CAPITAL

La tontería de Peugeot-Citroën enojó a Hollande

“El plan de Peugeot es inaceptable y será renegociado”, dijo, tajante, el presidente francés François Hollande. Preguntado por el conflicto laboral en PSA Peugeot Citröen, Hollande agregó: “Ha sido un shock, un anuncio brutal para los trabajadores, las ciudades y las empresas cercanas que viven del sector. Pero el Estado no dejará que suceda”.

 

El presidente francés, François Hollande, ha denunciado el "inaceptable" plan presentado por PSA Peugeot-Citroën que incluye el despido de 8.000 trabajadores en Francia.
 
El objetivo debe ser que no haya despidos forzosos, ha argumentado Hollande, quien ha defendido el plan para apoyar a la industria automovilística que su Gobierno presentará este mes.
 
El sábado 14/07, Hollande se dio un baño de masas (por primera vez, sin lluvia) en los Campos Elíseos tras presidir su primer desfile militar del 14/07 (aniversario de la toma de la Bastilla en 1789), y en una entrevista televisada confirmó que su política económica será —de momento— distinta de la que está arrasando los Estados del Bienestar europeos. 
 
Hollande afirmó que no acepta el plan anunciado por Peugeot para cerrar una fábrica y reiteró que los más ricos aportarán más al equilibrio de las cuentas públicas. También anunció que el ex 1er. ministro Lionel Jospin presidirá una comisión para “moralizar la vida política”.
 
Hollande acusó a los dueños de Peugeot de haber retrasado el plan de reestructuración con la excusa de no interferir en la campaña electoral y rechazó que el mayor problema sean los costes laborales, como afirma. “Hay además una estrategia, un mercado y unos accionistas que se han repartido unos dividendos en vez de reinvertirlos”, apuntó. 
 
¿La solución? “Que un experto independiente examine la empresa, concertar una salida, elaborar un plan estratégico para la industria del automóvil e incentivar la compra de productos franceses en Francia”.
 
Hollande rehuyó hablar de austeridad y recortes, y acuñó la expresión “esfuerzo justo”. 
 
“Tenemos una deuda del 90% del PIB, un paro del 10% y un déficit del comercio exterior de 70.000 millones de euros. Debemos hacer un pacto productivo para mejorar la competitividad, estudiando bien los costes de trabajo. Pondremos todos nuestros recursos en juego, con imaginación e inteligencia. Y haremos una gran reforma fiscal para que los más ricos aporten más, a diferencia de lo que pasaba con el anterior Gobierno”, machacó.
 
El jefe del Estado rechaza las críticas que afirman que no piensa lo suficiente en la competitividad. “La derecha estuvo en el poder 10 años y no lo arregló. Al final subió el IVA, pero nosotros hemos preferido suprimirlo porque habríamos quitado 11.000 millones de euros a los ciudadanos”.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario