ANÁLISIS Papa > Bahrein > Vaticano

SUMANDO FUERZAS

El Papa, el Gran Imán y el Patriarca: Oriente / Occidente

Encuentro en la isla de Bahrein entre el papa Francisco, el Gran Imán de Al-Azhar y el Patriarca Ecuménico de Constantinopla.

El Vaticano no ha renunciado a ganar protagonismo en lo que considera es la crisis de la civilización global. Ambiciona un rol de autoridad moral, papel que no le resulta sencillo entre tantos escándalos que ha acumulado -desde abusos sexuales a cuestiones de género y también de dinero-. Sin embargo confía en que la memoria es borrada por acontecimientos peores y necesidades desesperadas. No sólo el Vaticano se encuentra en esa búsqueda. Así se entiende la invitación al Papa de la Casa Real de Bahrein, en el Golfo Pérsico, donde por estas horas se encuentra el pontífice de los católicos apostólicos romanos.

En verdad, y pese al choque con el la Iglesia Ortodoxa Rusa, el papa Francisco no ha renunciado a mediar entre Rusia y Ucrania. Pero ahora el enfoque es el de una 3ra. Guerra Mundial diversificada en otros frentes de batalla. Entonces llegó a Bahrein, tan cerca de Yemen, a continuar lo que inició en Abu Dhabi en 2019 y que supone no sólo fortalecer la tolerancia espiritual entre Oriente y Occidente sino contribuir al diálogo en el Islam entre suníes y chiíes.

El Vaticano trabaja con paciencia esa línea de acción con el convencimiento de que si la crisis global escala, los valores espirituales serán reivindicados cuando gane el hartazgo por el conflicto bélico y los combatientes accedan a dialogar la paz.

¿Qué es lo que tienen en común cristianos de diferentes denominaciones, islámicos de historias distintas, y cristianos e islámicos en general? La oración.

El cardenal Christoph Schönborn, arzobispo de Viena y teólogo, explicó lo que sucedió en Awali, Bahrein, como una continuidad del encuentro en Abu Dhabi (Emiratos) en 2019:

¿Qué ha caracterizado este acontecimiento aquí en Bahrein? La oración nos une a todos: no hay religión sin oración, sin relación con el Eterno, y esta insistencia es una forma de recordárnoslo a todos. Las consecuencias de la oración son las que enumeró el Papa: la apertura al prójimo, porque no se puede estar en contacto con Dios sin la apertura al prójimo. Así que no hay tanto contenido nuevo, diría yo, como la aplicación de los puntos contenidos en la Declaración de Abu Dhabi. ¿Qué ha caracterizado este acontecimiento aquí en Bahrein? La oración nos une a todos: no hay religión sin oración, sin relación con el Eterno, y esta insistencia es una forma de recordárnoslo a todos. Las consecuencias de la oración son las que enumeró el Papa: la apertura al prójimo, porque no se puede estar en contacto con Dios sin la apertura al prójimo. Así que no hay tanto contenido nuevo, diría yo, como la aplicación de los puntos contenidos en la Declaración de Abu Dhabi.

papa en bahrein.jpg
Francisco, otra vez ecuménico pero en la 3ra. Guerra Mundial.

Francisco, otra vez ecuménico pero en la 3ra. Guerra Mundial.

Alto el Fuego

Desde la plaza Al-Fida, del Palacio Real de Sakhir, en Awali, sede principal del rey de Bahrein, el papa Francisco pidió "Por el fin de la guerra en Ucrania y por unas negociaciones de paz serias".

Francisco habló al cerrar el 'Foro de Bahrein para el Diálogo: Oriente y Occidente por la Convivencia Humana', evento de diálogo patrocinado por el rey Hamad bin Isa Al Khalifa.

"Vivimos en tiempos en que la humanidad, conectada como nunca antes, está mucho más dividida que unida", reflexionó Francisco.

La etimología de Bahrein es "2 mares": las aguas dulces de los manantiales submarinos y las aguas salinas del Golfo. Francisco lo comparó con el mundo actual:

Por un lado, el mar tranquilo y apacible de la convivencia común; por otro, el mar amargo de la indiferencia, asolado por los enfrentamientos y agitado por los vientos de la guerra, con sus olas destructivas cada vez más tumultuosas, que amenazan con engullir a todos. Y, por desgracia, Oriente y Occidente se parecen cada vez más a 2 mares opuestos. Por un lado, el mar tranquilo y apacible de la convivencia común; por otro, el mar amargo de la indiferencia, asolado por los enfrentamientos y agitado por los vientos de la guerra, con sus olas destructivas cada vez más tumultuosas, que amenazan con engullir a todos. Y, por desgracia, Oriente y Occidente se parecen cada vez más a 2 mares opuestos.

Aunque Bahréin, la isla en el Golfo, está lejos de Europa del Este, se encuentra cerca de Yemen, otro de los frentes de la 3ra. Guerra Mundial de la que habla cada día más.

Francisco dijo que hay un puñado de "unos pocos poderosos", que "juegan con fuego, con misiles y bombas, con armas que causan llanto y muerte", y persisten en imponer "los propios modelos y visiones despóticas, imperialistas, nacionalistas y populistas".

El creyente -dijo el Obispo de Roma frente a cristianos de otras confesiones y líderes de los musulmanes y de otras religiones- es quien dice "no" a la "blasfemia de la guerra y al uso de la violencia" y se opone "a la carrera del rearme, al negocio de la guerra, al mercado de la muerte".

yemen1.jpg
Yemen, cercano frente de la 3ra. Guerra Mundial, según el Papa en Bahrein.

Yemen, cercano frente de la 3ra. Guerra Mundial, según el Papa en Bahrein.

yemen2.jpg
El otro rostro de la guerra en Yemen que libra el Islam suní vs. el Islam chií. Ahí Francisco hizo su aporte en Bahrein.

El otro rostro de la guerra en Yemen que libra el Islam suní vs. el Islam chií. Ahí Francisco hizo su aporte en Bahrein.

Tolerancia y reencuentro

Isa Town se encuentra en el centro-norte de Bharein, pequeño reino de mayoría musulmana que tiene 3 escuelas católicas, por ejemplo la de Isa Town, dirigida por una joven monja, la hermana Rosely Thomas.

El instituto fue iniciado en 1948 por el entonces administrador apostólico del Vicariato de Arabia, Irzio Luigi Magliacani.

Hay unos 80.000 católicos en el país, una minoría que, sin embargo, respira tolerancia. "En este país se pueden practicar libremente todas las religiones", según Rosely a Vatican News.

“Gracias por esta visita, usted ha sido muy valiente hoy al hablar de diálogo entre musulmanes”, le agradeció Francisco a Mohamed Amed al-Tayyib, Gran Imán de Al-Azhar, con quien se reunió en la Residencia Papal ubicada en el área del Palacio Real Sakhir.

Francisco y el Gran Imán mantienen un profundo vínculo que se ha reforzado durante los 5 encuentros (ahora 6) que tuvieron desde 2016. En febrero de 2019, en Emiratos Árabes Unidos, firmaron el 'Documento sobre la Fraternidad Humana por la Paz Mundial y la Convivencia Común'.

El texto fue una invitación a la reconciliación y a la fraternidad entre todos los creyentes y todas las personas de buena voluntad, en un mundo convulsionado por esa dicotomía Occidente vs. Oriente, la Guerra de Civilizaciones, etc.

En este nuevo abrazo entre Oriente y Occidente, el Obispo de Roma entregó un árbol de olivo, realizado en 2019 por el escultor heleno Aggelos Panagiotides, regalo que evoca el 'árbol de la vida', por su capacidad de vivir durante siglos, y se obsequia para desear un "largo futuro" de "riqueza" y "prosperidad".

Durante milenios el olivo fue considerado un símbolo trascendente de "espiritualidad" y "sacralidad".

El Papa también tuvo un coloquio con el Patriarca Ecuménico de Constantinopla, Bartolomeo. Pero eso merece otra crónica.

francisco2.jpeg
Mohamed Amed al-Tayyib, Gran Imán de Al-Azhar, y el papa Francisco.

Mohamed Amed al-Tayyib, Gran Imán de Al-Azhar, y el papa Francisco.

Pero volvamos a Mohamed Amed al-Tayyib, quien en el Foro de Diálogo pidió un diálogo "serio" en el Islam "en favor de la unidad, del acercamiento". Y presentó "disculpas" sinceras y recíprocas "por las cosas en las que no estamos de acuerdo", con "corazón abierto" y "manos extendidas" a "nuestros compañeros musulmanes chiíes".

  • El Islam se divide en 2 grandes historias, a veces irreconciliables: suníes y chiíes.
  • Los suníes dominan Arabia Saudita y su zona de influencia. Los chiíes se encuentran en Irán y su zona de influencia.
  • Ambos países libran feroces combates en, por ejemplo, Yemen. También en Irak. Y en Siria.
  • Mohamed Amed al-Tayyib fue la máxima autoridad del islam suní en el encuentro en Bahrein.

Al-Tayyib habló de "Guerras, sangre, destrucción y pobreza, por no hablar de luto, orfandad; viudez, emigración, éxodo, el miedo a un futuro desconocido, lleno de terror, preocupación e inmensa oscuridad".

Y de "las víctimas de las guerras" causadas por "la economía de mercado y el monopolio de la riqueza, la codicia y el consumismo, el comercio y la exportación de armas pesadas y letales a países del tercer mundo, junto con la exportación de conflictos sectarios y étnicos y el fomento de la sedición y el conflicto, y la desestabilización de estos países seguros".

Al-Tayyb también expresó su "pesar" por el hecho de que "las políticas que producen estas tragedias y desgracias se hayan apoyado en teorías" tales como la del "conflicto de civilizaciones", la "globalización" o todas las teorías "colonialistas".

No debemos desesperar de que pronto llegará el día en que las relaciones entre Oriente y Occidente vuelvan a su cauce, estableciéndose así una relación de complementariedad y cooperación mutua, después de que las distancias se hayan acortado y las fronteras se hayan desvanecido, y después de que Occidente y Oriente ya no estén aislados el uno del otro, como ocurrió en el siglo pasado. No debemos desesperar de que pronto llegará el día en que las relaciones entre Oriente y Occidente vuelvan a su cauce, estableciéndose así una relación de complementariedad y cooperación mutua, después de que las distancias se hayan acortado y las fronteras se hayan desvanecido, y después de que Occidente y Oriente ya no estén aislados el uno del otro, como ocurrió en el siglo pasado.

"Debemos perdonarnos y disculparnos mutuamente por las cosas en las que no estamos de acuerdo, y por las consecuencias de ello; debemos detener los discursos de odio, las provocaciones y las infidelidades, teniendo en cuenta la necesidad de superar los conflictos históricos y contemporáneos con todos sus problemas y sedimentos", agregó el Gran Imán.

francisco3.jpeg
Mohamed Amed al-Tayyib, Gran Imán de Al-Azhar, y el papa Francisco.

Mohamed Amed al-Tayyib, Gran Imán de Al-Azhar, y el papa Francisco.

Diálogo

Él concluyó con un llamamiento, clave para el presente del Islam:

A mis hermanos, los juristas musulmanes de todo el mundo, independientemente de sus sectas y escuelas, a mantener un diálogo serio, un diálogo a favor de la unidad, del acercamiento, un diálogo para la fraternidad religiosa y humana, en el que rechacemos las causas de división, sedición y conflicto sectario y nos centremos en los puntos de acuerdo y encuentro. Extiendo esta invitación a todo el mundo, y en particular a nuestros camaradas musulmanes chiíes. Sentémonos juntos en la misma mesa para superar las diferencias y fortalecer la cuestión islámica y la unidad de las posiciones realistas, que cumplen los propósitos del Islam y su ley, y prohibir a los musulmanes que escuchen los llamamientos a la división y la discordia; y evitar caer en las trampas que causan la inestabilidad en las naciones, el uso de la religión para lograr un fin étnico o sectario, y de interferir en los asuntos internos para debilitar la soberanía de los estados o usurpar sus tierras. A mis hermanos, los juristas musulmanes de todo el mundo, independientemente de sus sectas y escuelas, a mantener un diálogo serio, un diálogo a favor de la unidad, del acercamiento, un diálogo para la fraternidad religiosa y humana, en el que rechacemos las causas de división, sedición y conflicto sectario y nos centremos en los puntos de acuerdo y encuentro. Extiendo esta invitación a todo el mundo, y en particular a nuestros camaradas musulmanes chiíes. Sentémonos juntos en la misma mesa para superar las diferencias y fortalecer la cuestión islámica y la unidad de las posiciones realistas, que cumplen los propósitos del Islam y su ley, y prohibir a los musulmanes que escuchen los llamamientos a la división y la discordia; y evitar caer en las trampas que causan la inestabilidad en las naciones, el uso de la religión para lograr un fin étnico o sectario, y de interferir en los asuntos internos para debilitar la soberanía de los estados o usurpar sus tierras.

También intervino en el Foro de Diálogo, el Rey Hamad bin Isa Al Khalifa, quien habló de "una humanidad que tiene una gran necesidad, como nunca antes, de revivir los caminos de cercanía y entendimiento entre los seguidores de las religiones. Unidad, no división", y pidió los líderes de todas las religiones que "sean unánimes en estas condiciones excepcionales para detener la guerra entre Rusia y Ucrania e iniciar negociaciones serias por el bien de toda la humanidad".

Hamad bin Isa Al Khalifa y papa francisco.jpg
Rey Hamad bin Isa Al Khalifa y el papa Francisco.

Rey Hamad bin Isa Al Khalifa y el papa Francisco.

La agenda

Francisco dejó una agenda con 3 "urgencias educativas":

  1. "El reconocimiento de la mujer" en la educación, el trabajo y el ejercicio de los derechos sociales y políticos;
  2. "la protección de los derechos fundamentales de los niños", para que "crezcan educados, asistidos, acompañados, no destinados a vivir en las garras del hambre y el remordimiento de la violencia"; y
  3. "la educación para la ciudadanía", en el respeto y la legalidad.

No basta con decir que una religión es pacífica, es necesario condenar y aislar a los violentos que abusan de su nombre. Tampoco basta con distanciarse de la intolerancia y el extremismo, es necesario actuar en sentido contrario. Es necesario dejar de apoyar a los movimientos terroristas mediante el suministro de dinero, armas, planes o justificaciones, y también la cobertura mediática, y considerar todo ello como delitos internacionales que amenazan la seguridad y la paz mundiales. Este terrorismo, en todas sus formas y manifestaciones, debe ser condenado. No basta con decir que una religión es pacífica, es necesario condenar y aislar a los violentos que abusan de su nombre. Tampoco basta con distanciarse de la intolerancia y el extremismo, es necesario actuar en sentido contrario. Es necesario dejar de apoyar a los movimientos terroristas mediante el suministro de dinero, armas, planes o justificaciones, y también la cobertura mediática, y considerar todo ello como delitos internacionales que amenazan la seguridad y la paz mundiales. Este terrorismo, en todas sus formas y manifestaciones, debe ser condenado.

-------------------------------

Más contenido en Urgente24

"Cristina presidenta" y 'palito' a Alberto, antes que hable CFK

"Caraduras": Otro fuerte cruce entre Vidal y Cerruti

¿Se viene la jornada laboral reducida en la Argentina?

Alberto busca en la agenda regional un antídoto a su marginalidad local

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario