Leído

Duro reclamo de Amnistía Internacional a Insfrán por los centros de aislamiento

Jue, 21/01/2021 - 4:30pm
Enviado en:
Por Urgente24

Tras enumerar las múltiples denuncias recibidas por las condiciones en los Centros de Atención Sanitaria (CAS) de Formosa, Amnistía Internacional reclamó a Gildo Insfrán que las medidas para combatir la pandemia "sean respetuosas de los derechos humanos".

8f231a20de680fca3f1a776ac96503ee.jpg
Contenido

El gobernador de la provincia de Formosa, Gildo Insfrán, ha quedado envuelto en una gran polémica por cómo ha sido su manejo y políticas respecto a la pandemia del covid-19. Y este jueves (21/01) desde Amnistía Internacional advirtieron sobre el uso desmedido de cuarentenas obligatorias en centros de aislamiento de esa provincia.

Cabe recordar que ayer, tal como informó Urgente24, un grupo de manifestantes realizó un 'escrache' en la Casa de la Provincia de Formosa, ubicada en la calle Hipólito Yrigoyen al 1400 en la Ciudad de Buenos Aires, para rechazar las medidas tomadas por Insfrán respecto a la pandemia.

Previamente, el el senador nacional de Juntos por el Cambio por la provincia de Formosa, Luis Naidenoff, apuntó contra Insfrán por estos "centros de privación de la libertad" donde "no se respetan los dos metros de distanciamiento social, no hay margen para la ventilación, no se respeta el ámbito de la privacidad y la intimidad y no hay baños propios".

Hoy, a través de un comunicado, Amnistía Internacional reclamó a "las autoridades de la provincia de Formosa que todas sus medidas para combatir la pandemia del COVID-19 sean respetuosas de los derechos humanos", luego de haber recibido denuncias sobre las medidas de cuarentenas estrictas en Centros de Atención Sanitaria (CAS). 

Estas denuncias señalan que se obligaría a permanecer en los centros de aislamiento a personas con síntomas leves, asintomáticas e incluso a personas que no tienen COVID-19 , lo cual las expone al contagio. Además, se ha denunciado que en muchos casos, a las personas no se les brindaría información de su situación de salud, o se lo hace de palabra sin tener acceso a los resultados de sus test COVID-19, se les harían varios hisopados sin que se le pida consentimiento, "resultando todo ello violatorio de su derecho a la información, al consentimiento informado, a la salud, entre otros".

También se destaca que la duración de las cuarentenas en los CAS en algunos casos habría excedido los 14 días, llegando incluso a los 30 días. Además, las personas no tendrían suficiente acceso a información sobre el tiempo que permanecerán alojadas ni sobre los criterios científicos que se aplicarían en un momento dado para decidir su alta de la cuarentena o el aislamiento.

Anministía Internacional informa que han recibido denuncias que indican que se obligaría a permanecer en los CAS a niñas, niños y adolescentes y, en algunos casos, sin el acompañamiento de sus padres o familiares.

Y destaca que las fuerzas de seguridad trasladarían compulsivamente a las personas a los CAS, los cuales estarían custodiados las 24 hs. por personal policial mientras que el personal de salud solo se presentaría una o dos veces al día.

Otro de los puntos denunciados establece que estos centros de aislamiento "no cumplirían con condiciones higiénicas y de salubridad recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para evitar la propagación del virus y respetar la dignidad de las personas, permaneciendo más de 200 personas en un estadio, sin intimidad, ventilación, espacios de recreación y compartiendo los sanitarios. En muchos casos, esos espacios resultan contraproducentes para evitar la generación del virus y exponen a las personas al contagio".
  
Asimismo, destacar que estas denuncias "se suman a la situación de extrema precariedad que debieron atravesar las personas varadas que fueron impedidas de reingresar a territorio jurisdiccional durante meses". En octubre pasado, Amnistía Internacional ya había alertado por las más de 8000 personas varadas que no podían regresar a Formosa desde el inicio de la emergencia sanitaria.

De acuerdo a información oficial, hoy se encuentran alojadas en los centros de aislamiento 3094 personas, pero solo hay 622 casos de COVID-19 activos en toda la provincia.

