ACTUALIDAD escuelas > crisis > CABA

EDUCACIÓN TOMADA

Escuelas en crisis: Libertinaje, desgaste y aulas en riesgo

Luego de años de un sistema flojo, el detrioro creciente del sistema educativo porteño cada vez es más evidente y urge la necesidad de firmeza en las aulas.

El conflicto educativo en CABA, profundizando en las últimas semanas por los frecuentes cruces entre el ministerio de Educación porteña, a cargo de Soledad Acuña y gremios y centros de estudiantes gerenciados por La Cámpora que resultó en la toma masiva de escuelas, evidenció la falta de un orden y de un control en el sistema de enseñanza casi libertino, sobre todo en las escuelas secundarias. Pero el problema data de hace años.

En 1999, con la creación del Sistema Escolar de Convivencia (Ley 223) sectores del ladriprogresismo lograron prohibir el sistema de amonestaciones en la educación porteña. Así forjaron una estructura tan deficiente que terminó por viciar el ámbito educativo, incluso nacional, que derivó en la toma de escuelas, fallas edilicias, alumnos con problemas de aprendizaje y autoridades institucionales menospreciadas.

image.png
El desgaste educativo derivó en la toma de escuelas, fallas edilicias, alumnos con problemas de aprendizaje y autoridades institucionales menospreciadas.

El desgaste educativo derivó en la toma de escuelas, fallas edilicias, alumnos con problemas de aprendizaje y autoridades institucionales menospreciadas.

La iniciativa en aquella época fue promovida por varios sectores justicialistas y de Izquierda. Una de las mas signifacativas fue la propuesta de la entonces concejal y ex embajadora de Argentina en Cuba, designada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner Juliana Marino. "Como legisladores podemos eliminar las amonestaciones y la expulsión del alumno, porque son anticonstitucionales y violan la Convención de los Derechos del Niño", sostuvo en ese entonces.

La norma detalla que las sanciones a aplicar según ese sistema de convivencia son "apercibimiento oral, apercibimiento escrito, realización de acciones reparatorias en beneficio de la comunidad escolar, cambio de división, cambio de turno y separación del establecimiento".

Además, la creación de un sistema de convivencia tiene como propósitos: favorecer la búsqueda de instancias de diálogo y mediación considerando la igualdad de todos los integrantes de la comunidad, promover el reconocimiento del conflicto y la transformación de su solución en actos educativos, respetar los derechos del niño y promover el cuidado del patrimonio escolar.

Luego de mucho tiempo, ese sistema más flexible, como se evidencia no funcionó. Situación que demuestra la necesidad de una normativa educativa seria y firme para lidiar con los estudiantes rebeldes, promovidos por intereses políticos que impiden la impartición de clases.

En esto días, los grandes triunfadores por desgracia, de la batalla cultural son La Cámpora con sus promesas libertinas y el Partido obrero que monopolizan las centros de estudiantes en las escuelas públicas.

Dos madres de alumnos del colegio tomado “Lengüitas” en una entrevista con TN de hace algunos meses realizaron aportes interesantes que expusieron el deficiente sistema de sanciones en las escuelas de CABA. Aparentemente, solo se sabía de una instancia de discusión entre el ministerio de Educación y el centro de estudiantes, pero nada concluyente. Su puestamente la resolución de la toma de la escuela se había acordado en un asamblea de la que pocas personas participaron. También dejaron entrever el escaso diálogo que hay en el centro de estudiantes y consecuentemente en la política entre sectores con opiniones distintas. "Ahí dicen ‘Acá no tenemos que opinar, sino apoyar´”, declaró una de en el canal de TV.

Tal como contó Urgente24, la utilización política de la creciente toma de escuelas en CABA de parte del kirchnerismo contra el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires cada vez se torna más evidente. Legisladores del FdT como Ofelia Fernández y Leandro Santoro alentaron las tomas e incitaron la rebeldía estudiantil.

Aquellos actos no fueron bancadas únicamente por legisladores del FdT sino que existieron vínculos concretos de los centros de estudiantes con agrupaciones partidarias del oficialismo. Las agrupaciones CEB (Coordinadora de estudiantes de base) y RENACE vinculadas a La Cámpora y la Izquierda estuvieron detrás del creciente conflicto educativo contra el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCi5J6s0ODB_%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAMjKsoTsSfqscXnboz1rTAuxPKCZCZCTpmDqzCZAUX5PXx13DsjBZCrDRsLigVnPzSc2T8KzbU9SkguOm27DBAUbKMFiNXee1vBD8gZA2M6OsrtKgZA0rgsxd59b1bJEl8YZAAiR91Si6xqUXwV4bKOsuQpnyHJRlSNh0i4cP4FodZATCukdqFQZD

Esta utilización política de los alumnos y las promesas simplicistas de los auto percibidos "progresistas" solo dejaron una educación deteriorada ávida de un orden y de disciplina, dos componentes básicos en todo sistema educativo eficaz. Con Sistema Escolar de Convivencia la educación pública paulatinamente fue empeorando al nivel de perder el prestigio que antes gozaba. La grieta en la "excelencia educativa" entre la gestión privada y estatal cada vez es mayor.

Propuesta de LLA

Frente a esta pésima educación y fracaso amarillista en CABA, La libertad Avanza (LLA) ya comenzó a presentar proyectos para intentar devolver a la educación porteña la cierta eficacia que antes poseía en su camino de ganar la batalla cultural contra los sectores de izquierda. Y para eso es esencial la vuelta del "orden y disciplina".

Hacia septiembre, en medio de las tomas, el legislador porteño liberal Ramiro Marra se plantó y pidió la expulsión de los alumnos que tomaron el Mariano Acosta(el primer colegio de la seguidilla). La propuesta consistió en agregar el Artículo 9 bis a la Ley 223 del Sistema Escolar de Convivencia, lo cual implica castigar la interrupción del normal funcionamiento de los establecimientos educativos con la expulsión de los alumnos.

“Educarse es algo esencial, ellos no pueden tomar la determinación deliberada de tomar el colegio. Necesitamos poner orden, necesitamos que tengan límites. Estamos cansados de que estos chicos utilizados por los espacios políticos terminen tomando colegios de forma discrecional”, había defendido Marra.

Este sábado (12/11) el diputado liberal de Javier Milei presentó otro proyecto, en sintonía con el mencionado en la Legislatura porteña, que reclma la vuelta del sistema de amonestaciones en los colegios secundarios de la Ciudad de Buenos Aires. Posiblemente llevaría consigo una replanteo del Sistema Escolar de Convivencia.

En ese contexto el legislador liberal dio a conocer su iniciativa a través de un video publicado en su cuenta de Twitter en el que argumentó que su proyecto resultaría eficiente para comprender “lo que es la disciplina y el orden".

“Respeto y disciplina, para una mejor educación. Si queremos que la educación vuelva a ser prioridad, el orden y respeto a las autoridades es prioridad. Por eso, presenté un proyecto para que las amonestaciones en los colegios vuelvan a funcionar”.

https://twitter.com/RAMIROMARRA/status/1591495903302635521

En el video, el legislador reflexionó: “Que se vuelva a implementar el sistema de sanciones a través de amonestaciones como era antes y que funcionaba muy bien, a muchos de nosotros nos sirvió para entender lo que es la disciplina y el orden".

Y justificó: “La educación es un pilar fundamental para el desarrollo de una sociedad, y si no hay disciplina y orden no hay una buena educación, por eso presentamos este proyecto que esperemos que avance porque es otra manera de colaborar para tener una sociedad mejor".

Más contenido de Urgente24

"Si Zelensky quiere negociar, Ucrania no lo acompañará"

La Ciudad de la Furia Planera: 20 x 6 (y se quejan)

CEO de JP Morgan habla, se vienen sorpresas poco agradables

Bajar la inflación es más importante que ganar Qatar 2022

Errores de Vladimir Putin y un plan ahora en el aire