OMNI virus > vacuna > virus sincitial respiratorio

MÁS ALLÁ DEL COVID

Un virus peligroso afecta a 64 millones al año y no existe vacuna

Por año, el virus sincitial respiratorio hospitaliza a 3 millones de niños menores de 5 años, pero hay 4 vacunas en carrera (Pfizer, Janssen, Moderna y GSK).

En febrero de 2020, justo cuando se desencadenaba la pandemia de COVID-19, el biólogo Jason McLellan publicaba la estructura de la proteína clave que utiliza el virus para invadir las células humanas. Inmediatamente, los científicos comenzaron a usarla para desarrollar vacunas COVID-19.

Pero esa no fue la primera vez que McLellan (Universidad de Texas, USA), resolvió una estructura y propició una nueva ola de vacunas. En 2013, se centró en un asesino diferente: el virus sincitial respiratorio o VSR.

El VSR causa una infección del tracto respiratorio que afecta a 64 millones de personas al año en todo el mundo. Hospitaliza a 3 millones de niños menores de 5 años y aproximadamente a 336.000 adultos mayores al año.

Los investigadores han intentado durante décadas desarrollar una vacuna y han tenido algunos fracasos particularmente devastadores, incluida la muerte de dos participantes en un ensayo en la década de 1960.

Ahora, la vacuna está casi lista: hay cuatro candidatos y un tratamiento con anticuerpos monoclonales en ensayos clínicos de etapa avanzada.

La búsqueda de vacunas contra el VSR no ha escapado a los efectos de la pandemia de COVID-19. La pandemia ha complicado los ensayos, pero también ayudó a impulsar desarrollos que finalmente podrían proteger contra este virus peligroso.

image.png
El virus sincitial respiratorio es altamente contagioso: se trasmite a través de las secreciones respiratorias, de las manos y objetos que han estado en contacto con el enfermo.

El virus sincitial respiratorio es altamente contagioso: se trasmite a través de las secreciones respiratorias, de las manos y objetos que han estado en contacto con el enfermo.

¿Qué es el virus sincitial respiratorio?

El virus sincitial respiratorio infecta a la mayoría de los niños a los 3 años y a la mayoría de los adultos muchas veces, pero la inmunidad natural no es duradera.

Las infecciones suelen ser más graves en los bebés menores de dos meses, que se pueden encontrar con el virus por primera vez.

Una vacuna o tratamiento reduciría drásticamente las admisiones hospitalarias y de cuidados intensivos para este grupo más vulnerable.

Estos candidatos han tardado en llegar. A fines de la década de 1960, se probó una vacuna en niños en Estados Unidos.

Trágicamente, hizo lo contrario de lo que estaba destinada a hacer: empeoró la enfermedad en los niños vacunados cuando se infectaron naturalmente con el virus. Esto provocó una enfermedad pulmonar grave que hospitalizó a la mayoría y mató a dos.

Se ha intentado fabricar vacunas contra el VSR desde la década de 1970, pero ha sido un fracaso tras otro.

De manera muy similar al SARS-CoV-2 y su proteína de pico, el VSR usa la forma de prefusión de la proteína F (preF) para abrirse camino en las membranas de las células humanas y fusionarse con ellas. Una vez que eso sucede, la proteína sufre un cambio importante a su forma más estable (postF). Muchas de las vacunas fallidas anteriores se dirigieron a postF.

Actualmente, cuatro vacunas están en fase III: de GlaxoSmithKline (GSK), Pfizer, Janssen (J&J) y Moderna.

Una vez aprobada, una vacuna contra el VSR será más útil para los niños y los adultos mayores. Pero para simplificar los ensayos clínicos, las cuatro empresas en la carrera están probando inicialmente sus vacunas en personas mayores de 60 años.

Hasta ahora, los datos sugieren que las vacunas serán seguras y efectivas. GSK lidera el grupo y espera tener resultados provisionales a principios de 2022.

image.png

Fuente: Nature

Dejá tu comentario