"Según el derecho internacional de los derechos humanos, en situaciones de emergencia de salud pública, las autoridades pueden imponer cuarentenas obligatorias, como han hecho en respuesta a la COVID-19. Sin embargo, dado que la cuarentena bajo custodia del Estado representa en la práctica la privación de la libertad de una persona, su uso es permisible únicamente en circunstancias limitadas. Los gobiernos tienen la obligación clara de garantizar que las personas sometidas a cuarentena están recluidas en condiciones dignas y con garantías frente a los malos tratos", asegura Amnistía en un comunicado. 

Y recuerda que según las recomendaciones de la OMS, una cuarentena debe durar 14 días, transcurridos los cuales las personas pueden regresar a sus domicilios, siempre que no desarrollen síntomas de COVID-19. A su vez, recomiendan que las niñas, niños y adolescentes no sean obligados a cumplir cuarentenas obligatorias en centros públicos. La OMS afirma asimismo que, aunque la cuarentena puede retrasar la introducción de una enfermedad en un país, si no se aplica como es debido, puede crear fuentes adicionales de propagación de ésta.

"El derecho internacional prevé excepciones a la libertad para proteger la salud pública en situaciones extraordinarias. Sin embargo, cualquier medida que se tome dentro de este marco, debe ser proporcionada, estrictamente limitada y necesaria; y no debe perpetuarse indefinidamente en el tiempo. Amnistía Internacional reconoce que los Estados deben tomar medidas para limitar el impacto del COVID-19 en la población; sin embargo, las mismas deben ser respetuosas de los derechos humanos", añade el texto difundido.

“Los testimonios que recibió Amnistía Internacional muestran la vulneración de derechos a los que son expuestos los ciudadanos formoseños. El modo en que se viene implementando la cuarentena estricta bajo custodia de las autoridades de Formosa no lo observamos en ningún otro lugar del país. Las autoridades deben evitar recurrir a métodos coercitivos en la implementación de medidas de salud pública.  La pandemia no debe ser una excusa para que los Estados violen sus obligaciones en materia de derechos humanos”, sostuvo Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.

En este sentido, "Amnistía Internacional pide a las autoridades formoseñas que den prioridad a las campañas de prevención de la COVID-19 y a medidas de cuarentena voluntaria, y eviten someter a las personas a cuarentenas controladas por el Estado a menos que esta medida sea estrictamente necesaria y proporcionada, y únicamente cuando no se pueda alcanzar el fin de proteger la salud pública por otros medios, y sólo si pueden proporcionar un entorno con condiciones higiénicas, sanitarias, de privacidad y atención médica adecuados y dignos".

# Naidenoff: “Lo que está pasando en Formosa es inhumano”

Tras conocerse que la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia ratificó la incompetencia para resolver el hábeas corpus presentado a favor de las personas que cumplen aislamiento en los centros del Gobierno, el legislador nacional anunció que apelará la resolución.

Naidenoff aseguró que recurrirá ante la Cámara de Casación para apelar la declaración de incompetencia ratificada por la Cámara de Apelaciones: “Vamos a llegar hasta las últimas instancias judiciales para frenar los abusos y atropellos a la dignidad de los formoseños”.

“Lo que está pasando en Formosa es inhumano, con vulneración de derechos y pérdidas de libertades, por lo tanto es nuestra obligación redoblar los esfuerzos”, señaló en referencia a las situaciones que se viven en los centros de aislamiento.

“Vamos a transitar todas las instancias que sean necesarias para poner freno a las flagrantes violaciones a la dignidad y a los derechos humanos a los que se ven sometidas todas las personas que compulsivamente son alojadas en los centros de aislamiento”, reiteró.

Recordó que “así como cuando dimos el puntapié inicial por los varados ante la Corte Suprema de Justicia y muchos pensaban que era imposible lograr el resultado, hoy miles de comprovincianos pudieron reencontrarse con sus familias”.

“De la misma manera, estamos convencidos de que el Gobierno va a rever esta medida profundamente deshumana y cruel a la que se somete a las personas en los centros de aislamiento, para que puedan realizar la cuarentena en sus domicilios con los protocolos correspondientes”, concluyó.