Política

CÓRDOBA

Juntos por el Cambio permite la competencia pero sin agresiones para llegar al Senado

Luego del paso de Mauricio Macri por Córdoba y una serie de reuniones de unidad, los referentes locales de la coalición tienen las reglas en mano para lo que se viene de cara a las próximas legislativas. Podrán competir entre sí, según los anhelos de cada uno, aunque no estarían permitidas las campañas “sucias”, como se vio en la interna de la UCR cordobesa. Esta vez deciden las urnas y no el dedo nacional, aunque ya hay favoritos que tendrán el camino más allanado.

CÓRDOBA. La estadía del ex presidente Mauricio Macri en Córdoba durante la semana pasada (30/4) no solo dejó la imagen de un referente opositor volcado al armado político como no se lo había visto antes, sino que también proporcionó un panorama más claro respecto a la realidad de la oposición local y su futuro de cara a las próximas elecciones legislativas. Luego de una serie de reuniones dadas entre los principales impulsores de todos los partidos (se creó la Mesa Ejecutiva de JxC), y visitas de los mismos al propio Macri, la principal noticia para los referentes cordobeses es que todos tendrán la posibilidad de presentar argumentos y competir para poder figurar en las boletas.

Sin embargo, la condición principal dentro de esa competencia es que no estará permitida ningún tipo de agresión hacia los compañeros del mismo espacio, a pesar que se disputen un mismo puesto de lista. Esta última “norma” surgida de esas reuniones estuvo propuesta y dirigida particularmente por Gustavo Santos y Luis Juez. 

Conscientes de ello y del inevitable cruce que sus intereses públicamente expresados tienen en el destino, Santos y Juez intentaron dejar las cosas claras desde un principio. La no agresión sería una condición innegociable para ambos, que vieron como otros socios se despedazaban entre sí en campañas internas que terminaron en las urnas, y otras que no.

Un ejemplo de ello fue la interna radical local, que por poco no generó daños irreparables entre los protagonistas. O también la casi interna del PRO, de la cual Santos no iba a tener participación, pero en la que sí vio cómo los integrantes más cercanos en su espacio comenzaban a “desconocerse” en medio de la discusión porteña de “Macri vs Larreta”

Esa escalada fue precisamente detenida por “el dedo nacional”. Y ahora parece que los esfuerzos en casi todos los casos están puestos en armarse dentro de la coalición opositora, a excepción de algunos olvidados. 

Precisamente para evitar ese tipo de altercados, el ex secretario de Turismo de la Nación y el ex intendente y senador de Córdoba resolvieron que, de mínima, no serán agresivos entre sí. Ahora bien, esta actitud “pacífica” se debe a que cada uno cuenta con un arma distinta para emprender la lucha. 

Por el lado de Santos, lo principal es que cuenta con el apoyo de Mauricio Macri, el contrapunto público de Cristina Kirchner. Eso le da un peso notable al ex presidente de la Agencia Córdoba Turismo, quien además tiene bajo la manga el acceso directo a su gobernador y ex jefe Juan Schiaretti, quien por estas horas es observado con atención por el Círculo Rojo nacional, ya que podría despertarse como una tercera opción presidenciable que patearía el tablero desde lo político. 

Santos posee una muy buena relación con Schiaretti, e incluso hoy, desde otro espacio, todavía guarda reparo a la hora de expresarse sobre quien le dio a luz desde lo político. Además, el ex secretario de Turismo es originario del radicalismo, por lo que su versatilidad política es otro punto a destacar a la hora de tener en cuenta los consensos que puede llegar a generar. 

Por otro lado, Luis Juez encuentra los mismos anhelos que Santos, pero con distintas herramientas. Mientras que el candidato de Macri aún se encuentra en vías de desarrollar su imagen y reconocimiento, Juez pica en punta en cuanto a notoriedad pública. 

Eso lo posiciona mejor de cara a una eventual reelección inmediata (ya fue senador). Además, el referente del Frente Cívico ha escalado varios peldaños en la consideración pública, incluso superando al propio Macri en algunas encuestas a nivel local. 

Los años de Juez en la política cordobesa le dan un conocimiento del electorado que Santos seguramente envidia. El ex intendente de Córdoba ya intentó ir a por la gobernación en una oportunidad, aunque no lo logró, por lo que no volvería a cometer los mismos errores a sabiendas de que tampoco estarán enfrente los mismos contrincantes (la última vez se enfrentó al propio Juan Schiaretti, a quien acusó de robarle la elección). 

De esta manera, ambos dirigentes saben que corren por la misma vía, y rumbo al mismo objetivo, aunque con motores diferentes. Quedará por verse si se respeta el pacto, o si la coyuntura los lleva a otra cosa. 

A ellos, se suman en sus intenciones la actual senadora, Laura Rodríguez Machado, y un radical que ha sido protagonista de la interna mencionada: Rodrigo De Loredo. Esta suma de nombres solo agrega presión previa, aunque no está descartada la posibilidad de un acuerdo interno que defina los nombres enlistados. 
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario