ACTUALIDAD Boleta Única > boletas > candidatos

DEBATE

Boleta única: 5 argumentos a favor y 5 en contra

Un panorama simple sobre qué es la Boleta Única de Papel y cuáles son los argumentos de los expertos a favor y en contra de su implementación en la Argentina.

En la Argentina hace tiempo se comenzó a poner sobre el tapete político la posibilidad de implementar la Boleta Única de Papel (BUP) en las elecciones, aunque siempre ha fracasado. Actualmente, es tema de debate en el Congreso, donde hay una decena de proyectos -mayormente de la oposición- para cambiar el instrumento de votación para los comicios presidenciales y legislativos de la Nación.

Cabe destacar que Argentina y Uruguay son los dos únicos países de América Latina que todavía no utilizan la Boleta Única en sus comicios. Además, la BUP ya funciona para cargos provinciales en 5 de los 24 distritos del país.

Primero, antes de pasar a los argumentos de los expertos a favor y en contra de este sistema, un panorama simple para entender de qué se trata.

Qué es la Boleta Única de Papel

El Sistema de Boleta Única es un sistema de voto por el cual se muestra toda la oferta electoral en un solo papel. El voto se hace marcando los casilleros correspondientes a los partidos o frentes electorales para cada categoría (por ejemplo, diputados y senadores de la Nación, y/o gobernador, etc).

Es decir, se unifica toda la oferta en un solo formato: es un sistema de sufragio que concentra todas las candidaturas de todos los partidos y coaliciones en una sola papeleta.

El votante recibe en mano la boleta única de parte de las autoridades de mesa, en el cuarto oscuro -box de votación o biombo- marca sus opciones con un lápiz o una lapicera e introduce esa boleta en la urna.

La principal diferencia con el sistema de votación actual es que el elector ahora arma su voto con las boletas de cada partido o frente que encuentra en el cuarto oscuro (a veces puede haber decenas de estas disponibles, según la cantidad de agrupaciones que se hayan presentado).

Con el sistema actual, el elector puede tomar una boleta completa o cortar boleta y elegir, por ejemplo, el candidato a presidente de un partido y la lista de candidatos a diputado y/o senador, de otro. Todo eso lo deposita en un sobre, que se cierra y va a la urna. Con la boleta única también se puede votar a distintas agrupaciones por categoría, pero usando un lápiz, no una tijera.

boleta-unica-papel.jpg

Boleta única: 5 argumentos a favor

Agilización del proceso de votación, mayor transparencia electoral y equidad en la competencia son algunos de los principales argumentos a favor de este sistema, y los tres están vinculados entre sí.

1- Transparencia electoral: garantiza que estén todas las opciones electorales al momento de votar aun cuando el partido no cuente con fiscales que lo verifiquen. Con la boleta única, los fiscales no deben ir a chequear los posibles faltantes de boletas, ya que se trata de un solo papel, por lo que se cree que así podrían evitarse prácticas como el robo de boletas, las roturas o las boletas truchas.

2- Agiliza el proceso electoral: otro punto a favor es que al no tener que colocar decenas de boletas partidarias, los cuartos oscuros pueden ser más chicos o directamente boxes de votación, y no necesariamente usar un aula entera para un solo elector por vez, lo cual podría agilizar el proceso electoral.

Asimismo, según el especialista en elecciones y ex director de la Dirección Nacional Electoral del Ministerio del Interior entre 2001 y 2015, Alejandro Tullio, con la boleta única es más sencillo el conteo de los votos “con entre 280 y 290 boletas”, que es la cantidad habitual de votos emitidos por mesa, “que con las múltiples combinaciones desiguales” de las boletas partidarias, que se pueden cortar.

Dependiendo de su diseño y su tecnología, la boleta única de papel podría ser leída con sistemas de escaneo veloces y seguros, agregó.

También la Boleta Única facilitaría el trabajo de las autoridades de mesa y fiscales: no más sobres, no más revisar a cada rato el cuarto oscuro para ver el material electoral.

De todos modos, hay que destacar que la Boleta única no anula la necesidad de las fuerzas políticas que compiten de contar con una cantidad importante de fiscales en cada lugar de votación, pero sí puede mutar sus funciones: en lugar de estar chequeando constantemente la presencia o ausencia de boletas, tendrán que focalizarse en el conteo correcto de los votos en el escrutinio provisorio.

3- Equidad en la competencia: Daniel Zovatto, director regional para América Latina y el Caribe en el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA Internacional), subrayó en diálogo con el portal Chequeado, que la boleta única garantiza la equidad en la competencia electoral, porque “toda la oferta electoral está expresada de la misma manera” y que “no se beneficia ningún partido político o frente electoral en particular”.

Al centrar la responsabilidad de la impresión y distribución de las boletas en el Estado, se garantiza la presencia de la totalidad de la oferta electoral el día de los comicios en cada centro de votación, asegurando que ya no faltará ningún candidato al momento en que el elector deba decidir su voto, ya que la boleta única los incluye a todos.

“Garantiza a los electores que van a poder escoger a quien deseen sin importar la capacidad logística de la agrupación, y a las agrupaciones una mayor equidad en la competencia”, agrega Tullio.

4- Más económica y ecológica: Tullio también indicó que la boleta única, además de ser “el único sistema que asegura la integridad de la oferta electoral”, es más económica y ecológicamente sostenible.

“Debemos prestar atención a la huella ecológica de los procedimientos. No es sólo la cantidad de papel, la tinta y otros materiales no biodegradables que insume el sistema actual sino también la logística asociada, porque son grandes volúmenes de elementos que se transportan”, dijo a dicho medio.

Respecto a la parte económica, quienes están a favor aseguran que si en la última elección se hubiera implementado el sistema, el ahorro para las arcas públicas habría alcanzado los $3 mil millones.

Las boletas electorales, un negociado millonario
Entre los argumentos a favor de la BUP está la disminución de gastos de impresión de las boletas partidarias.

Entre los argumentos a favor de la BUP está la disminución de gastos de impresión de las boletas partidarias.

5- Fin del financiamiento político vía boletas: La boleta única es una sola por cada votante y la impresión la realiza el Estado, sin la participación de los partidos políticos, que “en muchos casos suelen financiar las campañas con el dinero de las boletas” , sostiene Pablo Secchi, director ejecutivo de Poder Ciudadano.

Boleta única: 5 argumentos en contra

1- Longitud / Boleta "frazada": una de los principales problemas que podría generar la Boleta única es la longitud del papel, debido al complejo esquema de distribución de cargos electivos provinciales. "Sería una frazada", había ironizado al respecto Myriam Bregman durante el reciente debate en comisión de la Cámara de Diputados.

“Podríamos estar hablando directamente de afiches, del tamaño de los de la vía pública, que oficiarían de boleta única; inclusive sin contar los cargos provinciales”, dijo a Chequeado Facundo Cruz, politólogo y docente de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad Torcuato Di Tella.

Además, sostuvo que “la boleta única no resuelve el problema de la lista sábana, que es cerrada y bloqueada, porque uno vota una lista completa y no puede elegir candidatos de una u otra lista”. “Ahora se votan listas. Con la boleta única también, eso no cambia”, aseveró.

En el debate en Diputados, el municipio de San Isidro simuló la Boleta Única y mostró cómo quedaría en las PASO si se repiten la cantidad de listas que hubo en la última elección. La misma tiene casi un metro cuadrado de extensión.

El espacio de Sebastián Galmarini creó una boleta con los 24 partidos que compitieron en la última elección en ese distrito. Si se repite esa misma elección, el pliego de la boleta mediría 82 cm x 95 cm.

bolea-unica-san-isidro.jpg

2- "Esconde candidatos": otro aspecto negativo, según los expertos, es que la boleta única sólo muestra a los cabeza de lista y no a la lista completa de candidatos. En este sentido, lo que se cuestiona es que al no haber listas completas es mucho más fácil para los partidos "esconder" a candidatos 'impresentables' abajo de las "sábanas".

Este tipo de boleta, por su diseño, ocultaría información al elector, pues solo los 3 primeros candidatos de la categoría son visibles. En este sentido, el elector cuenta con menos información que con el sistema actual. Esto no solo favorecería a una mayor personalización (y en ocasiones farandulización) de la política, sino que debilita a las agrupaciones partidarias.

3- Perjudica a partidos chicos: vinculado al punto anterior, además se cuestiona que con el sistema de boleta única sería mucho más difícil para un partido chico y en crecimiento -como el de Javier Milei, por ejemplo o como el de Mauricio Macri en su momento, o para la Izquierda- tener candidatos competitivos en cada categoría.

Fue Carlos Maslaton, que apoya a Milei, quien salió con los tapones de punta a denunciar esta situación: "hay algo todavía más grave que lo que ya dije contra la boleta única nacional. Y es que rige para los cargos nacionales solos. En toda elección provincial que coincida con la nacional, las boletas de La Libertad Avanza irán separadas sin link alguno con Javier Milei. Desastre", escribió en su cuenta de Twitter.

"El principal problema para Milei de la boleta única nacional, y es algo que nadie que no haya estado en política puede ver, es que el elector no puede linkear el cargo a presidente con los cargos del congreso, y mucho menos con los cargos provinciales porque quedan separados", agregó.

boletas_1.jpg

Es que, con el sistema actual, en una elección presidencial, por ejemplo, aparecen todas las categorías a elegir (diputado y senador, fundamentalmente) atadas a la categoría presidencial. Es decir, que hay un candidato principal que es el presidente y al que todos miran.

Y si bien se puede cortar boleta, no es algo que la mayoría de los electores haga. Entonces, cuando se cuentan los votos, la composición que queda de las cámaras de Diputados y senadores es relativamente parecida a lo que fue el resultado de la elección presidencial: el que sale primero se lleva la mayoría de los diputados, el segundo se lleva un poco menos, el tercero se queda con algunos que le van a servir para empezar a construir su espacio político. (En el Senado es más complejo porque no hay un reparto proporcional, pero asumamos que es parecido solo a fines didácticos).

En términos políticos eso implica:

  • El que ganó tiene muchos legisladores para tratar de imponer en el Congreso su programa de Gobierno (o al menos para hacer mucha fuerza);
  • El que sale segundo tiene muchos votos como para intentar frenar las reformas que no considere correctas.
  • El que sale tercero, cuarto, quinto, empieza a tener volumen para llevar planteos al Congreso y que su voz se escuche, para tener más fuerza en la próxima elección.
  • El primero y el segundo (al menos en un país normal) pueden negociar mano a mano. Si se ponen de acuerdo los líderes, se destraba el conflicto.

Con la boleta única en su implementación tradicional se evita el efecto arrastre. Esto podría generar más conciencia en la gente para elegir en cada categoría a quien mejor lo represente. Pero en la práctica genera dificultades para que la ciudadanía conozca bien a los candidatos y muchas veces terminan votando por descarte. A los partidos (especialmente los chicos) les complica tener un candidato competitivo para cada categoría.

** Extra: problema de Gobernabilidad

La aplicación de la Boleta Única puede llegar a afectar la composición del Congreso Nacional. "No opino sobre si esto es bueno o es malo, simplemente puede suceder. Y lo que sucede en este caso es bueno si se lo busca o si se sabe que puede suceder. La Boleta Única dependiendo su diseño puede afectar por ejemplo el corte de boleta, y puede redundar en gobiernos con una presencia más débil en el Congreso. Para algunos eso puede ser bueno, para otros malo", consideró Secchi.

“Se corre el riesgo, según cual sea el formato de la boleta única, de mayor atomización del sistema. Esto deriva en más dificultades de gobernabilidad porque es un voto más selectivo, entonces propicia menos el efecto arrastre ”, dijeron desde el sector judicial a Facundo Cruz, según expone en la nota citada anteriormente. Esto impacta en la gobernabilidad.

El antecedente inmediato es la provincia de Santa Fe, que a partir de 2011 incorporó la boleta única en su formato por categorías. En 2 de 3 elecciones el que ganó la Casa Gris no ganó la Cámara de Diputados. La adopción de la boleta única en un sistema que le garantiza automáticamente la mayoría al que gana la legislativa sin dudas potenció este escenario.

4- Polémica por asignación de espacios: hay dos formas posibles de asignar espacios en la boleta única. Uno es ubicando en una boleta horizontal, de izquierda a derecha, todos los partidos con la lista de candidatos que ofrecen dependiendo de la cantidad de bancas que ponen en juego. El primero suele ser el que más tiene, luego viene el segundo y así hasta el último, que suelen ser los nuevos. "Esta opción, creo, sería un escándalo al cubo", resume Facundo Cruz en el portal Cenital.

La otra forma es recurrir al sorteo con presencia de todos los apoderados partidarios, opción que se contempla en varios de los proyectos presentados. Con respecto a esta forma, Cruz dice tener "una digresión más filosófica y se refiere a la fortuna". Y es que si la boleta única busca promover la igualdad entre los partidos, "hay un componente azaroso en el sorteo que puede llegar a ubicar a espacios políticos muy minoritarios, que se beneficien del lugar en la boleta y obtengan representación política, mientras que otros pueden verse perjudicados con su locación. Acá chocaría equidad con suerte. A ver cuál gana, y quién se queja y judicializa".

5- Por qué cambiar algo que funciona: hay quienes consideran que no es necesario modificar el sistema de votación ya que el vigente no tiene mayores inconvenientes. Algo así como 'más vale malo conocido que bueno por conocer...'. En este sentido, creen que si bien en varios de los procesos electorales han aparecido denuncias sobre robo de boletas, boletas apócrifas y otras supuestas trampas, la Justicia nunca demostró que algo de esto se consuma en un fraude. Es más, las denuncias nunca prosperan más allá de las primeras semanas posteriores a las elecciones.

También toman en cuenta lo que le puede costarle a los votantes adaptarse a este nuevo formato y cómo esto puede repercutir en los comicios: “en una primera implementación probablemente aumenten los índices de voto nulo. Porque, aunque sea un formato de voto más sencillo, requiere de una capacitación y una gradualidad en la implementación como todo cambio importante en el sistema electoral”, opinó una fuente judicial en diálogo con Cruz. Por su parte, Tullio, coincide al alertar que “hay costos de transición, de aprendizaje de los ciudadanos, funcionarios electorales y fiscales, pero son costos transitorios y totalmente asumibles en una ponderación razonable”.

----------

Más contenido en Urgente24:

Paseos para hacer en familia un feriado en Buenos Aires

Sergio Berni sin filtro: "Ella trajo al borracho, ahora que se lo lleve"

Alberto Fernández incumplió su promesa a la Marina Mercante

Luis Ventura fue contra Jorge Rial, pero complicó a Telefe

Susana Giménez aprovechó el momento y se desquitó con Rial

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario