratería. El enigma para GE y otras empresas industriales: cómo obtener una parte del creciente mercado de sus productos en China mientras se protege su propiedad intelectual. Esto es especialmente cierto en el caso de los motores a reacción, para los cuales los procesos y materiales de fabricación son secretos muy guardados y el desarrollo de nuevos modelos cuesta miles de millones.

GE y otras empresas de aviación estadounidenses han recibido permiso durante años para exportar varios sistemas que se están incorporando a los aviones chinos. En marzo de 2019, el Departamento de Comercio emitió una licencia que permitía a CFM enviar motores LEAP 1C a China.

El C919 se está probando actualmente en vuelo y está programado para ingresar al servicio de pasajeros en 2021.

GE es optimista en general en la familia de motores LEAP, de los cuales el motor 1C es solo una variante.

"En el futuro, creo que tenemos una verdadera convicción en el motor LEAP", dijo el presidente ejecutivo de GE, Larry Culp, a los inversores en una convocatoria de ganancias en enero, cuando la compañía advirtió que los retrasos en el aterrizaje del avión 737 MAX de Boeing Co. podrían mellar las ganancias a corto plazo del motor.

Cualquier interrupción en las entregas también podría pesar mucho sobre Safran. Probablemente también provocaría objeciones por parte del gobierno francés."