ACTUALIDAD Argentina > Mapuches > gasoducto

ESPERANDO A SERGIO MASSA

Argentina, un país a merced de la marginalidad

Argentina, país de extorsionadores: de mapuches a piqueteros, desde el gasoducto a

Argentina, Acto I: Un grupo de autodenominados Mapuches le advierten al Presidente de la Nación que ningún gasoducto podrá construirse si no se acuerda con ellos el paso de la obra en lo que dicen son sus tierras. El gobernador de la Provincia de Neuquén acepta darles ese poder.

Argentina, Acto II: Piqueteros amenazan con más ocupación de espacios públicos y cortes de ruta, sugieren que volverán los saqueos y consiguen un bono de $11.000. Para los jubilados, nada.

Argentina, Acto III: En Rosario, Provincia de Santa Fe, la ciudad más castigada por la violencia, se movilizan a la puerta de un supermercado para pedir alimentos y juguetes para el Día del Niño y amenazan con un saqueo. Consiguen lo que solicitaban. La extorsión fue exitosa.

¿Cómo se llama la película?

Un país a merced de la marginalidad.

Los casos podrían ampliarse. Todo ello sucede en medio de las constantes versiones sobre cambios en el gabinete de Alberto Fernández para lograr un supuesto shock de confianza. Lo requerido no es tan descabellado, aunque parece difícil. Sentido común es lo que se busca. Asoma la figura de Sergio Massa, como la última opción para encarrilar el tren.

Sergio Massa.jpg
Sergio Tomás Massa, la última posibilidad de encarrilar el tren del Frente de Todos.

Sergio Tomás Massa, la última posibilidad de encarrilar el tren del Frente de Todos.

Gabriel Cherqui

La vara con la que se miden ciertas acciones en la Argentina es diferente. Si un dirigente social de alto perfil mediático tal como Juan Grabois advierte con la posibilidad de derramar sangre e incluso habla del regreso de los saqueos, la reacción no pasa más de algunos posteos en redes sociales condenando sus expresiones.

Ahora, si el ex intendente de San Miguel, Aldo Rico, graba un video en el que sostiene que cuando la “Patria está en peligro, todo es lícito, menos no defenderla ”, y convocada a “camaradas ” a organizarse, lo denuncian en la Justicia. Y el gobierno nacional padece palpitaciones. La palabra 'Patria' siempre le molesta a la izquierda y lo asocia con levantamientos militares. Error.

Ambos hechos son condenables: Grabois y Rico. Pero la forma de evaluarlos es diversa. Todo aquello que se oponga a las opiniones “progresistas” es tildado de extrema derecha.

Resulta interesante evaluar qué hay detrás de los dichos de Aldo Rico y cómo se enlaza como la compleja situación que se vive en el sur del país por al avance de aquellos Mapuches, no todos pero sí algunos.

Esta semana se conoció el caso de un grupo de ellos, dirigidos por Gabriel Cherqui y Jorge Nahuel, quienes negociaron con el gobernador de Neuquén, Omar Gutierrez, para tener la última palabra a la hora de posibilitar que la obra del gasoducto Néstor Kirchner pase por tierras que le dicen pertenecer. Si las condiciones exigidas no se cumplen, el trabajo se puede o detener o no hacer. Insólito, pero real.

También hay que poner el ojo en el titular del Sindicato de Petroleros de Neuquén, Marcelo Rucci, benevolante con esa postura que parece extorsiva. Todo huele a un asunto irregular, sucio, feo. No provoca la confianza que la Argentina necesita para recibir inversiones directas privadas.

Muchas empresas que operan en Vaca Muerta decidieron callar. Ya fueron sometidos a los pedidos indebidos de estos grupos que, incluso, buscan diferenciarse de la RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) a quienes definen como “capturados por los servicios de inteligencia”.

Gabriel Cherqui, quien fue el vocero que le advirtió al Presidente Alberto Fernández que no se podría hacer nada sin la autorización de ellos, creó una empresa que se llama La Lata SRL con amplios objetivos societarios. Entre ellos, “servicios de asesoramiento, dirección y gestión empresarial”. Un rubro brumoso que permite blanquear aportes en blanco lo que no se puede justificar en negro.

INFORME MAPUCHES GABRIEL CHERQUI Parte 2

Aldo Rico

Con temor e incertidumbre viven en la Comarca Andina muchos propietarios y empresarios por el avance de estos grupos.

Los casos más conocidos son los vandálicos accionares en Villa Mascardi o los episodios en El Bolsón.

El más reciente, el asalto a una cabaña donde rociaron con nafta a una pareja local. Reclaman ocupar parte de las tierras de la Compañía de Montaña del Ejército. Salvo algunas voces muy puntuales, la política permanece en silencio. Por ese motivo, la palabra de Aldo Rico cobra relevancia porque advirtió ante este riesgo de pérdida de soberanía.

En el mes de enero, el veterano de guerra, ex carapintada, ex diputado nacional, ex ministro provincial, ex alcalde municipal y ex concejal, famoso por su planteo en la Semana Santa de 1987, estuvo en El Bolsón, Provincia de Río Negro.

Allí comenzaron algunos movimientos públicos, pero también privados. Ex suboficiales del Ejército Argentino que acompañaron a Rico en otros tiempos empezaron a reunirse. No es contra la democracia sino preocupados por los que atentan contra las instituciones democráticas.

Muchos de ellos han elegido, desde hace tiempo, el sur argentino para fijar residencia. En aquellos tiempos, el sitio de Horacio Vertbisky, “El cohete a la Luna”, publicó una nota que destacó la presencia de Aldo Rico:

“Oficiales y suboficiales retirados (muchos con residencia en la Patagonia) son la conducción real de este movimiento que muestra una estrategia y un discurso diferente a los que despliegan los gobiernos locales, aunque complementarios y probablemente consensuados”.

Fue el nacimiento de un movimiento de resistencia a quienes observan como “enemigos de la Patria”, quienes se definen Mapuches, aunque para ellos son terroristas. Hay que ir al territorio para encontrar la explicación del video que tanto revuelo armó la semana pasada.

Para Aldo Rico, tal como muchos otros, la posibilidad de saqueos se enmarca en un proceso similar.

La idea es desestabilizar la organización actual de la República Argentina.

Rico fue intendente de San Miguel en el conurbano cuando ocurrieron los dramáticos acontecimientos de 2001 previo a la caída de Fernando De la Rúa.

Los vasos comunicantes son muy elocuentes. Desde aquellos tiempos a la actualidad, lo único que ha crecido con fuerza, salvo en breves lapsos, es la marginalidad y la pobreza. Perfecto caldo de cultivo para que cada quien pida lo que le parece. Sin ningún respaldo.

Es eso, en definitiva lo que reclaman los autodenominados dirigentes de pueblos originarios. Les cuesta mucho demostrar lo que exigen. Sucede algo similar con los movimientos sociales. Son estructuras políticas sin reconocimiento legal. Pero se comportan tal como si lo tuvieran. Atomizaron los territorios y hoy pujan con los intendentes por el control de los mismos. Su intención es convertirse en opción electoral. Un juego peligroso porque podría ser su certificado de defunción.

¿Cuántos los acompañarían en las urnas? En el Movimiento Evita, el ex jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina es uno de los que construye el andamiaje legal para presentarse a elecciones.

Aldo Rico: "Cuando la patria está en peligro, todo es lícito"

Esperando definiciones

Si efectivamente Sergio Massa ingresa al gabinete, tal como se especula con tanta fuerza en las últimas horas, también deberá lidiar con este panorama.

No será tan sólo una cuestión de dar un vuelco en las expectativas económicas. Él deberá ir sobre las raíces de un problema más profundo. Y es una Argentina a merced de la marginalidad.

Agitó el escenario la publicación de Malena Galmarini de un video de campaña cuando se iniciaba la candidatura de Sergio Massa, con un slogan, “Mientras muchos restan, vengo a sumar”.

En ese entonces, los que restaban están ahora en el gobierno. Pero lo más importante para el presidente de la Cámara de Diputados es que él está convencido que la agenda que proponía en aquel entonces es la única que hoy puede rescatar al Frente de Todos. Y a él.

https://twitter.com/MalenaMassa/status/1552161376587636736

La opción tomó cuerpo. Porque, además, los números son elocuentes. Días atrás, un intendente del Gran Buenos Aires, de un distrito muy ligado al voto peronista, recibió una encuesta. La posición de los dirigentes más valorados en su comuna no varió. CFK sigue N°1. Pero cayó. Ella lo sabe.

Por eso, se enfrenta a una enorme dicotomía:

  • Si apoya el ajuste que es indefectible, quizá esa imagen siga cayendo.
  • Si no lo hace, el gobierno tendría enormes dificultades para seguir y el daño podría ser aún mucho mayor.

Por primera vez, los planetas parecen alinearse internamente - hay diversas lecturas sobre ello - . No los une el amor, sino el espanto.

------------------------------

Más contenido en Urgente24:

Cabandié le agradeció a DiCaprio y lo "incendiaron" en Twitter

El drástico cambio de Brendan Fraser para su nueva película

Caruso Lombardi, a declarar ante la Justicia por una estafa

Escándalo: Beligoy avaló el robo de Barracas a Patronato

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario