ZONA $ Argentina > trabajo remoto > Silicon Valley

TIEMBLA SILICON VALLEY

Si Argentina fuese un país lógico ¡Qué oportunidad, gente!

Todo Silicon Valley irá a Washington DC esta semana: el trabajo remoto deslocaliza a las 'hi-tech', creando trabajo en otras regiones. Qué oportunidad Argentina.

Pese a los políticos y sus pésimas políticas educativas públicas, gracias a un sistema privado de educación bastante eficiente -¿nunca se reivindicará a la educación privada que produce gente que mantiene en pie a la Argentina?-, hay talento posible, hay recursos humanos enormes que, en otro contexto, con otras leyes y oportunidades, lograrían un ascenso notable de la economía y el desarrollo.

Oportunidades no faltan. Pero también hay un peligro que avanza: USA quiere restringir el trabajo remoto, ya no cree en la globalización, dice que necesita importar todos los recursos humanos posibles. ¿Cómo lograr que los jóvenes argentinos no emigren? En The Wall Street Journal, Julie Bykowicz cuenta que Silicon Valley irá en masa al Capitolio (el Congreso) para advertir que la tendencia del trabajo remoto conducirá a una mayor deslocalización de los empleos de desarrollador de software (programador) y otras tecnologías, a menos que EE. UU. admita a más inmigrantes altamente calificados.

Es decir: EE. UU. ve peligrar la cantidad de recursos humanos y hay una pulseada por lograr o no absorber esos recursos de otras partes del mundo ya que el trabajo deslocalizado permite trabajar a distancia, sin fronteras.

En definitiva: si la Argentina tuviera condiciones apropiadas, podría beneficiarse con la tendencia mundial de deslocalización del trabajo. Pero si la Argentina no cuenta con condiciones apropiadas, EE. UU. está debatiendo cómo llevarse a los jóvenes argentinos a Silicon Valley, ¿está claro o hay que echarle agua? (Carlitos Balá).

Esto lleva a otra pregunta: el Gobierno porteño presentó el Plan Empleo Joven con el objetivo de que 10.000 personas de entre 18 y 24 años se inserten en el mundo laboral para 2023. La iniciativa consiste en incentivar la contratación de este grupo que enfrenta las mayores dificultades para acceder a un trabajo. De esta manera, se buscará brindar más y mejores oportunidades y disminuir la tasa de desempleo. Ahora bien ¿cómo hacer para que esos recursos humanos no terminen absorbidos por planes de visa inmigrante tal como los de EE. UU. u otros países urgidos de recursos humanos calificados?

El Plan, a cargo del Ministerio de Desarrollo Económico y Producción del GCBA, brindará una asistencia económica mensual para solventar por un plazo de 12 meses, de forma exclusiva y parcialmente, el pago del salario de los jóvenes que obtengan un puesto laboral. En paralelo, el empleador deberá abonar la diferencia hasta completar el monto del salario previamente acordado. Fantástico. Pero ¿luego qué pasa?

trabajo remoto3.jpg
El trabajo remoto llegó para quedarse. La globalización vive en el trabajo remoto. Pero EE. UU., que ya no cree en la globalización, quiere importar los recursos humanos y eliminar el trabajo remoto.

El trabajo remoto llegó para quedarse. La globalización vive en el trabajo remoto. Pero EE. UU., que ya no cree en la globalización, quiere importar los recursos humanos y eliminar el trabajo remoto.

En Yankilandia

Los empleos remotos en tecnología aumentaron más de 420% entre enero de 2020 y el mes pasado, un crecimiento que se intensificó por la pandemia, según una revisión de datos de empleo realizada por Tecna, un grupo comercial para consejos tecnológicos regionales. En febrero, más del 22% de todos los trabajos tecnológicos figuraban como remotos, en comparación con el 4,4% en enero de 2020.

“El nivel de puestos tecnológicos remotos que están abiertos es drásticamente más alto que antes de la pandemia”, dijo Jennifer Grundy Young, directora ejecutiva de Tecna. “Eso significa que los trabajadores pueden vivir en cualquier lugar de EE. UU., pero lamentablemente también abre la puerta a una mayor subcontratación: trabajadores que se quedan en India, en China o se mudan a lugares como Canadá que tienen políticas de inmigración más flexibles”.

EE.UU. permite 65.000 visas de trabajadores calificados anualmente bajo su programa H1-B, más otras 20.000 para personas que tienen títulos de posgrado de universidades estadounidenses. Esas cifras no se han movido desde 2005 a pesar del fuerte aumento de los empleos tecnológicos.

Por el contrario, Canadá, que ha estado cortejando a los trabajadores tecnológicos durante años, no tiene un límite en las visas para los trabajadores y empresarios tecnológicos inmigrantes, lo que lo convierte en un destino atractivo para los codificadores informáticos e ingenieros de software indios, chinos y de Europa del Este que han tenido dificultades para obtener visas estadounidenses.

Toronto agregó más de 81.000 empleos tecnológicos desde 2016, más que cualquier otra ciudad en América del Norte, según un informe publicado el año pasado por CBRE Group, una firma estadounidense de inversión y servicios inmobiliarios comerciales.

La tasa de desempleo de EE. UU. para las ocupaciones tecnológicas fue del 1,3% en marzo, su nivel más bajo desde junio de 2019 y aproximadamente 33% de la tasa de desempleo nacional, según datos de la Asociación de la Industria de Tecnología Informática y la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU.

Muchos en la industria de la tecnología dicen que están desesperados por llenar los puestos vacantes y argumentan que rechazar talento extranjero porque no hay suficientes visas pone en peligro la posición del país como líder en tecnología e innovación.

“Hay una tremenda frustración, que comparto, entre las empresas de tecnología que nos han pedido que mejoremos el sistema durante más años de los que puedo contar, y nada ha podido moverse”, dijo la representante Zoe Lofgren (Demócrata / California), presidenta del Subcomité de Inmigración y Ciudadanía de la Cámara, cuyo distrito incluye Silicon Valley. “En última instancia, esto podría dañar la economía estadounidense. No existe una regla de que Silicon Valley siempre tendrá la corona tecnológica”.

Lofgren ha presionado para aumentar la cantidad de visas disponibles y está trabajando con el representante Darrell Issa (Republicano / California) en los cambios al programa H1-B. También ha propuesto legislación para eliminar un límite por país para las visas de inmigrantes basadas en el empleo.

Un portavoz de Issa, quien se jubilará en enero, dijo que el congresista no está dispuesto a aumentar el número total de visas.

El debate sobre la inmigración calificada se ha visto ensombrecido en los últimos años por la política fronteriza y otros temas de inmigración.

“Este Congreso ha dejado muy claro, tanto a través de sus acciones como de su inacción, que coloca a los estadounidenses en último lugar y coloca a la mano de obra extranjera y a las grandes corporaciones que la explotan descaradamente en primer lugar”, dijo el representante Tom McClintock (Republicano / California), clave en el Subcomité de Inmigración, en una audiencia a mediados de 2021 sobre cómo los trabajadores extranjeros altamente calificados acuden en masa a Canadá debido a las políticas de inmigración de los Estados Unidos.

Los demócratas también detuvieron la legislación H1-B en los últimos años, diciendo que quieren que ese programa se aborde como parte de un conjunto más amplio de cambios de inmigración.

La Sra. Grundy Young dijo que los cabilderos tecnológicos están tratando de reiniciar el debate al hablar sobre el programa H1-B como un problema de fuerza laboral en lugar de un asunto de inmigración.

También dijo que el estudio de Tecna, revisado por The Wall Street Journal, muestra que los trabajos tecnológicos cambiaron durante la pandemia de lugares como Silicon Valley y la ciudad de Nueva York a centros más pequeños, incluido Nashville.

MobSquad, una empresa canadiense que ayuda a conectar a empresas tecnológicas estadounidenses con trabajadores extranjeros y los reubica en Canadá, dijo que el negocio se ha cuadruplicado desde que comenzó la pandemia y está trabajando en colocaciones para más de 50 empresas.

“Hubo algunas dudas antes de la pandemia de tener trabajadores distribuidos en muchas oficinas y ciudades”, dijo Arif Khimani, presidente y director de operaciones de Mobsquad. “Ahora se han demostrado a sí mismos que el trabajo remoto no es un problema”.

El estudio de Tecna sobre cómo han cambiado los trabajos tecnológicos desde la pandemia encontró que Tennessee tuvo el mayor aumento en trabajos tecnológicos, con un aumento del 8%.

Aun así, la investigación realizada por el consejo de tecnología regional de Nashville encontró que hay alrededor de 15,000 puestos vacantes en la industria y les preocupa que las empresas de tecnología con sede en Tennessee recurran a Canadá.

“La creciente necesidad de talento tecnológico está eclipsando el número entrante de trabajadores tecnológicos”, dijo Elise Cambournac, directora ejecutiva del Consejo de Tecnología de Nashville.

-----------------------------------------------------------

Más en Urgente24:

Cómo era plan del economista que recomendó CFK y Kulfas supuestamente vetó

Amado Boudou, ovacionado en el Senado: "¡Ídolo!" (¿?)

Dólar para abajo: Retroceden el blue y el MEP

En fiesta armamentista, Vladimir Putin por Henry Kissinger

Desplome de bitcoin y demás criptos ¿Qué dicen los expertos?

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario